La gestión de la nube híbrida

Requiere de nuevas herramientas y habilidades

0
15

Los ambientes de nube híbrida pueden ofrecer una variedad de beneficios, pero en muchas empresas se están volviendo cada vez más complejos y difíciles de administrar. Para lidiar con esto, los adoptantes suelen recurrir a algún tipo de software de gestión. Sin embargo, lo que pronto se hace evidente es que las herramientas de administración de la nube híbrida pueden ser tan complejas y confusas como los ambientes para los que están diseñadas.

Una nube híbrida generalmente incluye una combinación de cómputo, almacenamiento y otros servicios. El ambiente está formado por una combinación de recursos de infraestructura on premises, servicios de nube privada y uno o más productos de nube pública, como Amazon Web Services (AWS) o Microsoft Azure, así como la orquestación entre las distintas plataformas.

Cualquier organización que contemple una implementación de nube híbrida debería comenzar a construir un marco de transición en la etapa más temprana posible. «La decisión más importante es qué datos y qué aplicaciones deberían estar on premises debido a la sensibilidad de los datos, y lo que entra en la nube”, afirma Umesh Padval, socio de la firma de capital de riesgo, Thomvest Ventures.

Muchos otros problemas también deben resolverse al principio, incluido el destino final de menor prioridad, siendo aún críticos, los datos y las aplicaciones. ¿Se mantendrán on premises para siempre, o se migrarán en algún momento a la nube? Con aplicaciones y datos dispersos, la seguridad es otra preocupación importante. Los factores y costos operativos también deben abordarse desde el principio. «Su aplicación de correo electrónico puede funcionar muy bien en su centro de datos, pero puede funcionar de manera diferente en la nube”, señala Padval.

Herramientas de nube híbrida inmaduras, pero en evolución
Una nube híbrida compleja requiere supervisión constante, así como una forma de administrar de manera intuitiva y efectiva una variedad de operaciones, que incluyen el desempeño de la red, la gestión de la carga de trabajo, la seguridad y el control de costos. No es sorprendente que, dada la gran cantidad de tareas de administración necesarias para ejecutar un ambiente de nube híbrida eficiente y confiable, los adoptantes puedan seleccionar entre una gama de herramientas de administración en rápido crecimiento.

«Existe una variedad enorme de opciones de los proveedores, y puede ser difícil clasificarlas todas”, afirma R. Leigh Henning, arquitecto principal de redes para el operador del centro de datos Markley Group. «Los proveedores no siempre hacen el mejor trabajo para dejar en claro sus diferenciadores, y se pierde mucho tiempo y esfuerzo como resultado de esta confusión. Las empresas se estancan en un campo opaco de opciones”.

El mercado actual de gestión de la nube híbrida es inmaduro y está evolucionando, declara Paul Miller, vicepresidente de nube híbrida en Hewlett Packard Enterprise. Los proveedores todavía están manejando los tipos de herramientas de administración que necesitan sus clientes. «Las ofertas son limitadas y pueden no ser compatibles con todos los públicos, locales y extremos”, agrega Miller.

Quizás el mayor desafío para la administración de la nube híbrida es que la tecnología agrega capas nuevas, complejas y, con frecuencia, discordantes a la administración de operaciones. «Muchas soluciones tienen restricciones de compatibilidad en los componentes que pueden administrar, atando su plataforma de administración a un proveedor o grupo de proveedores, lo que puede o no alinearse con su arquitectura de sistema actual o futura”, advierte George Burns III, consultor senior de operaciones en la nube para la empresa de servicios profesionales de TI, SPR.

