De Windows 7 a Windows 10: Guía de migración

0
8

Todas las cosas buenas deben llegar a su fin, y el reinado de Windows 7 como sistema operativo adecuado y con soporte activo no es la excepción. Si bien puede parecer que acaba de terminar el pesado trabajo de migrar sus máquinas con Windows XP a Windows 7, resulta que Windows 7 ahora tiene más de 10 años, al menos dos versiones y media detrás de Windows 10 (dependiendo de si considere que Windows 8.1 es una versión de Windows propia) y se acerca rápidamente al final del soporte de Microsoft en enero del 2020.

Todo esto es para decir que necesita un plan. Excepto en algunos casos extremos, tiene poco sentido gastar tiempo y dinero para migrar de Windows 7 a Windows 8.1, ya que eso solo le brinda un par de años más de soporte. Lo inteligente es mudarse a Windows 10, comprar Macs caras para todos o (¡pssst!) implementar Linux en el escritorio. Y si bien las pequeñas empresas pueden comprar MacBooks para todos o mudarse a Linux, las grandes empresas con muchas inversiones en software de Microsoft continuarán usando Windows, lo que deja a Windows 10 como la única opción.

NOTA: Si tiene que permanecer en Windows 7 durante un período de tiempo significativo después del final del soporte, debería considerar seriamente suscribirse al soporte extendido para Windows 7, que está disponible para todo tamaño de empresas y ofrece actualizaciones de seguridad hasta enero del 2023 -pagando, claro.

Por supuesto, mudar una gran cantidad de usuarios de un sistema operativo a otro, especialmente a uno con tantas diferencias, nuevos y llamativos objetos, y cambios como Windows 10, no es poca cosa. Ahí es donde entra esta guía. Quiero ayudar a aclarar las consideraciones y acciones que debe tomar para que su migración sea exitosa.

¿Qué contiene esta guía?
Comencemos con una lista de cosas a considerar:

  • Qué versiones elegir.Los servicios de Windows en estos días son diferentes a como siempre han sido, debido a los Martes de Parches, paquetes de parches, paquetes solo de seguridad, paquetes solo de calidad, paquetes acumulativos de seguridad más calidad, semi-annual channels, canales de servicio a largo plazo y más. Comprender en qué tren de Windows 10 registrarse y subir es más de la mitad de la batalla.
  • Cómo administrar el ciclo de actualización.Incluidas las herramientas de administración automatizadas para crear anillos de actualización, controlar la membresía de las máquinas en esos anillos, y cómo diferir las actualizaciones de las funciones, para que uno no quede atrapado en el borde de las actualizaciones y, en cambio, mantenga una cadencia de actualización prudente y con soporte.
  • Compatibilidad de las aplicaciones.Si bien en este punto se ha demostrado que la mayoría de las versiones populares de software comercial son seguras para usar con Windows 10, el software desarrollado internamente y las aplicaciones web pueden ser incompatibles con parte de los clientes de Windows 10 o con todos ellos. Es necesario realizar pruebas rigurosas de compatibilidad, e incluiré algunos consejos y herramientas para ayudarle a lograrlo en esta guía.
  • Capacitación del usuario.En mi opinión, la interfaz de usuario de Windows 10 es aproximadamente un 70 % igual a la de Windows 7, pero ese último 30 % puede ser un verdadero asesino, especialmente cuando se trata de redes inalámbricas, las ubicaciones de la configuración del panel de control, unión de dominios y el menú Inicio y el asistente de búsqueda. En esta guía, proporcionaré algunos enlaces a buenos materiales de capacitación para el usuario que deberían servirle como un recurso de referencia.

Sin más preámbulos, vamos a sumergirnos.

Elegir las versiones de Windows 10
Una de las decisiones más importantes que tomará es elegir la versión correcta. Microsoft quiere ofrecer Windows 10 como servicio, con la idea de que Windows siempre se actualiza y refresca constantemente; a diferencia de cuando compró un gran número de licencias para Windows 7, y luego se quedó allí usándolas hasta que necesitó actualizarlas a otra versión.

