Brexit: cuatro de cada diez empresas de tecnología consideran mudarse al extranjero

0
55

Ante la posibilidad de la salida del Reino Unido de la Unión Europea sin acuerdo, la preocupación aumenta especialmente en las empresas del sector TIC que están considerando trasladar sus sedes a un país europeo.

En una encuesta realizada por el Institute of Director, el 39% de las compañías que trabajan en información y comunicaciones dijeron que ya habían establecido operaciones en otros lugares, planeaban hacerlo o estaban considerando activamente tal movimiento. Las empresas que trabajan en el sector de las TIC eran las que tenían más probabilidades de decir que estaban considerando un cambio relacionado con el Brexit, por delante de otras industrias, como las finanzas o la manufactura, quizás porque las empresas de tecnología son más fáciles de cambiar.

El Brexit, y en particular, un Brexit duro que preocupa a las empresas de tecnología. Los ejecutivos de tecnología del Reino Unido se oponían en gran medida al Brexit. Antes del referéndum, una encuesta reveló que el 70% quería quedarse en la Unión Europea.

En el caso de un Brexit sin acuerdo, los ejecutivos de la empresa se preocupan por el acceso a la inversión, los mercados y las escasas habilidades de desarrollador que necesitan para hacer crecer sus negocios. Un Brexit administrado reduce muchos de estos riesgos, aunque a las empresas de tecnología les preocupa que aún dañe su competitividad y su capacidad de reclutamiento.

La encuesta de más de 1.200 directores de compañías descubrió que el 16% ya había presionado el botón de los planes de reubicación o que estaban planeando hacerlo en relación con el resultado del Brexit, mientras que otro 13% está considerando activamente hacerlo.

Las compañías de tecnología más grandes ya han activado sus planes de contingencia Brexit, que incluyen componentes de acumulación de existencias o cambios en sus planes de reclutamiento, según grupos de la industria . Las empresas de tecnología más pequeñas con menos recursos están tomando un enfoque de espera.

IDG.es