Akamai simplifica la adopción de Zero Trust

0
83

La compañía lanza Enterprise Defender con el objetivo de «proteger los datos y las soluciones empresariales, reduciendo el riesgo y la complejidad mejorando la experiencia de usuario».

Uno de los principios que se está instaurando como mantra de la ciberseguridad es el de ‘confianza cero’ (Zero Trust). Y, desde Akamai quieren simplificar la adopción de este modelo mediante una solución integrada en su plataforma holística Akamai Intelligent Edge Platform. De nombre Enterprise Defender, el servicio combina el acceso adaptable a las aplicaciones, la seguridad y la aceleración con la prevención avanzada de malware. “De este modo, permitirá a los clientes mejorar su estrategia de seguridad a una basada en estos principios e implantarla en entornos heredados tanto locales como multinube”, aseguran desde la empresa.

La solución se ha diseñado para otorgar acceso específico a las aplicaciones (y no a toda la red). Es decir, permite usar controles de acceso detallado para aplicaciones específicas y prevenir las amenazas de forma proactiva, lo que dificulta que un atacante se mueva lateralmente para obtener acceso a otras cargas de trabaja y que el malware se propague a la red corporativa. También trata de proteger a las aplicaciones corporativas de ataque y al personal del malware y del phishing. Asimismo, afirman desde la empresa que ofrecerá una mejor experiencia de usuario y ayudará a las organizaciones a reducir la complejidad y agilizar las operaciones mediante la sustitución de dispositivos virtuales o de hardware costosos por un servicio de seguridad al borde de la red. Por otra parte, reducirá tanto los bienes de equipo (CAPEX) como los gastos de explotación (OPEX) destinados a la seguridad. Por último, impulsará la transformación digital del negocio mediante la implantación de un entorno ubicuo, el bloqueo de acceso a dominios, URL y contenidos maliciosos. El acceso solo se otorga a un número limitado de aplicaciones, en función del contexto de seguridad y de la identidad, sin otorgar en ningún momento acceso a toda la red.

«Nuestros clientes se enfrentan a un creciente número de complicados desafíos para satisfacer las necesidades de la empresa: el acceso condicional a aplicaciones, la migración a la nube, el acceso de terceros, las integraciones derivadas de fusiones y adquisiciones, la protección del personal frente a amenazas avanzadas… Las arquitecturas existentes basadas en el perímetro están resultando demasiado complejas y arriesgadas para satisfacer sus necesidades», explica Enric Mañez, Enterprise Senior Sales Executive de Akamai . «Enterprise Defender simplifica la transición al modelo Zero Trust. Proporciona a nuestros clientes una única solución diseñada para sustituir las VPN y mejorar la estrategia de seguridad, permitiendo ofrecer al mismo tiempo una experiencia de usuario óptima».

IDG.es