Por supuesto, debe haber algunas marcas de delimitación entre las versiones de Windows 10 cuando Microsoft no incrementa los números de la versión (Windows 29, ¿no?), por lo que hay un par de formas en que Microsoft marca estas «versiones” de Windows:

El número de versión en sí, que generalmente está en formato AAMM, por lo que la versión 1709 de Windows 10 estaba destinada a septiembre del 2017 (aunque no estuvo disponible para todos hasta octubre del 2017), y la versión 1803 fue dirigida para marzo del 2018 (y en realidad comenzó a implementarse a fines de abril).

El canal, que se refiere a la frecuencia de lanzamiento. Imagine que Windows se entrega a través de dos vías: una con versiones más regulares y frecuentes, pero con plazos más cortos de soporte; y otra con versiones mucho menos frecuentes, pero con un período de soporte mucho más prolongado. Windows 10 ahora tiene dos canales:

  1. Un Semi-Annual Channel, o SAC, que apunta a dos lanzamientos por año, uno en marzo y otro en septiembre, aunque estos son solo objetivos y pueden retrasarse o adelantarse. La clave aquí es que hay dos lanzamientos al año, con una separación de aproximadamente seis meses, y se espera que cada uno esté en producción por no más de 18 o 30 meses, dependiendo de si elige la actualización de primavera u otoño. Después de que expire ese período, debe pasar a una versión más reciente y con soporte en el canal para continuar recibiendo actualizaciones y soporte.

Para aquellas personas que han estado atentas por un tiempo, ya no hay una rama de lanzamientos Semi-Annual Channel (Targeted), solo hay una única versión de SAC para cada versión. La decisión de dirigirse a los adoptadores tempranos y grupos de prueba con la versión SAC depende completamente de usted, y los bits con los que lo haría son los mismos.

  1. Un Long-Term Servicing Channel, o LTSC, que tiene un nuevo lanzamiento cada dos o tres años. (Es posible que esté más familiarizado con su nombre anterior, Long-Term Servicing Branch LTSB). Microsoft desea que los lanzamientos de LTSC se utilicen en dispositivos especiales como electrodomésticos, máquinas de punto de venta, dispositivos médicos, cajeros automáticos y similares. Estas versiones LTSC tendrán soporte durante diez años a partir de la fecha de cada versión, lo que hace que el LTSC sea lo más parecido a un Windows del pasado, al menos en términos de soporte, que existe hoy en día.

Entonces, ¿cuál debería elegir? En verdad, depende de algunas cosas. Por ejemplo, el consejo de Microsoft es utilizar las versiones SAC cuando los usuarios realmente interactúen con sus máquinas de forma regular: trabajo de conocimiento, como les gusta llamarlo. Microsoft afirma que el LTSC debe usarse solo para trabajos con dispositivos, para máquinas industriales de un solo propósito, quioscos y similares.

El LTSC no incluye Microsoft Edge, el nuevo navegador de Microsoft destinado a reemplazar a Internet Explorer, y no tiene Cortana, el asistente personal que es la respuesta de Redmond a Amazon Alexa. Hay algunas otras «comodidades” que LTSC no tiene, pero también es importante tener en cuenta que el sistema operativo central es el mismo en el canal LTSC que en el SAC, y tiene más de seis veces el tiempo de soporte que el SAC.

Edge es, a todas luces, un navegador menos capaz que Firefox o Google Chrome (aunque ahora que ha asumido el código base abierto de Chromium, puede ser más útil en el futuro), y Cortana tiene un atractivo empresarial limitado, por lo que puede que no esté perdiendo mucho en términos de funcionalidades al decidir implementar las versiones LTSC en su organización, y al mismo tiempo puede salirse de la rueda de hámster que implican las actualizaciones de 18 o 30 meses que acompaña la elección de SAC en todo su departamento.

Desafortunadamente, no todo son rosas en LTSC. Las actualizaciones, incluyendo los cambios de seguridad importantes, que se incluyen en las versiones y parches SAC, no siempre se trasladan a las versiones LTSC, a excepción de las mitigaciones de seguridad críticas. Ya hemos visto esto cuando se trata de las nuevas características de protección de memoria como Control Flow Guard, Structured Exception Handling Overwrite Protection y Windows Hello para empresas (la edición on premises) -todas se actualizaron en versiones anteriores de SAC, pero no aparecen para las máquinas que corren la edición LTSC hasta que se actualicen a la versión 1809 de LTSC, que salió en noviembre del 2018 y, al escribir estas líneas, es la última versión de LTSC. La próxima versión de LTSC se lanzará a fines del 2021.

