El coronavirus desafía la capacidad, pero las redes centrales resisten

0
21

El COVID-19 ha puesto a miles de empleados a trabajar desde casa, lo que supone un estrés incalculable en las redes de acceso remoto.

Pese a que el coronavirus continúa propagándose y más personas trabajan desde casa, el impacto del aumento del tráfico en las redes en los Estados Unidos hasta ahora parece ser mínimo.

Sin duda, el uso de la web, VPN y datos está creciendo dramáticamente con la afluencia de trabajadores remotos. Por ejemplo, Verizon ha visto un aumento del 34% en el tráfico VPN del 10 al 17 de marzo. También ha detectado una subida del 75% en el tráfico de juegos, y el tráfico web ha crecido un poco menos del 20% en ese período de tiempo.

Verizon explica que sus redes inalámbricas y de fibra óptica «han podido satisfacer las demandas cambiantes de los clientes y continuar funcionando bien. En los bolsillos pequeños, donde ha habido un aumento significativo en el uso, nuestros ingenieros han agregado rápidamente capacidad para satisfacer la demanda de los clientes».

“A medida que vemos que más y más personas trabajan desde casa y los estudiantes participan en el aprendizaje en línea, es natural que veamos un aumento en el tráfico web y el acceso a VPN. Y a medida que se cancelan más opciones de entretenimiento en las comunidades de Estados Unidos, no es sorprendente ver un aumento en el tráfico de video y juegos en línea», señala Kyle Malady, director de Tecnología de Verizon en un comunicado. «Esperamos que estos porcentajes de horas pico fluctúen, por lo que nuestros ingenieros continúan monitoreando de cerca los patrones de uso de la red las 24 horas del día, los 7 días de la semana, y están preparados para ajustar los recursos a medida que surjan demandas cambiantes».

Con fecha de 16 de marzo, AT&T señala que su red continúa funcionando bien. «En las ciudades donde el coronavirus ha tenido el mayor impacto estamos viendo menos picos en el uso inalámbrico alrededor de torres móviles particulares o en momentos concretos del día, porque hay más personas trabajando desde casa en lugar de ir al trabajo y menos personas se reúnen en grandes multitudes en ubicaciones específicas».

En Europa, Vodafone ha detectado un aumento del 50% en el tráfico de datos en algunos mercados.

«El COVID-19 ya está teniendo un impacto significativo en nuestros servicios y está suponiendo una mayor demanda en nuestra red», explica la compañía en un comunicado. «Nuestros equipos de tecnología en toda Europa se han focalizado en la capacidad en todas nuestras redes para asegurarse de que sean resistentes y puedan absorber cualquier nuevo patrón de uso que surja a medida que más personas comiencen a trabajar desde sus hogares».

En Europa también ha habido indicios de problemas. Spearline, con sede en Irlanda, que monitorea los números de teléfono internacionales para la conectividad y la calidad de audio, ha detectado esta semana que la tasa de conexión de línea fija de Italia sigue siendo volátil, con una tasa de fallo de hasta el 10%, y la calidad de audio se está ejecutando aproximadamente un 4% por debajo de los niveles normales.

Otra investigación de Spearline señala que en España se experimentaba una caída en las tasas de conexión del 98,5% el 16 de marzo, pero está mejorando nuevamente. Francia sufría una caída en las tasas de conexión cercanas al 5% el 17 de marzo. En general, se ha mantenido una buena calidad, aunque se ha observado una disminución periódica. Alemania registraba una tasa de fallo de conexión del 1,7% el 17 de marzo. Se ha mantenido una buena calidad, aunque se ha observado también una reducción. Estos problemas no están apareciendo en los Estados Unidos por el momento, aclara Spearline.

«Estados Unidos es el mercado más verificado de Spearline, con llamadas de prueba en tres sectores principales: empresa, comunicaciones unificadas y operador. Hasta la fecha, no ha habido un impacto significativo ni en las tasas de conexión ni en la calidad del audio en las llamadas en todo Estados Unidos», señala Matthew Lawlor, cofundador y director técnico de Spearline. El impacto futuro es el verdadero desconocido, incide Lawlor.

