ERP: es mejor esperar antes de dar el salto a la nube

Es por eso que es mejor tomar una posición de expectativa si son clientes de proveedores de software ERP que se preparan para atraerlo a dar el gran salto a la nube.

0
30

Muchos proveedores de software empresarial o de planificación de recursos empresariales (ERP) están pasando por una fase de transición a una nueva plataforma digital, al mismo tiempo que intentan animar a los clientes de muchos años a seguirles en este delicado camino. SAP, por ejemplo, está tratando agresivamente de trasladar su base de usuarios a S/4 HANA y Oracle está haciendo lo mismo con su oferta de ERP Cloud. Sin embargo, los clientes pueden enfrentarse a menos opciones y a una mayor demanda por parte del proveedor, ya que muchos gigantes de ERP ya están planeando terminar el soporte para versiones anteriores de sus productos en la próxima década.

Es un gran cambio, pero no es algo sin precedentes. Muchos de ustedes en los años 90 recordarán tanto la prisa por actualizar sus sistemas en vista del escenario del «Día del Juicio Y2K», como el cambio a cliente-servidor y web desde los antiguos sistemas de «pantalla verde». El cambio actual hacia plataformas digitales de nueva generación es similar a aquellos días en los que era difícil encontrar personas con una experiencia significativa porque los nuevos sistemas acababan de ser lanzados al mercado.

Pero como todos sabemos, la conversión digital no es tan simple como pulsar un interruptor. Estas nuevas plataformas pueden requerir toda una nueva serie de habilidades para su implementación y administración, sin mencionar el apoyo. Además, los que están en la mejor posición para dirigir a los clientes de los gigantes del ERP no están pasando por un período fácil. Por ejemplo, SAP, que este año anunció el despido de unos 4.400 empleados, con Australia y Nueva Zelanda entre las regiones más afectadas. Según comentarios recientes del CEO de SAP, Bill McDermott, los despidos forman parte de un «programa de fitness»:

«Lo que estamos haciendo con el programa de acondicionamiento físico es darle a la gente la oportunidad de jubilarse anticipadamente en los países donde tenemos que hacerlo», dijo McDermott. Una manera de considerar estas jubilaciones anticipadas es que la experiencia está destinada a desaparecer antes de lo esperado y, con ella, las competencias más fiables necesarias para facilitar la transición de los clientes.

Crisis del talento
Aquellos que recuerdan la agotadora transición antes del año 2000 ya han sido testigos de este escenario y su sabiduría sería preciosa; sin embargo, muchas de estas personas con 15 o 20 años de experiencia pronto se jubilarán. La situación se ve exacerbada por una clara falta de conocimientos sobre la nube. Según la empresa de investigación Telsyte, se espera que el mercado australiano de la infraestructura de nube como servicio (IaaS) alcance los 1.200 millones de dólares en 2022, pero la adopción de la nube por parte de Australia debe contar con el apoyo de profesionales cualificados y todavía existe una brecha en el mercado de habilidades de nube (y estamos seguros de que este escenario no sólo afecta a Australia).

Además, los mejores talentos jóvenes no siempre se sienten atraídos por los ERP como antes. Los roles en start-ups, la nube y las aplicaciones móviles son abundantes y la idea de querer crear un negocio propio de éxito está bajando la escala de preferencias de la industria de los ERP a los ojos de muchas personas. Gartner escribió en su reciente informe Retirements and Digitalisation Are Creating an ERP Skills Gap – Are You Prepared to Fill It? que «reemplazar las habilidades de ERP no es tan simple como hace 10 años, porque el grupo de candidatos externos con experiencia en productos ERP está disminuyendo.

Entonces, ¿cuáles son las opciones para los clientes de los gigantes del ERP frente a un cambio que, con tal escasez de talento y habilidades, podría resultar muy doloroso? También pueden dar el gran salto y esperar lo mejor, o resistir hasta que la escasez no sea subsanada. Pueden creer que esta última es la ruta menos transitada, pero en realidad ha surgido todo un sector que avala esta posible opción.

Tomar el control de la hoja de ruta
El proveedor puede animar a sus clientes a hacer la transición a la nube ahora, pero no tienen la obligación de unirse al programa de nadie excepto el suyo propio. Las opciones abundan cuando se trata de soporte de terceros que satisface las necesidades de los clientes, con muchas compañías especializadas en proporcionar soporte y administración mucho después de que el soporte oficial del proveedor haya terminado.

Si la plataforma más reciente del proveedor es algo a lo que el cliente está listo para pasar, el soporte de terceros puede ayudar a reducir el costo total de soporte durante la transición. Pero si los clientes no ven ninguna razón para abandonar su implementación actual, el soporte de terceros les permite operar más allá del plazo arbitrario decidido por el proveedor.

Forzarle a estar atado a una actualización cuando sus habilidades no están listas para la transición de su negocio puede ser inútil y potencialmente más caro de lo que piense. Las empresas que se toman el tiempo para considerar sus opciones o que en muchos casos encuentran que hay otras opciones más allá de lo que les comunica su proveedor de ERP, pueden beneficiarse de una opción más prudente y de espera. Después de todo, la actualización de un sistema nunca debe depender de nadie más que del propio cliente.

Redacción Cambio Digital On Line – Fuente: CWI.it