Sólo una de cada cuatro mujeres ha tenido una conversación sobre cómo desarrollar sus habilidades dentro de una empresa

0
269

Para mantenerse empleables a largo plazo, las mujeres necesitan promover su capacidad de aprendizaje y su curiosidad. Los empleadores, por su parte, deben garantizar que sus trabajadoras tengan las habilidades necesarias para el futuro. Según el estudio “Mujeres, tenemos un problema. Directivos, llegó el momento de sentarse a conversar” de Right Management, este desarrollo comienza con las conversaciones sobre la carrera profesional.

Con el fin de analizar las conversaciones de carrera de las mujeres en el ámbito laboral actual, Right Management llevó a cabo el estudio “Mujeres, tenemos un problema. Directivos, llegó el momento de sentarse a conversar”, para el que encuestó un total de 4.433 personas de entre 25 y 55 años provenientes de 15 países: Alemania, Australia, Canadá, China, España, Estados Unidos, Francia, Hong Kong, India, Japón, México, Nueva Zelanda, Reino Unido, Sudáfrica y Suiza.

“Uno de los principales hallazgos del estudio afirma que sólo una de cada cuatro mujeres ha tenido una conversación sobre su carrera profesional, y sólo una de cada cinco mantiene estas conversaciones con sus jefes. Para poder generar cambios drásticos ante este panorama es clave entender que la conversación sobre la carrera profesional es la oportunidad perfecta para reafirmar fortalezas y alinear los objetivos y motivaciones de la persona, así como para orientar el futuro de su vida laboral. Precisamente por ello, preguntas como ¿quién soy yo?, ¿cómo encajo?, ¿qué se espera de mí?, ¿cómo se reconocerá mi talento y contribución a la empresa?, ¿cómo lo estoy haciendo?, ¿qué viene después?, ¿qué habilidades debo desarrollar profesionalmente y cómo debería hacerlo?, deben tener prioridad en este escenario”, explica Patricia Vargas Rojano, Gerente de Right Management Colombia de ManpowerGroup.

Aunque en 95 de 144 países se gradúan más mujeres que hombres de las universidades y la cifra de mujeres en puestos directivos de las grandes empresas europeas casi se ha duplicado durante los últimos cinco años, alcanzando un 25%, el grupo de mujeres en puestos sénior solo aumentó un 3% en los últimos cinco años. Es posible que estos puestos de alto perfil sólo reflejen una falsa idea de progreso, pues detrás de los datos, las mujeres se enfrentan a una triple amenaza: representación insuficiente en los sectores preparados para el crecimiento (ingeniería, tecnología, arquitectura y matemáticas), representación excesiva en puestos en peligro de desaparecer a causa de la automatización (administrativos y de oficina), y niveles de participación femenina persistentemente bajos en puestos sénior.

La verdad es que las mujeres quieren una carrera profesional propia, donde se haga una evaluación de sus competencias y se generen conversaciones sobre su desarrollo, su rendimiento, el reconocimiento de sus habilidades y su contribución sobre los objetivos de su labor. Ahora bien, en repetidas ocasiones se ha demostrado que las mujeres no presentan su candidatura a un puesto hasta saber que podrán cumplir con los requisitos, por lo que es posible que no busquen activamente cubrir puestos que requieran la adquisición de nuevas habilidades. Por eso es tan importante que los directivos entiendan y valoren su papel y, como dice Mara Swan, Vicepresidenta ejecutiva de Estrategia Global y Talento de ManpowerGroup y Directora global de Marca de Right Management, “prediquen con el ejemplo, cumplan sus compromisos y hagan lo que dicen para conseguir que más mujeres lleguen a posiciones de liderazgo”.

El estudio concluye que, a hoy, el 40% de las mujeres desearía tener más conversaciones acerca de sus oportunidades de crecimiento. Por eso, a menos que se comiencen a mantener conversaciones sobre la carrera profesional y a abordar la manera cómo se hace el trabajo y cómo se mide el rendimiento, el desarrollo de las mujeres estará estancado.

Este escenario debe cambiar en la medida en que el análisis realizado por Right Management también comprobó que mantener conversaciones sobre la carrera profesional de forma regular significa que 82% de los empleados se involucren más con el trabajo que hacen, 78% comparta sus ideas más abiertamente y 75% permanezca en su empresa actual.