«Hay muchos problemas potenciales que han sucedido en otros países que pueden tener un impacto similar en la infraestructura de los Estados Unidos. Por ejemplo, en muchos países ha habido problemas de hardware donde los ingenieros no pueden obtener acceso físico para resolver el problema», dijo Lawlor. «Si bien el desvío de llamadas puede ayudar a resolver problemas, ejerce más presión sobre otros segmentos de su red».

El 19 de marzo, una semana después de que los CDC declararan el virus como pandemia, el proveedor de análisis de datos y banda ancha OpenVault detectaba un aumento del uso medio de los suscriptores, entre 9 de la mañana y 5 de la tarde, del 6,3 GB, un 41.4% más que los 4,4 GB de enero. Durante el mismo período, el uso en las horas pico (6 PM a 11 PM) aumentó un 17.2% de 5,0 GB por suscriptor en enero a 5,87 GB en marzo. El uso diario general ha crecido desde los 12,19 GB a los 15,46 GB, un aumento del 26,8%.

Basado en la tasa de crecimiento actual, OpenVault ha proyectado que el consumo para marzo alcanzará casi 400 GB por suscriptor, un aumento de casi el 11% sobre el récord mensual anterior de 361 GB, establecido en enero. Además, OpenVault proyecta una nueva tasa de ejecución influenciada por el coronavirus de 460 GB por suscriptor por mes. La investigación de OpenVault se basa en el uso de más de 1 millón de suscriptores de banda ancha a través de los Estados Unidos, señala la compañía.

«La banda ancha claramente mantiene latiendo los corazones de los negocios, la educación y el entretenimiento durante esta crisis», explica Mark Trudeau, CEO y fundador de OpenVault en un comunicado. «Las redes construidas para el consumo de horas pico hasta ahora están manejando fácilmente el aumento del uso de nueve a cinco horas hábiles. Hemos tenido inquietudes sobre el consumo de horas pico dado el aumento en la transmisión de entretenimiento y la tendencia hacia el cese temporal de los límites de ancho de banda, pero las redes de operadores parecen estar manejando el tráfico adicional sin afectar las experiencias de los clientes».

El mayor uso de las aplicaciones de conferencia puede afectar a su disponibilidad por razones distintas a la capacidad de la red. Por ejemplo, según ThousandEyes, los usuarios de todo el mundo no pudieron conectarse a sus reuniones de Zoom durante aproximadamente 20 minutos el viernes debido a una resolución de DNS fallida.

Otros también están monitorizando el tráfico de datos en busca de señales de advertencia de desaceleración. «El tráfico hacia videoconferencias, servicios de transmisión y noticias o sitios web de comercio electrónico ha aumentado. Hemos visto un crecimiento en el tráfico de las redes residenciales de banda ancha y una desaceleración del tráfico de las empresas y las universidades», escribe Louis Poinsignon, ingeniero de redes de CloudFlare, en un blog sobre patrones de tráfico de Internet. Poinsignon observaba que el 13 de marzo, cuando Estados Unidos anunciaba el estado de emergencia, los centros de datos de CloudFlare en el país atendieron un 20% más de tráfico de lo habitual.

Poinsignon señala que los puntos de intercambio de internet, donde los proveedores de servicios de internet y los proveedores de contenido pueden intercambiar datos directamente (en lugar de hacerlo a través de un tercero) también han visto picos en el tráfico. Por ejemplo, Amsterdam (AMS-IX), Londres (LINX) y Frankfurt (DE-CIX), han tenido un aumento del 10-20% alrededor del 9 de marzo.

«Aunque de vez en cuando los servicios individuales, como un sitio web o una aplicación, tienen interrupciones, el núcleo de internet es robusto», escribe Poinsignon. «El tráfico está cambiando de las redes corporativas y universitarias a la banda ancha residencial, pero internet está diseñado para el cambio».

Michael Cooney / networkworld.es