Aumentan un 7% los afectados por ‘malware’ financiero

0
75

En la primera mitad del año hubo 430.000 usuarios que se vieron involucrados en ataques de esta modalidad, de los que cerca de un tercio fueron entidades empresariales.

La firma de ciberseguridad Kaspersky alerta de un incremento en el número de personas que se han visto afectadas por ataques de malware financiero. En concreto, entre los meses de enero a junio de 2019 la compañía ha identificado a alrededor de 430.000 usuarios cuyos equipos o sistemas se han visto infectados por este tipo de malware, normalmente asociado a los troyanos bancarios.

Esta modalidad de ciberataques busca robar los datos financieros del usuario y proporciona acceso a sus activos económicos. Respecto al primer semestre de 2018, su incidencia se ha incrementado en un 7%, un aumento particularmente reseñable entre los actores empresariales: del total de afectados de 2019, un 30,9% son usuarios corporativos, un porcentaje que dobla el del mismo periodo del año anterior, situado en el 15,3%. La firma alerta que estos incidentes pueden ser extremadamente peligrosos, ya que generalmente las redes corporativas dependen de dispositivos conectados. Si uno está comprometido, https://www.kaspersky.com/about/press-releases/2019_number-of-users-hit-by-financial-malware-grew-by-seven-percent-in-h1-2019-to-reach-430000 explican, toda la entidad puede estar bajo amenaza.

La principal modalidad empleada es el phishing, con más de 339.000 ataques detectados. Este tipo de ciberataque emplea correos o webs disfrazadas de páginas de grandes bancos para hacerse con los datos del usuario.

En relación a las familias de troyanos más populares empleados con las empresas, cuatro de cada diez amenazas financieras provinieron de RTM, uno de los tipos de malware bancario más peligrosos para las empresas en 2018, seguido por el troyano bancario Emotet con un 15%. Kaspersky alerta de las posibilidades de este elemento para dañar una entidad, ya que una vez que consigue instalarse dentro de la red, puede autodistribuirse a través de vulnerabilidades en dispositivos sin la protección necesaria y descargar amenazas adicionales.

Contra los usuarios privados, el más empleado fue el malware Zbot, usado en uno de cada cuatro casos. Este tipo de ataque, que roba credenciales con la opción de control remoto, estaba dirigido el pasado año casi por completo a objetivos empresariales.

La firma espera un repunte de los usuarios afectados en la segunda mitad del año, especialmente tras la temporada vacacional.

IDG.es