La falta de APIs estandarizadas, que a su vez resulta en una escasez de herramientas de administración estandarizadas, presenta otro desafío de adopción. «La falta de herramientas estandarizadas aumenta la complejidad operativa a través de la creación de múltiples herramientas incongruentes; esto lleva a quedar atados a los proveedores y, en algunos casos, ineficiencias graves en términos de utilización de recursos”, explica Vipin Jain, CTO de Pensando, un desarrollador de plataformas de servicios definidos por software. «Para empeorar las cosas, generalmente, este tipo de problemas se ‘resuelven’ al agregar otra capa de software, lo que aumenta aún más la complejidad, reduce la depuración y da como resultado un uso de las funciones y recursos en condiciones que están por debajo de las óptimas”.

Mientras tanto, el uso de herramientas de código abierto estandarizadas puede ser un punto de partida efectivo para proteger contra problemas de compatibilidad. «Las herramientas CNCF de Cloud Native Computing Foundation, como Kubernetes y Prometheus, son buenos ejemplos”, afirma Jain. «Las herramientas de código abierto de HashiCorp, como Vault, Vagrant, Packer y Terraform, proporcionan una buena capa de normalización para implementaciones de nubes híbridas y de nubes múltiples, pero de ninguna manera son suficientes”, señala. Idealmente, los principales proveedores de nube pública estarían de acuerdo en un conjunto estandarizado de APIs, que el resto de la industria podría seguir. «La estandarización puede ser un objetivo móvil, pero es fundamental desde una perspectiva de eficiencia y satisfacción del cliente”, afirma Jain.

Los desarrolladores que escriben configuraciones de API, así como los desarrolladores que usan configuraciones de API, forman una relación simbiótica que debe mantenerse mutuamente, aconseja Burns. «Los proveedores de hardware deben estar abiertos a los cambios y mejoras que llegan a sus productos y cómo eso afectará a sus API”, explica. «Del mismo modo, los desarrolladores de la plataforma de administración deben tener en cuenta los cambios en las API de la plataforma de hardware, y participar regularmente en las versiones de prueba, así como proporcionarle comentarios adecuados al proveedor sobre los resultados y la funcionalidad”.

Priorizar los requisitos de gestión; esperar brechas
Incluso cuando todo funciona correctamente, a menudo quedan lagunas entre la funcionalidad de administración pronosticada y la real. «En un mundo ideal, los desarrolladores tendrían los ambientes de laboratorio perfectos que les permitirían probar con éxito la implementación de cada producto, permitiendo que la funcionalidad sea perfecta en todas las actualizaciones”, observa Burns. «Desafortunadamente, no podemos esperar que todo funcione perfectamente, y no podemos renunciar a las pruebas on site”.

Al seleccionar una plataforma de gestión de la nube híbrida, es importante no solo tener en cuenta sus limitaciones documentadas, sino también saber que nada es seguro hasta que se pruebe en el propio ambiente de nube híbrida del usuario, aconseja Burns. «Las lagunas existirán, pero en última instancia es su responsabilidad identificar y verificar esas lagunas en su propio ambiente”, afirma.

Lo que complica aún más la situación es el hecho de que muchos paquetes de herramientas de administración están diseñados para proporcionar múltiples funciones, lo que puede hacer que la selección de productos sea difícil y confusa. «Para simplificar, los clientes deben considerar qué funciones son más importantes para ellos en base a sus casos de uso y pueden mostrar un rápido retorno de la inversión, estableciendo su ruta específica en la nube”, explica Miller.

Experiencia en el mundo real con gestión de nube híbrida
A pesar de los desafíos de gestión, la mayoría de los adoptantes de la nube híbrida encuentran una manera de hacer que su ambiente funcione de manera efectiva, confiable y segura.

Gavin Burris, líder senior de proyectos e investigación informática en la Escuela Wharton de la Universidad de Pennsylvania, aprecia la flexibilidad que proporciona una nube híbrida. «Tenemos un pequeño grupo… que generalmente está disponible para todos los profesores y estudiantes de doctorado”, señala. El ambiente híbrido de la escuela soporta un esquema de priorización de reparto justo, que garantiza que todos los usuarios tengan acceso a los recursos que necesitan para soportar su trabajo. «Cuando necesitan más, pueden solicitar su propia administración de trabajo dedicada que se ejecuta en la nube”, afirma.