Incluso su elección de versiones de Microsoft Office necesita conciliarse con sus opciones de canal de Windows. Office 2019 tiene soporte en LTSC, pero no con su predecesor Office 2016, y la versión de Office 365 «ProPlus” basada en suscripción (lo que la mayoría de la gente está comprando en estos días) no está soportada en ninguna compilación de LTSC, lo que me parece una restricción totalmente artificial diseñada para llevarlo a SAC y alejarlo de LTSC.

Creo que la idea de restringir LTSC a dispositivos y appliances es un poco difícil. Si tiene máquinas en un call center, laboratorio de computación escolar u otro entorno de computación masiva que no cambia con frecuencia, corre un conjunto de aplicaciones de las que es relativamente difícil liberarse y, en general, son de naturaleza más estática, entonces piense en implementar una versión LTSC. Esta es una táctica especialmente poderosa si este grupo de máquinas no se basa en una copia de Microsoft Office instalada localmente, particularmente en ambientes en los que el LibreOffice gratuito funcionaría para instalaciones locales, o hay una implementación de Remote Desktop Services disponible que podría proporcionar acceso a las aplicaciones de la suite Office.

Por otro lado, para los trabajadores del conocimiento, los profesionales móviles y los teletrabajadores, ejecutar las versiones SAC es el camino a seguir simplemente para mantenerse dentro de las gracias del soporte de Microsoft.

¿Pero qué versiones de SAC? Todo depende de la estación, en verdad. Todos los lanzamientos de otoño [septentrional] de Windows 10 (esos números de versión xx09) para Windows 10 Enterprise y Education tendrán 30 meses de soporte, más que los 18 de la primavera [septentrional]. Creo que es razonable suponer que estas versiones de otoño son equivalentes a los service packs, con actualizaciones de calidad y correcciones que merecen ser instaladas más temprano que tarde. Ese es el enfoque que Microsoft está adoptando con Windows 10 1909, y Computerworld espera que las futuras versiones de otoño sigan este patrón.

Teóricamente, son dos años y seis meses de soporte para una versión específica del Semi-Annual Channel de otoño, pero a menos que instale la nueva actualización de inmediato -que ha sido una estrategia problemática en el pasado-, en realidad no tendrá tanto tiempo de soporte. El reloj comienza su marcha tan pronto como se lanza cada actualización, por lo que, si espera seis meses para instalarla, la ventana de soporte se agotará 24 meses después. Sin embargo, eso es significativamente mejor de lo que tendría con una ventana de 18 meses; esperar seis meses para instalar una versión en ese escenario le brinda solo 12 meses de soporte.

Veamos un ejemplo: Windows 10 versión 1909 se lanzará este mes, en noviembre del 2019. Si actualiza a sus usuarios en la primavera [septentrional] del 2020, puede quedarse con ella hasta la primavera [septentrional] del 2022, cuando caduque su ventana de soporte. En ese momento, puede saltarse las versiones 2003, 2009 y 2103 y pasar directamente a Windows 10 versión 2109, que se lanzará seis meses antes en el otoño [septentrional] del 2021. De esa manera, se mantendrá tras la vanguardia y dejará que otros se enfrenten a los enormes problemas y temas de estabilidad que lamentablemente son parte de las actualizaciones de Windows en la actualidad, y aun así recibir dos años de sólido soporte para cada versión.

Pero tenga cuidado, porque esta cortesía de 30 meses no se extiende a las versiones de SAC de primavera (es decir, aquellas con números de versión xx03); esas todavía tienen solo 18 meses de soporte desde el momento en que se lanza la actualización. Dicho esto, Microsoft extendió a 30 meses la ventana de soporte para dos versiones de primavera anteriores: la versión 1703, lanzada en abril del 2017, tenía soporte hasta el 8 de octubre del 2019, y la versión 1803, lanzada en abril del 2018, tiene soporte hasta el 10 de noviembre del 2020.

