Adiós a Windows 7? A continuación se presentan algunas alternativas que no son de Windows

Si no se siente muy cómodo con Windows 10, y con Windows 7 llegando al final de sus días, le ofrecemos algunas alternativas que no son de Microsoft.

0
245

Prepárese para despedirse de Windows 7. El 14 de enero de 2020, Microsoft lanzará la última actualización de seguridad gratuita para los PC que aún ejecutan este sistema operativo. Y no se trata una fecha límite de poca importancia. Incluso hoy, agosto de 2019, a sólo cinco meses del fin del soporte, Net Applications informa de que el 36% de todos los usuarios de Windows en el mundo siguen usando Windows 7. Sólo el 55,2% de los usuarios de Windows han cambiado a Windows 10 cuatro años después de su debut.

La gente sigue siendo leal a Windows 7 porque les gusta más y se sienten más productivos con este sistema operativo, que de hecho siempre ha funcionado bien y ha sido apreciado por todo tipo de usuarios. Windows 10, por otro lado, se ha visto afectado por un error de actualización tras otro. De hecho, para ser honesto, perdimos la pista de cuantos problemas tuvo Windows 10 con las actualizaciones.

Pero en serio, ¿Qué puede hacer si realmente no quiere cambiar a Windows 10? Puede quedarse con Windows 7, si está dispuesto a pagar 280 US$ por PC al año por las Actualizaciones de seguridad ampliadas para Windows 7 (ESU). Las ESUs le proporcionarán soporte de seguridad hasta enero de 2023, pero sólo están disponibles para usuarios de Windows 7 Professional o Windows 7 Enterprise que hayan adquirido el sistema operativo a través de un contrato de licencia múltiple.

Con las ESU también podrá utilizar Office 365 ProPlus. Sí, porque Microsoft también cesará el soporte a esta versión de Office al mismo tiempo que al soporte a Windows 7. En cuanto a Office 2010, su soporte finaliza el 13 de octubre de 2020 y no existe un plan ampliado, también porque, como bien sabemos, Microsoft desea que se traslade lo antes posible a Office 365. Como «último recurso» se puede comprar lo que casi con toda seguridad será la última versión real de Office: Office 2019.

No es un escenario idílico, ¿verdad? Su mejor opción, si es realmente alérgico a la migración a Windows 10, es finalmente decir adiós a Windows y probar otro sistema operativo. Antes de rechazar esta idea, considere su trabajo. ¿Lo hace enteramente en línea? Entonces cualquier sistema operativo con un navegador será suficiente.

¿Está obligatoriamente ligado a Office? Como ya se ha mencionado, Microsoft no quiere que ejecute Office en su PC, sino que compre Office 365, que funcionará en cualquier sistema operativo con navegadores Edge, Safari, Chrome o Firefox. Esto significa que, en teoría, puede ejecutar Office 365 en prácticamente cualquier sistema operativo. Por otro lado, hemos utilizado Microsoft Office Online (la versión gratuita e incluso más sencilla de Office) en Linux a través de un navegador web y no precisamente derramamos ni sudor ni lágrimas.

Por lo tanto, si sus aplicaciones ya están en la red, la primera sugerencia es cambiar a un Chromebook. Por supuesto que siempre se puede recurrir a un Mac, pero macOS es un sistema operativo radicalmente diferente de Windows y los Macs no son baratos en absoluto, especialmente en estos días. La opción que finalmente preferimos es un buen escritorio Linux, aunque somos muy conscientes de los muchos problemas que esto puede implicar.

Recientemente, sin embargo, la comunidad Linux parece que finalmente ha logrado arreglar muchas cosas y ahora podría ser un buen momento para cambiar a Linux. Personalmente, cuando se trata de considerar las muchas distribuciones disponibles, preferimos Linux Mint. Es seguro y rápido, y también tiene la ventaja no tan secundaria de ser muy similar a Windows 7. Esto hace que la transición sea más fácil de lo que usted podría esperar.

Pero si necesita soporte corporativo, es mejor que se centre en Red Hat Enterprise Linux Workstation o Ubuntu Canonical para escritorio. Por cierto, puede usar escritorios Linux con sus dominios existentes de Active Directory si eso es lo que le impide considerar Linux.

Entonces, ¿cuál es la mejor opción? Sólo usted puede responder a esta pregunta. Lo que nos gustaría decir, sin embargo, es que hoy en día no tiene que apretar los dientes y cambiar a la siguiente versión de Windows. Gracias en gran parte a la transición a un modelo SaaS que ha afectado a casi todas las aplicaciones principales, el sistema operativo ya no es el único pilar monolítico al que todavía hay que aferrarse.

Redacción Cambio Digital On Line – Fuente: CWI.it