El coronavirus pone en evidencia las estrategias de gobierno del riesgo de las compañías

Los enfoques tradicionales no son suficientes para cubrir situaciones excepcionales como esta, aseguran desde Gartner.

0
21

El enfoque actual de las empresas para gobernar los riesgos no es suficiente para abordar el complejo panorama el que se exponen actualmente con el teletrabajo masivo. Así de taxativo se muestra el último estudio de Gartner, que indica, además, que la pandemia de coronavirus es solo un mero ejemplo de cómo las organizaciones no tienen estrategias de protección adecuadas. De hecho, el 87% de los departamentos de auditoría aseguran que su compañía utiliza el modelo de “tres líneas de defensa” para la gobernanza del riesgo. Éste establece que la administración debe actuar como la primera línea de defensa, identificando los riesgos e implementando controles. Las funciones de riesgo y aseguramiento, como la gestión legal, de cumplimiento y de riesgos empresariales deben actuar como una segunda línea; y la auditoría interna debe ser la tercera, con una visión general de la efectividad de los controles y gestión de riesgos.

“La respuesta a esta pandemia es el perfecto ejemplo de que este tipo de gobierno tradicional no funciona por completo”, asegura Malcom Murray, vicepresidente de Gartner. “Los enfoques tradicionales fallan porque no pueden lidiar de manera efectiva con los riesgos rápidos e interconectados. El coronavirus es un riesgo en rápido desarrollo que necesita una configuración dinámica del gobierno del riesgo (DRG, en inglés)”.

La consultora ha analizado si este DRG otorga mejores prácticas y ha comprobado que sí, que los ejecutivos pueden tomar medidas más rápidas en los indicadores de gobierno adaptado al riesgo, al riesgo basado en actividades y al riesgo digital.

«No se trata solo de los gerentes de riesgos, se trata de la junta directiva y la alta dirección haciendo del gobierno del riesgo una consideración clave para que las organizaciones se vuelvan más resistentes frente a los riesgos emergentes, como el coronavirus», ha señalado Murray. «La metodología DRG se aplica igualmente a los muchos riesgos emergentes que presenta la digitalización».

IDG.es