Aquí mis recomendaciones:

  • Evite completamente las versiones de primavera. Haga como que no existen, para los propósitos de la empresa. Por lo general, son actualizaciones de características orientadas al consumidor y no disfrutan de la ventana de soporte extendido que tienen las versiones de otoño.
  • Pase a la versión 1809 tan pronto como sea práctico hacerlo. La compilación 1809 fue designada como «preparada para los negocios”el 28 de marzo del 2019, y es en general un buen objetivo para los esfuerzos actuales de actualización. Realmente no tiene sentido pasar a cualquier compilación anterior en este momento, dados los plazos de soporte cada vez más reducidos y la calidad general de la compilación 1809 y sus actualizaciones de calidad posteriores al lanzamiento.
  • Escoja una cadencia. Si desea realizar un upgradede todas sus máquinas cada dos años, puede intentar tener la penúltima versión de otoño, y luego hacer el upgrade después de 18 meses a la siguiente versión de otoño que está atrasada en medio año. (Después de eso puede realizar los upgrades cada dos años). Después de ponerse en marcha, siempre instalará las versiones de otoño en la primavera, seis meses después de su lanzamiento.

Escrito explícitamente, el plan tiene este aspecto, con upgrades programados al final de la ventana de soporte técnico para cada compilación:

  • La compilación 1809 ya está lista para su implementación y debería pasar por un upgradeen el primer trimestre del 2021 a la compilación 2009.
  • La compilación 2009 debería estar lista para su implementación en la primavera [septentrional] del 2021 y debería pasar por un upgradeen el primer trimestre del 2023 a la compilación 2209.
  • La compilación 2209 debería estar lista para su implementación en la primavera [septentrional] del 2023 y debería pasar por un upgradeen el primer trimestre del 2025 a la compilación 2409.

Para las empresas más grandes, es posible que desee considerar escalonar su cadencia para que tal vez la mitad de sus máquinas estén en producción en la 1809 a partir del otoño [septentrional] del 2019 (es decir, ahora). En la primavera [septentrional] del 2020, la mitad se traslada a la 1909 y la mitad se sigue quedando en la 1809. Luego, en la primavera [septentrional] del 2021, realizaría un upgrade de sus 1809 restantes a la 2009, y en la primavera [septentrional] del 2022, movería los 1909 a la 2109, así sucesivamente. En esta cadencia, usted hace upgrade de algo todos los años, pero solo está tocando a una parte de sus máquinas, por lo que cualquier problema será a menor escala, y ganará más experiencia con las compilaciones a medida que las implementa.

Si desea esta cadencia escalonada, entonces podría usar la siguiente guía:

Grupo Uno
– Todo lo que tenga debería pasar por un upgrade en el primer trimestre del 2020 a la compilación 1909.
– La compilación 1909 debería estar lista para su implementación en la primavera [septentrional] del 2020 y debería pasar por un upgrade en el primer trimestre del 2022 a la compilación 2109.
– La compilación 2109 debería estar lista para su implementación en la primavera [septentrional] del 2022 y debería pasar por un upgrade en el primer trimestre del 2024 a la compilación 2309.

Grupo Dos

– La compilación 1809 debería implementarse ahora en todas las máquinas de este grupo y debería pasar por un upgrade en el primer trimestre del 2021 a la compilación 2009.
– La compilación 2009 debería estar lista para su implementación en la primavera [septentrional] del 2021 y debería pasar por un upgrade en el primer trimestre del 2023 a la compilación 2209.
– La compilación 2209 debería estar lista para su implementación en la primavera [septentrional] del 2023 y debería pasar por un upgrade en el primer trimestre del 2025 a la compilación 2409.

Administración de la implementación de Windows 10
Una vez que haya elegido un canal, es el momento de gestionar lo primordial de la migración: cómo poner los nuevos bits en las máquinas. La mayoría de nosotros ya tenemos sistemas de imágenes configurados, y normalmente funcionan muy bien con Windows 10, por lo que se acercaría a la migración inicial, reemplazando Windows 7 y Windows 8.1 con código de Windows 10 en el disco duro, utilizando cualquier herramienta de creación de imágenes que desee.

