Intel completa su red Pohoiki Springs

0
32

Intel señaló el miércoles que ha completado «Pohoiki Springs», el nombre de su red de 768 de sus «chips cerebrales» neuromórficos Loihi. La compañía utilizará Pohoiki Springs para aplicaciones de aprendizaje automático, incluyendo una posible mirada a cómo se propaga el coronavirus.

El lanzamiento de Pohoiki Springs llega un poco más tarde de lo esperado. La hoja de ruta de Intel, que estableció el pasado mes de julio, exigía que se entregara a los investigadores antes de fin de año. Mike Davies, director del Laboratorio de Computación Neuromórfica de Intel, describió a Pohoiki Springs como tener la inteligencia computacional de una rata topo, con el equivalente a 100 millones de neuronas dentro de ella.

El sistema Pohoiki Springs basado en la nube «estará disponible para los miembros de la Comunidad de Investigación Neuromórfica Intel (INRC), extendiendo su trabajo neuromórfico para resolver problemas más grandes y complejos», dijo Intel en un comunicado.

Un primer plano muestra una placa Intel Nahuku, cada una de las cuales contiene de ocho a 32 chips de investigación neuromórfica Intel Loihi. El último sistema informático neuromórfico de Intel, Pohoiki Springs, se dio a conocer en marzo del 2020. Se compone de 24 placas Nahuku con 32 chips cada una, integrando un total de 768 chips Loihi. (Crédito: Tim Herman/Intel Corporation)

Intel piensa en Loihi de la misma manera que trata a las CPU Core: como una arquitectura fundamental que se puede crecer y achicarse en función de las necesidades de la aplicación. Por ejemplo, un dispositivo relacionado de dos loihi «Kapoho Bay» se utiliza para el procesamiento de borde, tomando la entrada directa de cámaras y otros sensores e interpretando esa señal. «Nahuku» combina 32 chips Loihi juntas.

«Así que Loihi está llegando a un punto medio y dulce, donde tenemos 128 núcleos en él, podemos crecer con múltiples chips para ir a la gama alta», señaló Davies durante una conferencia telefónica con analistas y reporteros. «Pero tampoco es demasiado grande para ser útil como dispositivo de borde».

Una mirada más cercana muestra una de las filas dentro del último sistema de investigación neuromórfico de Intel, Pohoiki Springs. El sistema, presentado en marzo del 2020, se compone de ocho de estas filas, cada una de las cuales contiene tres placas Intel Nahuku de 32 chips, para un total de 768 chips Loihi. La novena fila se compone de placas Arria10 FPGA, dijo Intel.

El objetivo de Loihi, como siempre ha sido, es ser utilizado como un dispositivo de investigación para el aprendizaje automático. Simula cómo funciona el cerebro humano, en un intento de determinar si ese enfoque es de hecho una manera más eficiente de realizar funciones de aprendizaje automático como identificar y categorizar imágenes de acuerdo con su contenido. A principios de esta semana, Intel enseñó a Loihi a oler.

Otra función para la que Loihi podría ser utilizado, señaló Davies, sería modelar lo que se conoce como modelos estadísticos de «mundo pequeño». Los modelos de mundo pequeño son actualmente de interés porque modelan las redes sociales del mundo real, donde las personas interactúan y vuelven a interactuar con los demás.

Esos modelos «bien podrían utilizarse para digamos… modelar diferentes escenarios de cómo el coronavirus podría propagarse a través del mundo en función de cómo se cortan los enlaces en esos gráficos, esas conexiones o interacciones sociales, o al menos ralentizarlos», dijo Davies, un estudio del mundo real de cómo el «distanciamiento social» realmente funciona para frenar la propagación de la enfermedad.

Tales estudios podrían ser realizados por un chip X86 más genérico como el Core de Intel. Pero Loihi está diseñado para ser mucho más eficiente bajo este tipo de escenarios, consumiendo sólo 100 vatios en un factor de forma de un servidor 5U. «Así que estamos muy entusiasmados con estos resultados que encontramos hasta ahora», sostuvo Davies. «Y estamos interesados en ver lo que podemos conseguir mientras exploramos esta dirección de escala».

Eventualmente, dijo Davies, Loihi podría terminar en una computadora portátil, donde un núcleo o núcleos de Loihi podría ser utilizado para procesar las señales visuales de un usuario y «habilitar una manera más natural de interactuar con su computadora», indicó Davies.

Mark Hachman, PCWorld.com