La celebración del #MWC2020, en vilo hasta el viernes

0
20

La GSMA, entidad organizadora de la feria, reunirá el próximo viernes a su consejo directivo, en el que están las principales operadoras de telecomunicación, para tratar su posible cancelación.

A día de hoy, la celebración del Mobile World Congress 2020 de Barcelona, que está prevista para la semana del 24 al 27 de febrero, pende de un hilo. La cascada de compañías que se han dado de baja (ya son 11) por la alerta del coronavirus, algunas tan imponentes como Amazon, Intel, Sony o NTT, ha puesto bajo presión a la entidad organizadora de la feria, GSMA, que ahora duda sobre la conveniencia de que el evento siga su curso tal y como estaba establecido. De este modo, el consejo de la organización ha convocado un comité para este viernes en el que tratará, junto con sus asociados (las principales marcas de operadoras y tecnológicas), la posible cancelación de esta edición. Fuentes de Vodafone España aseguran a ComputerWorld que, en cualquier caso, la decisión de una posible baja sería consensuada por el Grupo y que la marca ya ha empezado a montar su parcela de exposición dentro de la Fira de Barcelona. Desde Telefónica comentan que se mantienen a la expectativa de la decisión que se pueda tomar el viernes en la reunión.

Han sido las propias operadoras las que han pedido la reunión. Sobre la mesa se pondrán tres opciones: mantener la feria, posponerla o cancelarla definitivamente. El temor al contagio por el virus procedente de Wuhan (China) y las cifras aportadas por las distintas autoridades sanitarias, 908 muertos y más de 40.000 contagiados por el momento, han hecho saltar las alarmas en toda la comunidad tecnológica (empresas, socios y asistentes) que iba a estar presente en el Mobile.

Hasta ahora, la GSMA se había limitado a lanzar varios protocolos y restricciones de actuación entre los participantes para evitar posibles infecciones. Por ejemplo, ya había vetado la entrada a la exposición de cualquier persona procedente de la ciudad china de Hubei. Además, había implementado controles de temperatura, concertado medidas de limpieza y desinfección extremas, y había instado a los visitantes a mantener la distancia corporal entre ellos evitando gestos como saludarse con la mano. En un comunicado remitido la pasada semana, la organización aseguraba que adaptaría sus planes de acuerdo a “los acontecimientos y consejos que recibamos”. Ahora, la GSMA se tiene que decidir entre cancelar el evento o arrastrarse por el peso de los más de los 2.800 expositores que aún hay confirmados, alguno de importancia trascendental como Huawei.

IDG.es