El siguiente paso es decidir qué hacer una vez que haya puesto inicialmente Windows 10 en los equipos de su organización. La guía oficial de Microsoft implica evaluar e implementar nuevas versiones de SAC en tres fases principales:

  • Planificar y preparar, que consiste principalmente en la implementación de las compilaciones de prueba de Windows Insider en un grupo selecto de máquinas de prueba y desarrollo para que pueda mantener un ojo en lo que viene y hacer algunas pruebas de compatibilidad inicial.
  • Implementación dirigida, que consiste en elegir un grupo de usuarios o máquinas expertos en varias configuraciones diferentes para recibir el SAC más reciente que tiene la intención de implementar primero, de modo que su uso se puede validar y documentar los problemas antes de una versión más amplia.
  • Implementación amplia, que es la etapa final después de que los usuarios «beta”y las pruebas de Insider le han dejado satisfecho de que una compilación no introducirá ningún error o problema previsible en su organización.

Microsoft no ofrece plazos sugeridos para cada una de estas fases, pero le sugiero que evalúe las compilaciones de Insider tan a menudo como desee, tal vez el anillo lento de Insider es más útil aquí, ya que el anillo rápido de Insider tiende a estar lleno de errores que generalmente se corrigen antes de que las compilaciones pasen al Anillo Lento.

A continuación, pase aproximadamente de un mes a seis semanas (sin feriados) en la fase de implementación elegida. Un mes aquí, permita a sus usuarios expertos y a su grupo bien seleccionado de «muñecos de prueba” trabajar con la versión SAC e identificar los principales problemas que surgen.

Pero ¿cómo se configura ese grupo de muñecos de prueba? Ahí es donde entran los grupos de implementación.

Creación y administración de grupos de implementación: Hay esencialmente dos maneras de administrar grupos de implementación para este nuevo enfoque de «Windows como servicio”: mediante System Center Configuration Manager, una herramienta que si se encuentra en una organización grande probablemente ya tenga en funcionamiento; o Microsoft Intune, el servicio de administración de dispositivos basado en la nube que está dirigido a usuarios más pequeños que no desean invertir en licencias de System Center. También existe una manera un poco «trucada” de controlar la actualización, que también voy a cubrir.

– System Center Configuration Manager: System Center Configuration Manager es una bestia y cada implementación es diferente. Poner en marcha System Center está mucho más allá del ámbito de este artículo, pero felizmente, Microsoft tiene algunos recursos excelentes que detallan cómo configurar la actualización y la configuración de la implementación de Windows 10. A continuación un par a las que sugiero que eche un vistazo si está interesado en usar System Center para administrar las implementaciones de Windows 10: Implementar Windows 10 en un laboratorio de pruebas usando SCCM e Implementar las actualizaciones de Windows 10 usando SCCM.

– Windows Intune: Oor otro lado, con una tarjeta de crédito y un par de horas de trabajo con Group Policy, Microsoft Intune puede ser una excelente manera de probar el control de los grupos de implementación. Intune saca los componentes de Windows como servicio a Windows Update for Business o WUB, que es un poco como la siguiente versión de Windows Server Update Services.

WUB le permite configurar una estrategia de implementación y configurar selecciones de canales y tiempos de espera de aplazamientos para diferentes grupos de dispositivos, llamados anillos, para administrar y organizar completamente una implementación de nuevas versiones de Windows 10. Además, WUB puede detener la implementación de nuevas versiones en cualquiera de estos grupos si los grupos de prueba tropiezan con problemas de compatibilidad en su ambiente, y también puede personalizar cómo se produce la actualización, incluyendo las horas en que se lleva a cabo la actualización, si se realiza en silencio y se ejecuta sola, y si los reinicios ocurren automáticamente o no.

En primer lugar, inicie sesión en el portal de Azure Intune. Pase por Más servicios, Monitoreo + administración, hasta Intune. En la hoja de Intune, elija Software Updates y, a continuación, elija Manage y, a continuación, haga clic en Windows 10 Update Rings. A continuación, haga clic en Crear para iniciar un nuevo anillo.

