IA e IoT centraron las operaciones de compra y fusión en el sector ‘tech’

0
71

En total, en 2018 se cerraron acuerdos por un valor de 630.000 millones de dólares, un total superior en un 23% al de 2017.

El tema del momento en la industria tecnológica es, sin duda, el cierre de la compra de Red Hat por IBM, por la que el gigante azul ha desembolsado 34.000 millones de dólares en la que se ha convertido en la mayor adquisición de su trayectoria. Un movimiento con el que esperan reforzarse en el mercado cloud y, en especial, el de nube híbrida; precisamente, una de las áreas que más interés está suscitando de cara a las operaciones de este tipo.

Así lo indica la compañía GlobalData en una reciente investigación, en la que caracteriza al sector tecnológico como el que ha generado un mayor valor en 2018 en operaciones de adquisición y fusión, o M&A por sus siglas en inglés. En total, se han movido 630.000 millones de dólares, lo que significa un 23% más que en 2017. Por industrias, le sigue la de petróleo y gas, en la que las operaciones de M&A han movido poco más de 450.000 millones de dólares, y tras este el sector energético y el farmacéutico.

GlobalData identifica a la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas como dos de las principales tendencias tecnológicas que impulsan movimientos de compra y fusión entre empresas de la industria tecnológica. Así ha sido en los últimos dos años, en los que, junto con los centros de datos, han sido los motores tras este tipo de operaciones.

IA e IoT son, además, dos de los temas tecnológicos con mayores posibilidades de tener poder de disrupción en las organizaciones. Este es un momento en el que se está asistiendo a «una mayor adopción tecnológica en todas las industrias, a medida que las compañías intentan aprovechar la ola de innovación y transformación digital», como explica Cyrus Mewawalla, responsable de investigación temática en GlobalData. En él, además de la inteligencia artificial y el Internet de las Cosas, hay otras herramientas digitales con gran impacto, como la robótica y el 5G. A estos se les une la importancia clave de la computación en la nube: una tendencia que la compra de IBM se ha encargado de ratificar.

IDG.es