China se cierra ante la tecnología extranjera

0
8

Es la primera directiva pública conocida de Pekín que establece objetivos específicos que limitan el uso de tecnología extranjera por parte de China, aunque es parte de un movimiento más amplio dentro de China para aumentar su dependencia de la tecnología nacional.

La guerra comercial sigue candente y no parece que esté cerca su final. Ahora China plantea la estrategia de reducir reducir la dependencia de las tecnologías extranjeras y aumentar el desarrollo del equipo producido en el país. Para ello, Pekín ha comunicado a las oficinas estatales y a las instituciones públicas que en un plazo de tres años tienen que reemplazar sus equipos informáticos y software extranjero por análogos chinos.

Con esta medida, publicada por el Financial Times, el país asiático quiere impulsar el desarrollo de la tecnología china como Huawei o Lenovo.

Esta no es otra que una historia más en la ya concurrida disputa comercial que están llevando a cabo China y Estados Unidos. Precisamente el país americano empezó la revuelta cuando vetó a las empresas estadounidenses de hacer negocios Huawei.

Analistas del bróker China Securities calculan que habrá que cambiar entre 20 y 30 millones de equipos de hardware debido a la directiva china, y que el año que viene se iniciarán sustituciones a gran escala. Los analistas añadieron que los reemplazos se producirían a un ritmo del 30% en 2020, el 50% en 2021 y el 20% al año siguiente, apodando la política «3-5-2».

Es la primera directiva pública conocida de Pekín que establece objetivos específicos que limitan el uso de tecnología extranjera por parte de China, aunque es parte de un movimiento más amplio dentro de China para aumentar su dependencia de la tecnología nacional.

IDG.es