Burris, quien usa los productos de administración de Univa, afirma que tener una herramienta de administración que permita cambios rápidos y fáciles es perfecto para las personas a las que les gusta mantener un control firme sobre su ambiente híbrido. «Me gusta hacer cosas con los scripts y la automatización, así que poder escribir mis propias reglas y políticas, así como construir mi propio clúster con estas herramientas de administración, es realmente lo que estoy buscando”, explica.

James McGibney, director senior de ciberseguridad y cumplimiento en Rosendin Electric, un contratista eléctrico con sede en San José, California, confía en una nube híbrida para soportar una variedad de operaciones esenciales. «Hace aproximadamente dos años, nos embarcamos en nuestro viaje desde un ambiente on premises de recuperación ante desastres, garantía de calidad y producción hacia una migración a la nube que abarca cientos de terabytes de datos”, afirma. McGibney se apoya en una consola de administración provista por AWS y VMware. La herramienta satisface sus necesidades actuales, pero como muchos administradores de nube híbrida, está atento a los desarrollos de la industria. «Actualmente estamos investigando otras opciones, solo para ver qué hay”, afirma McGibney. Sin embargo, no espera hacer ningún cambio a corto plazo. «Estamos contentos con las herramientas que actualmente proporcionan AWS y VMware”.

Agudice las habilidades de red para la nube híbrida
Seleccionar una plataforma de administración de nube híbrida no es tan simple como comprar software y activar algunas máquinas virtuales para ejecutarlo. «Durante la implementación, asegúrese de haber seleccionado los propietarios e ingenieros de productos adecuados, y luego determine qué tipo de educación o credenciales adicionales necesitarán para implementar y mantener efectivamente la plataforma”, sugiere Burns. «Defina completamente su arquitectura, garantice la aceptación de su personal, trabaje con ellos para identificar las brechas educativas y cree un plan operativo sólido para seguir adelante”.

La mayoría de las tareas de administración de la nube híbrida se centran en las operaciones de configuración y control de acceso, que tienden a ser complejas y difíciles de implementar. «Al mismo tiempo, lo maravilloso de la nube es su capacidad para automatizar”, afirma Mike Lamberg, vicepresidente y CISO en ION Group y su unidad Openlink, que proporciona software de gestión de riesgos, operaciones y finanzas. Sin embargo, la implementación de un alto nivel de automatización también requiere nuevas habilidades y desarrolladores que puedan manejar de manera experta las demandas de las infraestructuras definidas por software virtual, así como los ambientes tradicionales. «No podemos suponer que, debido a que los equipos pueden construir aplicaciones en centros de datos físicos, estas habilidades se traducirán a medida que se muden a la nube; se requieren nuevas habilidades para el éxito”, señala Lamberg.

La gestión de la nube híbrida requiere una nueva mentalidad de equipo. «El personal de redes de TI necesita, literalmente, desaprender lo que sabe sobre las redes físicas y la conectividad, así como reconocer que el movimiento de paquetes y datos ahora se maneja mediante una configuración de software de reenvío, no mediante routers o switches físicos”, afirma Lamberg. «No puede tomar lo que hizo al construir y soportar centros de datos físicos y sencillamente aplicarlo a la nube, simplemente no funciona”.

En el panorama general, la transición a un ambiente de nube híbrida puede resolver muchos problemas, pero también puede crear algunos obstáculos nuevos si no se implementa y gestiona adecuadamente. «No se apresure a tomar ninguna decisión sin considerar todos los puntos de impacto que pueda identificar”, aconseja Burns. «Asegúrese de comprender la amplitud de una infraestructura híbrida y cómo se utilizará para abordar las necesidades comerciales”.

John Edwards, NetworkWorld.com