Propuestas para CIO con las que evolucionar a una cultura digital

0
48

Al enfrentar un cambio en la cultura de la organización, hay una serie de recursos que pueden ayudar a incentivarla.

Uno de los ejes a tener en cuenta en procesos de transformación digital es la necesidad de que no se limite al aspecto tecnológico, sino que se vincule con la cultura corporativa. La actualización de sistemas e infraestructura se debe reflejar a nivel de plantilla y de prácticas, evolucionando la forma en la que se afrontan los distintos trabajos para incorporar nuevos hábitos derivados del ecosistema digital.

Esta cuestión lleva ya tiempo reclamando la atención de los equipos directivos. Una encuesta de 2015 de Deloitte, realizada entre altos cargos de distintas áreas de negocio y recursos humanos, cifraba en un 87%, nueve de cada diez, los participantes que lo consideraban su imperativo en relación al talento. Dentro de este mismo aspecto, la cultura es la cuestión que más surge en las conferencias de resultados de las empresas, aumentando las menciones sobre este asunto un 12% anual desde 2010. Son datos de la consultora Gartner, que también apunta distintos beneficios en este proceso de cambio, como la mejora de la productividad de los empleados en un 22%.

No es, sin embargo, un tema fácil de abordar: no siempre se tiene en cuenta ya de raíz, o no se acierta con la estrategia para lograr una mayor implicación. Esto, cuando no se produce la situación de que la plantilla sea reacia a los cambios, algo más común de lo que se podría pensar. En su gestión hay varios equipos implicados, pero la figura del CIO va ganando terreno en su responsabilidad para encargarse del tema: es el líder de la parte de sistemas y, por tanto, el mejor preparado para valorar la importancia de la introducción de determinados elementos en la compañía. En la evolución de su rol es esencial que sepa transmitir al resto de la empresa cómo pueden beneficiarles estas prácticas, para que entiendan la importancia de ejecutarlas y se sientan parte del cambio.

Este proceso no se completa de la noche a la mañana, sino que suele llevar tiempo y esfuerzos. La consultora Gartner ofrece una guía de diez pequeñas prácticas que pueden ayudar al CIO a familiarizar a la plantilla con la cultura digital.

Integrar cada nueva estrategia digital en las reuniones, de tal modo que en cada una se haga balance de cómo se ha avanzado en su aplicación (y si no, se suspende hasta que se perciba este avance).

– Hay que celebrar los fallos y las enseñanzas que conllevan, de forma que se consiga una cierta pérdida de respeto ante el riesgo: asumir desafíos es parte inherente de la innovación.

Implantar una regla de toma de decisiones que potencie la responsabilidad de la plantilla y su capacidad de ejecución.

Recompensar estas decisiones.

Organización de talleres a través de los cuales ayudar a la plantilla a deshacerse de viejas prácticas y mentalidades.

Abordar directamente las cuestiones complicadas que el equipo pueda estar haciéndose; por ejemplo, estableciendo que en todas las reuniones, los participantes terminen realizándole un número de preguntas de difícil respuesta.

Asumir que no siempre se tienen todas las respuestas. Hacerlo de forma pública o con conciencia de ello ayudará a crear un entorno de aprendizaje.

Sustituir las reuniones puramente informativas por breves actualizaciones por escrito, devolviendo a los responsables de proyectos la autoridad de toma de decisiones.

Dejar que cada persona que innove lidere su idea o proyecto.

Normalizar estas prácticas (y abrirse a otras) a través de un hackathon cultural.

IDG.es