  1. Introduzca un nombre y una descripción para el anillo.
    2. Elija los ajustes.
    3. En la pantalla de Ajustes, elija entre las siguientes selecciones y dé a conocer sus opciones:
  • Canal de servicios: Elija el canal para este anillo.
  • Actualizaciones de Microsoft: Elija si este anillo recibe actualizaciones de Microsoft, así como nuevas versiones.
  • Controladores de Windows: Elija si desea incluir nuevos controladores de dispositivo para los componentes de los sistemas de este grupo de destino.
  • Comportamiento de las actualizaciones automáticas: Elija la forma en que los sistemas de este grupo escanean, descargan e instalan las actualizaciones.
  • Período de aplazamiento de la actualización de calidad (días): Elija el número de días, hasta 30, en el que las actualizaciones de calidad se aplazan después de su lanzamiento inicial. Estas generalmente salen el primer martes de cada mes.
  • Período de aplazamiento de la actualización de características (días): Elija el número de días, hasta 180 (¡seis meses!), en el que las actualizaciones de características se aplazan para los sistemas en este anillo después de su lanzamiento inicial.
  1. Una vez completada la configuración inicial, puede configurar durante cuánto tiempo se aplazan las actualizaciones de las características. A continuación, en pocas palabras, cómo funciona esto. Tomemos, por ejemplo, el siguiente escenario: ha elegido el Semi-Annual Channel y un período de aplazamiento de 60 días. Si una actualización de características está disponible públicamente el 15 de enero, los dispositivos no participarán en la actualización hasta marzo, 60 días después. Eso es bastante sencillo.

Sin embargo, si ha elegido el Semi-Annual Channel (NOT targeted) y el período de aplazamiento es de 60 días, entonces si alguna actualización de característica está disponible por primera vez públicamente a través de Windows Update como un Semi-Annual Channel (targeted) en enero, entonces tres meses más tarde en marzo esa misma actualización de características «se gradúa” al Semi-Annual Channel regular, y luego sus dispositivos recibirán la actualización de características en mayo, 60 días después de que esa versión de enero llegó regular al canal SAC.

  1. Tampoco olvide elegir su opción de optimización de la entrega. Recomiendo seleccionar HTTP Only, o 0, para mayor seguridad. Las otras opciones implican que los otros dispositivos de su red hagan cachingde las actualizaciones desde sus pares para facilitar la entrega, lo que me parece un riesgo potencial para la seguridad.

Cuando termine, haga clic en Aceptar. Cuando vuelva la pantalla Crear Anillo de Actualización, haga clic en el botón Crear.

– La forma de bajo presupuesto – Windows Server Update Services: los upgrades de funciones en una instalación corporativa típica se entregan a través de Windows Server Update Servicesy no directamente desde Microsoft Update. Esto significa que las máquinas de su red hablan con WSUS, y solo se pueden recibir actualizaciones que su instalación individual de WSUS tiene en su repositorio.

Por lo tanto, dado que estas máquinas dependen de lo que su instalación de WSUS sincronice desde Microsoft Update, usted podría negarse a descargar la actualización de funciones a través de la consola de administración de WSUS, y luego eso eliminaría la posibilidad de que las máquinas que encuentren sus actualizaciones a través de la implementación de WSUS se actualizarían a una nueva versión; es decir, hasta que usted permita que la implementación de WSUS se sincronice con las actualizaciones de funciones en cuestión. Esto elimina el detalle que consigue al establecer grupos de destino para probar las actualizaciones y los anillos oficiales en los cuales se implementan las actualizaciones, pero también es quizás la forma más sencilla de ejercer un control absoluto sobre los tiempos de actualización.

Es bastante sencillo habilitar y deshabilitar las actualizaciones. Use la herramienta de administración Windows Server Update Services, que normalmente se encuentra en el menú Inicio en Herramientas Administrativas y, a continuación, una vez que se cargue la utilidad MMC, a la izquierda, expanda Opciones y, a continuación, haga clic en Productos y Clasificaciones. Active y desactive Windows 10 y Windows 10 LTSB en el árbol de Productos como considere oportuno (marque para sincronizar y hacer que las actualizaciones de características estén disponibles; anule la selección de la casilla de verificación para que no estén disponibles) y, a continuación, haga clic en Aceptar. Una vez completadas las selecciones, haga clic en el nodo Sincronizaciones del panel izquierdo y, a continuación, elija Sincronizar Ahora y WSUS descargará las actualizaciones que necesite.

