Openstack se mueve un paso más cerca del borde

0
258
Custom Text

La segunda Cumbre Openstack del año finalizó en Berlín la semana pasada, y será la última con ese nombre al haberse renombrado como la Cumbre de Infraestructura Abierta en el 2019, un movimiento que parece estar en gran medida en línea con la evolución de la plataforma en nube de código abierto, a medida que se desplaza más hacia el borde y construye una serie de proyectos piloto relacionados con Openstack como la propuesta principal.

Muchas de las ponencias esta vez mostraron el progreso que la comunidad había hecho en la construcción de los proyectos piloto anunciados en la Cumbre de Vancouver a principios de este año. Una en particular, la primera versión de StarlingX, podría ayudar a cimentar la plataforma de infraestructura abierta en el borde.

StarlingX es una plataforma de código abierto, con casos de uso de telecomunicaciones y de Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés) en mente. Según la Fundación, «aprovecha los componentes de Ceph, Openstack y Kubernetes y los complementa con nuevos servicios que incluyen la configuración y la gestión de fallas», en particular para hacer frente a los retos tecnológicos relacionados con la alta disponibilidad y la computación de latencia ultra baja.

Luego, el proyecto Airship está diseñado para ayudar a los usuarios a desplegar y administrar contenedores, máquinas virtuales y entornos de bare-metal; cuenta con el respaldo de AT&T y SK Telecom para 5G a NFV, VDI y procesamiento de datos de gran tamaño.

Existe una firme percepción de que Openstack es para las empresas de telecomunicaciones -y con 5G en ruta en ciudades de todo el mundo en algún momento pronto, no es exactamente un mal lugar para estar. Como AT&T demostró con entusiasmo sus primeros proyectos 5G edge desplegados con Openstack, las empresas de telecomunicaciones están preparadas para converger en el espacio computacional, con las nuevas redes inalámbricas que permiten una computación en nube de baja latencia más cercana al cliente, ya sea en la empresa, en la IoT o en la entrega de contenido.

También se anunciaron actualizaciones para los contenedores Kata respaldados por Intel y Huawei, que desde su lanzamiento en diciembre del año pasado ahora soportan arquitecturas que incluyen AMD64, ARM e IBM p-series. Los Kata son máquinas virtuales ligeras que «se sienten y funcionan como contenedores» pero con las ventajas de seguridad de las máquinas virtuales, por ejemplo, el aislamiento de la carga de trabajo.

Si una de las principales percepciones en torno a Openstack es que se trata de un producto de telecomunicaciones, la otra es que tiene una tendencia a ser demasiado complejo de implementar, mantener e integrar. Pero algunos de los desarrollos con estos proyectos complementarios están ayudando no sólo a simplificar el Openstack, sino también a construir puentes hacia otras comunidades, por ejemplo, Kubernetes.

Tamlin Magee, ComputerworldUK.com

Artículo anteriorTendencias que marcarán el viaje digital de las organizaciones en 2019
Artículo siguienteRealizan la primera videollamada internacional con 5G en la red real