VMware vSphere se convierte en nativo de Kubernetes

0
83

Por mucho que las empresas quieran modernizar la TI e ir a la nube, sigue siendo un hecho obstinado que el 95% del gasto en TI se mantiene firmemente en las instalaciones. Eso está cambiando, y es rápido, pero los CIOs han tenido dificultades para actualizar su tecnología de la información para la era de la nube.

En un intento por facilitar esta lucha, VMware ha anunciado Project Pacific, una nueva arquitectura de su plataforma de virtualización de servidores vSphere que convierte a vSphere en una plataforma nativa de Kubernetes. ¿Qué significa eso? En términos prácticos significa que los 70 millones de cargas de trabajo actuales de vSphere, se convierten inmediatamente en cargas de trabajo de Kubernetes. Quizás lo más importante es que significa que las 500 mil organizaciones que dirigen vSphere de repente tienen las habilidades necesarias para dirigir Kubernetes. De la noche a la mañana.

O, en pocas palabras, significa que un montón de empresas de repente se volvieron mucho más inteligentes con las nubes sin ni siquiera intentarlo.

Cuando la empresa no llega a la nube….
La adopción de la nube pública ha aumentado un 10% al año durante varios años, y Forrester espera una tasa de crecimiento anual compuesta del 20 al 25% hasta el 2022. Aunque estas cifras son impresionantes, serían aún mejores si una serie de factores no impidieran las mejores intenciones de la nube, según Kit Colbert, vicepresidente de VMware. Como indicó en una entrevista, «Es una tonelada de trabajo llegar a la nube» para algunas cargas de trabajo. «Cada aplicación necesita ser reacondicionada o reescrita», continuó, «con nuevas herramientas de operaciones descubiertas», y mucho más.

¿Dónde deja esto a las empresas? Bueno, eso depende de su apetito. Para demasiados, la primera opción es no hacer nada. El beneficio de este enfoque es un menor costo: Mantienes las luces encendidas, pero no puedes innovar. La segunda opción es abordar el esfuerzo de refactorización, que puede suponer un gasto significativo. Dado el lado positivo, y la necesidad de ser competitivos con sus pares nublados, las empresas a menudo optan por esta vía.

Ahí es donde entra el Project Pacific de VMware, que la compañía presenta como una vía intermedia. El Project Pacific, dice Colbert, permite a las empresas «obtener algunos de los beneficios de la nube, los contenedores, etc., pero sin todo el trabajo». De hecho, subraya, se trata de «un poco más de trabajo del que están poniendo hoy en día para mantener las luces encendidas».

En cierto modo, Project Pacific es similar en intención estratégica a VMware Cloud en AWS, anota Colbert. En ese mundo, los clientes pueden mover cargas de trabajo no modificadas a AWS utilizando las mismas herramientas de operaciones, los mismos equipos, etc. «Por supuesto, la aplicación no puede escalar mágicamente ni nada, ya que su arquitectura no ha cambiado», señala. «Pero obtiene algunos beneficios de la nube como una infraestructura más dinámica, pago por uso, acceso a regiones de nube, acceso a servicios de nube de alto nivel, y más».

Pero, ¿qué es exactamente el Project Pacific? ¿Y qué significa para la TI empresarial?

… y luego llevar la nube a la empresa
Como describió el director senior de VMware, Jared Rosoff, en una entrada del blog, el Project Pacific es una re-arquitectura de vSphere con Kubernetes como su plano central de control. Para un desarrollador, Project Pacific se parece a un clúster de Kubernetes donde pueden utilizar la sintaxis declarativa de Kubernetes para gestionar recursos en la nube como máquinas virtuales, discos y redes. Para el administrador de TI, Project Pacific se parece a vSphere, pero con la nueva capacidad de gestionar una aplicación completa en lugar de tener que ocuparse siempre de las máquinas virtuales individuales que la componen.

Dicho de otro modo, el Project Pacific transforma vSphere en una plataforma nativa de Kubernetes, lo que a su vez significa que vSphere hereda el ecosistema de Kubernetes. ¿Todo ese increíble compromiso comunitario para Kubernetes? De repente, vSphere se convierte en un participante, o al menos en un beneficiario feliz. Del mismo modo que Kubernetes permite gestionar varios contenedores como una sola aplicación, Project Pacific permite gestionar varias VM a nivel de aplicación.

Esto también significa que las 500 mil empresas que actualmente ejecutan vSphere no necesitan pilas separadas para las aplicaciones nativas de la nube (Kubernetes) y para las aplicaciones virtualizadas (vSphere). Son la misma persona. Debido a esto, las empresas que buscaban formas de entrenar a sus equipos de operaciones para los Kubernetes, ya no tienen que hacerlo. Si sabían cómo usar vSphere, de repente saben cómo usar Kubernetes.

Colbert explica: «La idea es que puede tomar una aplicación que no esté modificada y contenerla mientras aprovecha todos estos beneficios de Kubernetes; pero, aun así, funciona en un entorno familiar con las herramientas existentes». Con la VM en una imagen de contenedor, una empresa puede aprovechar de repente la sintaxis declarativa de Kubernetes, simplificando así la gestión de la configuración.

También se trata de mejorar la seguridad, como subraya Colbert. Ahora una empresa puede mantener esta aplicación con todas sus otras aplicaciones: un lugar para todos los tipos de aplicaciones y un lugar para realizar el escaneo CVE automáticamente, lo que proporciona una mayor seguridad. Puede firmar la imagen del contenedor para demostrar criptográficamente que nadie la ha cambiado, y puede aplicar una política que solo las imágenes firmadas pueden ejecutarse en su entorno, lo que también mejora la postura de seguridad.

En resumen, aunque la propia aplicación basada en VM no está modificada, obtiene todo tipo de beneficios para el ecosistema de contenedores. O, como resume Colbert, «La idea es que podemos hacer avanzar toda la flota de aplicaciones de un cliente, dándole a esas aplicaciones algunos beneficios de nube y algunos beneficios de contenedor, por un costo básicamente cero o muy bajo».

Cloud al ritmo del CIO
De esta forma, VMware permite a los clientes elegir de forma selectiva qué aplicaciones recibirán la «prensa de nube completa». Aquellas aplicaciones que realmente diferencian el negocio, en las que pueden concentrarse. Aquellos que no lo hacen, bueno, todavía pueden heredar un cierto nivel de «nubosidad» a través del Pacific Proyect.

«Se trata de conocer a los clientes donde están», anota Colbert. «Y tratando de asegurarse de que la tecnología no limite las decisiones de negocios».

Las empresas van a cambiar de plataforma. Siempre lo han hecho y siempre lo harán. Lo que VMware ofrece aquí es la capacidad de hacerlo a un ritmo medido sin tener que mantener múltiples infraestructuras.

Como dice Colbert, la solución real para la nube en las instalaciones son cosas como VMware Cloud en Dell o AWS Outposts, y la nube real en la nube son cosas como AWS o Microsoft Azure o Google Cloud Platform. Pero el paso provisional podría parecerse al Pacific Proyect, donde Kubernetes se convierte en la plataforma de plataformas y contenedores, y los VMs viven uno al lado del otro.

Matt Asay, InfoWorld.com