El 2019 transcurrirá entre Quantum, Edge Computing, Blockchain y almacenamiento

0
353

Nigel Tozer de Commvault Europa reflexiona sobre algunas de las tendencias que caracterizarán el 2019 entre la informática cuántica y de borde, el blockchain y el almacenamiento.

«Para las empresas, en los últimos años, la recopilación y el almacenamiento de la mayor cantidad de datos posible se ha convertido en un hábito. La idea es simple: cuanto más datos se tenga, mayor será el valor que pueda obtener de ellos (también en el futuro). Sin embargo, a lo largo de este año, las empresas se han dado cuenta de que esto no es exactamente así, como también lo demuestran los reglamentos». Así es como Nigel Tozer, Director de Marketing de Soluciones EMEA de Commvault, comenzó a reflexionar sobre las previsiones de 2019 para el almacenamiento, la cadena de bloques y la informática de borde.

«En 2019, las empresas invertirán en la transformación de la actual cultura basada en datos disfuncionales para lograr un modelo en el que su gestión esté menos democratizada y los procesos estén mejor guiados y automatizados. Se adoptarán tecnologías para detectar, perfilar, mapear y conocer los datos, independientemente de su ubicación de almacenamiento, ya sea en las instalaciones, en la nube/SaaaS o en el borde. Una vez adquirida esta conciencia, las empresas podrán trasladar silos de datos irrelevantes -que aumentan artificialmente la cantidad- a un lugar donde la calidad es lo más importante. Un enfoque que reduce los costos y riesgos ligados a la conformidad, permitiéndole hacer el mejor uso de sus datos y lograr los objetivos de negocio deseados.

Edge computing cambiará el lugar de la gestión de datos
A pesar de la carrera hacia la nube y el crecimiento de la IOT, todavía existen numerosas centralizaciones dentro de la infraestructura de TI. En 2019, el edge computing aumentará, permitiendo que los datos generados en la periferia de la red se procesen directamente in situ o en un lugar cercano, lo que permitirá apoyar la innovación, como los vehículos autónomos y las ciudades inteligentes. Esto creará nuevos retos en términos de seguridad y gestión de la velocidad y el tipo de datos que las empresas pueden recopilar. Surgirán nuevas formas de utilizar los datos, combinando fuentes de datos públicas y privadas que alimentarán el uso de información en tiempo real y proyectos de Inteligencia Artificial.

Computación cuántica y nuevas formas de procesamiento
Los principios con los que procesamos la información pueden cambiar con el advenimiento de la computación cuántica, pero no de forma gratuita. Las ofertas de computación cuántica (de IBM y Microsoft, por ejemplo) proporcionarán una nueva generación de potencia de computación, que actualmente sigue reservada para el mundo académico. «Hacia finales de 2019, comenzaremos a ver los primeros ejemplos reales aplicados en el área de almacenamiento y encriptación, por lo que mantendremos estas áreas bajo observación.

2019 no será el año de la cadena de bloques
El Blockchain se dio a conocer en 2018 como una herramienta para innovar y reemplazar la tecnología tradicional de gestión de datos, tal como lo destacó Gartner a principios de año. Sin embargo, todavía hay mucha confusión sobre cómo implementarlo en casos prácticos reales y también fundamentalmente sobre lo que realmente es. A pesar de todo, 2019 no será el año de la cadena de bloques, ya que las empresas continuarán experimentando con su uso práctico probablemente sólo en implementaciones de nicho.

«Hasta que no tengamos una comprensión más amplia del potencial y la realidad de esta tecnología distribuida, incluyendo cómo se alinea con las regulaciones de protección de la privacidad como el GDPR, es difícil que la cadena de bloques se afiance», concluye Tozer.

Redacción Cambio Digital On Line