Mejorar la experiencia WiFi en el hogar es clave para el futuro de los operadores

0
49
Lines of digital data code with a wireless symbol

Aumenta la exigencia en las demandas en conectividad, por lo que los operadores del servicio deben asegurarse de facilitar una experiencia de calidad.

Los clientes son cada día más exigentes con la calidad de su conexión WiFi en el hogar. A medida que los dispositivos conectados se multiplican y ocupan cada vez más estancias de nuestras casas y estos son, además, cada vez más sofisticados, aumenta la necesidad de una cobertura óptima que proporcione la mayor velocidad posible en todo el hogar.

Sin embargo, a menudo ocurre que la velocidad deseada no está disponible en todos los lugares de la casa, debido a problemas de cobertura o interferencias, lo que se traduce en frustración o insatisfacción del cliente. Aproximadamente, el 70% de las llamadas a soporte técnico están relacionadas con el WiFi. Esta situación ha hecho que nuevos actores OTT entren en el mercado, tratando de mejorar la experiencia de WiFi en el hogar, lo que implica un mayor riesgo para los operadores.

Los operadores son el proveedor natural de WiFi en el hogar, los usuarios no necesitan, o no deberían necesitar, dirigirse a otras compañías para resolver sus problemas de conectividad. Por lo que, ante clientes más exigentes, contar con la mejor tecnología es clave para proporcionar una mejor experiencia de conectividad WiFi en el hogar: un servicio robusto y capaz de ofrecer la máxima velocidad en toda la casa.

¿Cómo mejorar la experiencia WiFi en el hogar?
Gracias a la posibilidad de compartir el WiFi residencial, podemos permitir que las compañías de telecomunicaciones maximicen el potencial de sus routers con las soluciones. Y, ahora, se trata de ayudar a los operadores a mejorar su servicio WiFi también dentro del hogar.

Mejor servicio, menores costes, mayor satisfacción. Las soluciones tecnológicas que permiten a los operadores ofrecer un mejor servicio WiFi, son también capaces de reducir drásticamente sus costes de soporte técnico, así como incrementar la satisfacción y reducir el churn. Esto pasa por varios aspectos: en primer lugar por mejorar la cobertura en toda la casa, reducir interferencias y en general optimizar su funcionamiento. Pero aunque crítico, esto no es suficiente: también es clave dotar tanto a clientes finales como a operadores de las herramientas necesarias para que, en caso de que se dé algún problema, puedan resolverlo de forma autónoma y eficiente.
La conectividad es la piedra angular de la Smart Home, y los operadores no pueden perder la oportunidad de tener un papel clave en los hogares del futuro. Esto significa que la necesidad de mejorar el servicio WiFi no atiende sólo a necesidades actuales de reducción de costes e incremento de la satisfacción, sino que garantizar una cobertura y velocidad óptimas en todo el hogar es una necesidad estratégica.

Teniendo en cuenta estos factores hay que apostar por desarrollar soluciones innovadoras que cubran estas necesidades. Hay que apostar por una tecnología que cuente con una potente combinación de software de última generación que se puede instalar en cualquier router, extenders para hacer llegar la señal WiFi a todas las habitaciones, una plataforma en la nube para mejorar la visibilidad y el control de la experiencia de usuario por parte del operador y que además cuenta con funcionalidades para la optimización automática (RRM/SON), así como una aplicación móvil para que los clientes puedan autogestionar su servicio WiFi.

Soluciones como esta ya están siendo probadas por varios operadores, y pueden poner punto final a una mala experiencia WiFi en el hogar. Gracias a ello, los clientes obtendrán una mejor cobertura y velocidad, y los operadores una mayor visibilidad y control para ofrecer un servicio optimizado.

Alex Puregger, CEO de Fon – countries.fon.com/espana/