El ‘blockchain’ tardará al menos tres años en popularizarse en finanzas

0
52

Gartner considera la diversidad de estándares y la interoperabilidad entre ellos, la gobernanza y la integración como los grandes impedimentos en el despliegue de proyectos de la tecnología.

La falta de estándares de interoperabilidad será el gran obstáculo que ralentizará la incorporación del blockchain en los ecosistemas de servicios financieros durante al menos los próximos tres años. Así lo han señalado especialistas de la firma de análisis Gartner en un simposio celebrado estos días en Ciudad del Cabo —Sudáfrica—, donde se ha enfatizado la importancia de estos modelos.

Los estándares, dicen desde Gartner, son críticos para las entidades de servicios financieros porque constantemente mueven activos entre clientes, socios y otras instituciones. Los CIO del sector bancario pueden en la actualidad elegir entre distintas opciones, como los que se apoyan en sistemas públicos —caso de Bitcoin, Ethereum o Tezos— o los empresariales, como Corda, Hyperledger y Digital Asset. Se trata de un escenario fragmentado, en el que habrá que esperar entre tres y cinco años para que maduren y se establezcan los modelos de intercambio de valor y representación de activos digitales, contratos inteligentes y aplicaciones descentralizadas.

Advierte Fabio Chesini, director senior de investigación de Gartner, que «los CIO de los bancos deben tener en cuenta este estado naciente y fragmentado de los estándares de blockchain». «Es poco probable que haya un solo estándar de facto», apunta. «Dado lo nuevo y fragmentado que es el estado de los estándares de blockchain, esperamos que no más de cuatro estándares lideren el mercado en los próximos tres a cinco años».

Esto influirá en la interoperabilidad, ya que en tanto el escenario sea tan plural, será más complicado trabajar con los distintos sistemas. La fijación de los estándares de intercambio de datos permitirá que numerosas cadenas de bloques coexistan y compartan información. La firma fecha la llegada de estas soluciones de interoperabilidad en el plazo previsto por Chesini.

En este escenario, a los estándares se le suman otras dos circunstancias que pueden dificultar la implementación de proyectos de blockchain, como son la gobernanza y la integración.

La gobernanza regula las actividades que se producen en todo el ecosistema —cómo se intercambia información, cómo se registran estos intercambios y quién está implicado—. De este modo, se dan garantías legales de que no se tomarán decisiones arbitrarias ni abuso de poder. Durante el periodo previsto de tres a cinco años, el gobierno seguirá una jerarquía centralizada, lo que puede convertirlo en un obstáculo para su desarrollo.

La integración es un aspecto clave para acceder a todo el potencial de blockchain: las implementaciones deben integrarse con las soluciones de software ya instaladas. Pero la oferta de soluciones de esta tecnología de los principales proveedores de software y SaaS todavía no incluye funciones adicionales para sus soluciones empresariales, lo que para las empresas se traduce en altos costes y dificultades añadidas. Se espera que esto cambie en el medio plazo.

IDG.es