Amazon quiere llevar internet a las zonas con poca cobertura

0
79

El gigante comienza los trámites para lanzar una red de satélites para comunicaciones fijas y móviles, aunque no está claro si se encargaría directamente de la comercialización de los servicios.

Avanzan los planes de Amazon para entrar en el sector de las telecomunicaciones. Una de las filiales de la multinacional, Kuiper Systems, ha remitido a la FCC, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos, una solicitud de autorización para «lanzar y operar un sistema de órbita satelital no geoestacionaria utilizando frecuencias de banda Ka».

Con este documento, Amazon busca el visto bueno de la Administración para poner en el espacio 3.236 satélites de banda ancha, con los que quiere dotar de cobertura de servicios de internet y móvil a la práctica totalidad de regiones que conforman Estados Unidos —la única que no estaría completamente cubierta sería Alaska—.

Aunque en la solicitud no se especifica un calendario, sí se habla de un lanzamiento en cinco fases, en la que las operaciones comerciales comenzarían tras la primera fase, que comprendería la puesta en órbita de 578 satélites. Como recuerda Ars Technica, las normas de la FCC obligan a que se lancen al menos la mitad de los satélites en el plazo de seis años tras concederse el permiso. A los nueve años deberían estar todos en marcha, a menos que se consiga una exención.

La nueva red estaría especialmente pensada para dotar de conectividad a las zonas en las que hay menos cobertura o los accesos por cable o fibra son más dificultosos. Así se explicaba desde la propia Amazon en el mes de abril en un comunicado a GeekWire, los primeros en reportar la iniciativa. «Se trata de un proyecto a largo plazo que prevé atender a decenas de millones de personas que carecen de acceso básico a Internet de banda ancha». Y concluía: «esperamos asociarnos en esta iniciativa con compañías que compartan esta visión común».

Esta última frase abre a distintas posibilidades la prestación del servicio; esto es, puede ser la propia Amazon la encargada de comercializar el acceso pero también proveerá la infraestructura para que sean otros operadores los que lleven el servicio a los consumidores.

Los planes de la compañía en relación al lanzamiento de una red de satélites se complementan con las informaciones de las últimas semanas, que apuntaban a la posible compra del servicio inalámbrico de telefonía móvil de prepago Boost Mobile. Juntas, ambas operaciones apuntan a un interés más que firme de Amazon en la entrada en el sector de las telecomunicaciones.

IDG.es