Consejos para apostar por el almacenamiento ‘all-flash’

0
81

Cada vez se usan más ‘arrays all-flash’ en los centros de datos. De hecho, el 30% del almacenamiento ya se realiza con esta tecnología, según los expertos de la industria. Profundizamos en los aspectos claves a la hora de abrazar esta tendencia.

Las aplicaciones de almacenamiento ‘all-flash’ están experimentando un ingente crecimiento, gracias a los discos de estado sólido (SSD), cada vez más económicos y de mayor capacidad. De hecho, la nueva generación de tecnología flash NAND 3D ha logrado reducir el coste de un solo SSD a menos de un dólar por gigabyte.

Como resultado, cada vez más usuarios utilizan arrays all-flash para sus centros de datos. No en vano, se estima el almacenamiento all-flash representa casi el 30% de toda la tecnología de storage en los centros de datos, según expertos del mercado. ¿Cuáles son los beneficios de esta tecnología?

Mejor experiencia y menos costos
Por un lado, all-flash mejora la experiencia del usuario. Este tipo de almacenamiento responde rápidamente a las demandas de servicio. Por ejemplo, en la industria de valores, permite procesar grandes volúmenes de transacciones online sin ningún problema. En la industria médica, se puede coordinar el registro, el diagnóstico y el tratamiento con agilidad y, además, es posible recuperar rápidamente la información del paciente en el sistema de TI del hospital.

Es un tipo de almacenamiento que, además, reduce los costes de operaciones y mantenimiento. Mientras los sistemas de almacenamiento tradicionales necesitan docenas de cabinas de discos y decenas de miles de discos de alta densidad (HDD) para cumplir con los requisitos de rendimiento, este modelo apenas precisa de algunas cabinas flash. Su formato compacto reduce significativamente los costes de adquisición, el consumo de energía, los requisitos de espacio y los trabajos de mantenimiento, a la vez que caen los gastos operativos (OPEX) en más de un 75%.

Por otro lado, abre nuevas oportunidades de negocio. Pongamos como ejemplo a un proveedor de servicios en la nube que use arquitectura de TI original y proporcione solo tres niveles de servicio: oro, plata y bronce. El almacenamiento all-flash podría ayudarle a brindar un servicio cloud platino, con mayor rendimiento y menor latencia. Asimismo, la deduplicación y la compresión que posibilita hacen más competitivos los servicios del proveedor desde el punto de vista comercial.

Claves para migrar a un entorno ‘flash’
Teniendo en cuenta el alto impacto que este almacenamiento tiene en el negocio, la decisión de construir un centro de datos con tecnología de almacenamiento all-flash no debe tomarse a la ligera. He aquí algunos factores que hay que tener en cuenta a la hora de abordar una migración a un entorno flash.

El primero es la arquitectura del hardware,que debe ofrecer una gran capacidad y un intercambio de datos eficiente. En los últimos 10 años, el rendimiento de los SSD ha mejorado 4.000 veces, pero el rendimiento de la CPU es solo 20 veces mejor. El cuello de botella en los centros de datos radica en la utilización de la CPU, porque alcanza el 90% o más cuando solo se utilizan una docena de discos. Para obtener el máximo rendimiento del SSD, se debe utilizar la última CPU para cumplir con los requisitos del negocio. Esto es especialmente cierto para las transacciones financieras de front-end, la gestión de la relación con el cliente (CRM), la facturación y cualquier negocio con altas demandas de rendimiento de almacenamiento. Solo con la arquitectura de hardware flash adecuada se pueden satisfacer estas necesidades.

El uso de unidades SSD requiere una mayor capacidad de caché. Los datos sobre SSD están dispersos. Como resultado, los metadatos correspondientes aumentan a medida que lo hacen los datos de almacenamiento. En particular, después de habilitar la desduplicación y la compresión, los metadatos deben invocarse con frecuencia y las huellas digitales deben compararse antes de vaciar los datos. En la caché, cada vez se almacenan más metadatos. Por lo tanto, cada array de flash debe ofrecer una caché con gran capacidad.

También es necesario que la interconexión entre los controladores sea rápida y que los canales de intercambio de datos sean eficientes. La mayoría de los controladores de almacenamiento están interconectados mediante PCIe 3.0 para mejorar el ancho de banda de conmutación.

Por otro lado, el almacenamiento all-flash requiere un diseño de arquitectura de extremo a extremo de flash, lo que incluye la optimización multinúcleo de la CPU, algoritmos de adaptación de la caché, optimización de la transmisión de enlaces, algoritmos de programación de las SSD y optimización de la unidad. Sin estos elementos, la integración del software y hardware es imposible. Una arquitectura de software flash adecuada permite a los controladores de almacenamiento detectar de forma inteligente la disposición de los datos de cada SSD, posibilita a los controladores y a los SSD ajustar la disposición de los datos y las prioridades de E/S según sea necesario, y aprovecha los algoritmos del disco y del controlador para ofrecer un rendimiento óptimo.

Además del rendimiento del SSD, hay que considerar la rentabilidad de la deduplicación y la compresión. Ambas tecnologías reducen en gran medida la cantidad de espacio de almacenamiento físico necesario y alivian las presiones de inversión, medioambiente y mantenimiento. Tanto la deduplicación como la compresión también pueden reducir de forma eficaz la cantidad de datos guardados en los hosts, prolongando la vida útil de los SSD y protegiendo el almacenamiento.

Fuente: Informe Huawei