Pruebas de compatibilidad de las aplicaciones
Una de las tareas clave de orquestar una migración general a Windows 10 es asegurarse de que las aplicaciones que usa regularmente sean compatibles con la nueva compilación. Tradicionalmente, esto ha sido una especie de acuerdo único, ya que, por ejemplo, pasar de XP a Windows 7 era una sola implementación. Pero ahora que Windows 10 se mantiene continuamente, los administradores deben monitorear la compatibilidad considerablemente más que en el pasado.

El primer paso es crear una lista de todas las aplicaciones en uso en su organización, desde los candidatos obvios como Microsoft Office y SAP, hasta las utilidades más pequeñas utilizadas en una estación de trabajo remota en algún lugar de una sucursal. Es aconsejable utilizar algún tipo de sistema de inventario de software para esto, como System Center; esta es una gran oportunidad para crear uno si no tiene una de estas listas maestras para su organización. También debe incluir aplicaciones web, ya que Microsoft Edge es el valor predeterminado para los usuarios que se actualizan a Windows 10; Edge tiene algunos problemas de compatibilidad con ciertas páginas que tendrá que probar para mitigarlos o eliminarlos.

Ahora, cree una versión de esta lista que establezca la prioridad en base a lo crítica -en términos del negocio- que es la aplicación. Sugiero que el criterio aquí sea software que no sea mainstream ordenado por el número de usuarios, dado que podemos esperar que la mayoría del software listo para usar, se comporte aceptablemente con Windows 10 en este momento. Son las aplicaciones de creación propia las que pueden causar problemas, y si ordena por el número de instancias instaladas, se acercará a las aplicaciones más utilizadas y puede abordar las pruebas de esa manera.

Microsoft afirma en la página web de su Servicing Strategy: «Sólo las aplicaciones más críticas para el negocio deben probarse antes de la fase piloto; todo lo demás se puede probar después”, lo que parece muy agresivo (y tonto) para mí. A menos que a sus empleados les guste lo inesperado, también debe probar las aplicaciones populares de creación propia antes de la fase piloto, especialmente si dependen en gran medida de páginas web o son viejas, lo que hace que sean más propensas a depender de llamadas de procedimiento y componentes que ya no son compatibles con Windows 10.

A continuación, puede utilizar una combinación de herramientas para profundizar realmente en las diferencias:

  • Pruebas a mano, lo que implica llevar sus aplicaciones a través de pruebas de uso por su cuenta o con un grupo piloto de usuarios, por lo general en conjunto con sus anillos de actualización y su grupo piloto. Esto consume mucho tiempo, pero es muy eficaz.
  • Hacer upgrade de Analytics, que es un conjunto sorprendentemente completo de pruebas automatizadas disponibles si se suscribe a la Microsoft Operations Management Suite(OMS) que es opcional. Esto funciona analizando el código de un ejecutable y buscando «puntos calientes”, marcadores comunes de procedimientos y llamadas a la API que no funcionarán con los nuevos modelos de seguridad de Windows 10.

Capacitación del usuario
Habrá una buena cantidad de quejas de los usuarios con respecto al «cambio” con Windows 10, pero Microsoft proporciona inteligentemente una gran cantidad de información para TI, incluyendo cómo comunicar sobre su migración y servicio, y también guías de usuario final listas para imprimir, cómo usar el escritorio, cómo usar AutoVPN para hacer un túnel en una organización y mucho más. Puede encontrar todos esos materiales en el sitio «Windows 10 end user readiness” de Microsoft.

Últimas palabras
Migrar a Windows 10 es todo un evento. Entre asegurarse de que sus aplicaciones sean compatibles, escoger bien las versiones, comprender el ciclo de vida del soporte técnico, controlar Windows como servicio a partir de este momento y educar a los usuarios, su migración implicará mucho trabajo. Esperemos que valga la pena para su negocio.

Jonathan Hassell, Computerworld.com