Dos décadas de wifi

0
27

La llegada de la próxima generación, Wi-Fi 6, marca las dos décadas de bautizo de la modalidad de red inalámbrica.

Hoy en día, para el común de los usuarios españoles es difícil concebir la vida sin internet, especialmente sin el avance para el consumidor que supuso el internet sin hilos y el Wi-Fi. Pese a que esté tan expandido que parezca que lleva aquí desde siempre, su popularización es relativamente reciente. Y es que el nombre apenas tiene dos décadas de vida: se cumplen 20 años desde el bautizo del estándar inalámbrico 802.11b como Wi-Fi.

Como figura en el comunicado original, que se puede consultar en la web de la Wi-Fi Alliance, era la Wireless Ethernet Compatibility Alliance, la WECA, la que descubría el nuevo nombre e «identidad de marca para el consumidor» para el estándar. El objetivo era que el indicativo sirviese como «sello de aprobación» para que el usuario identificase aquellos dispositivos o productos «que hayan completado con éxito las pruebas de interoperabilidad prescritas. Los clientes, desde empresas hasta consumidores, pueden estar seguros de que los productos que llevan este logotipo funcionarán juntos».

Desde entonces, el término se ha popularizado gracias en gran parte a la adopción masiva que tuvo por los principales proveedores de hardware, como recuerdan desde Cisco. De la mano del nuevo estándar se redujeron las trabas para la adopción de internet por los consumidores, tanto por la facilidad que proporciona al no necesitar conexión física como por el ahorro económico derivado de su despliegue.

Actualmente, las posibilidades de la red inalámbrica están en fase de mejora. A finales del año pasado se presentaba el último estándar, 802.11ax o Wi-Fi 6, que promete incrementar la velocidad y la capacidad; esto último, en hasta un 400% más. También reducirá la latencia al permitir operar casi en tiempo real, lo que será especialmente útil en aplicaciones como fábricas conectadas, vehículos autónomos y realidad virtual y aumentada. Se espera que el Wi-Fi 6 optimice el servicio en términos de coste energético, con la reducción de hasta cuatro veces el consumo de batería en los dispositivos conectados.

Todas estas son propiedades muy similares a las que se esperan del 5G, el próximo estándar de red móvil. Para Cisco, las dos generaciones son complementarias, ya que incorporan innovaciones parecidas, como OFDMA para la transmisión simultánea de múltiples canales de datos.

IDG.es