5G y ‘edge computing’ supondrán 10.800 millones de dólares en fabricación en 2030

0
33

La aplicación de las tecnologías de red debe llevar a replantearse la evaluación de los indicadores de impacto.

En la popularización de la industria 4.0 influyen distintas tecnologías, como las ligadas a la conectividad. Entre ellas, el 5G y el edge computing tienen un papel esencial en la agilización de las comunicaciones al contribuir a ampliar el ancho de banda y reducir la latencia significativamente, lo que facilita el trabajo en fábricas.

Ahora, ABI Research pone en cifras el impacto de la tecnología de red en la industria. La firma de análisis estima que el mercado 5G aplicado a fabricación crecerá a un ritmo anual compuesto del 187% en los próximos diez años. Manteniendo esta tasa de incremento, ABI prevé que la facturación vinculada al nuevo estándar alcance los 10.800 millones de dólares en 2030.

Este crecimiento exige determinadas condiciones por parte de las partes implicadas, como la evaluación de las métricas del impacto de las implementaciones de 5G y edge computing en industria 4.0. Actualmente se emplean métricas financieras convencionales, como el ROI, los beneficios netos o el flujo de caja, que desde ABI consideran que no son adecuadas para dar la medida económica de su repercusión.

En lugar de estos indicadores, se llama a integrar un «conjunto alternativo de mediciones», como lo denomina Don Alusha, analista senior en ABI Research. En este conjunto se incluirían «el rendimiento, el inventario y los gastos operativos para el flujo de capital entrante, para el capital interno y para el capital que sale, respectivamente». Mediante estas tres mediciones, las firmas pueden establecer un vínculo claro entre la utilidad de 5G y sus repercusiones en fábrica, que además se podrá emplear en una relación entre las operaciones diarias en planta y el rendimiento general de la empresa.

Otro factor importante es la medicion de riesgo y recompensa, con la que evaluar si los beneficios que se pueden derivar de la implementación de la tecnología compensan las posibles disrupciones que conlleven.

La integración de 5G y edge computing debe encaminarse hacia la consecución de un nuevo valor comercial. Este se centrará en tres aspectos: agilidad y optimización de los procesos; una mejor y más eficiente garantía de calidad; y la mejora de la productividad.

IDG.es