IBM le pone presión a la nube híbrida

Red Hat OpenShift, los contenedores y los kubernetes forman parte de la visión de nubes híbridas de la compañía, ha expuesto el CEO Arvind Krishna.

0
12

Con la adquisición en 2019 de la poderosa empresa de código abierto Red Hat en su haber y un nuevo director general conocedor de la nube al mando, IBM busca revertir una década de disminución de ingresos y caída de los precios de las acciones con una estrategia centrada en la nube híbrida.

El CEO Arvind Krishna, quien anteriormente dirigió la división de computación en nube y cognitiva de IBM y diseñó la adquisición de Red Hat por 34 mil millones de dólares, dejó en claro las intenciones de IBM en un post de LinkedIn a los empleados en su primer día de trabajo: «La nube híbrida y la IA son las dos fuerzas dominantes que impulsan el cambio para nuestros clientes y deben tener el enfoque maníaco de toda la empresa. Es el momento de construir una cuarta plataforma en la nube híbrida».

El acuerdo con Red Hat se cerró en julio pasado y Krishna solo es CEO desde el 6 de abril. Es prematuro emitir un juicio, aunque algunos de los primeros indicios han sido positivos. IBM salió rápidamente del paso con el anuncio en agosto de que había transformado toda su cartera de software para ejecutarlo en la plataforma de contenedores OpenShift de Red Hat a través de soluciones preintegradas llamadas Cloud Paks. Y los ingresos trimestrales de Red Hat se dispararon en un 24% en el informe de ganancias de IBM del cuarto trimestre de 2019, alcanzando por primera vez los 1.000 millones de dólares.

Por supuesto, la pandemia de la COVID-19 ha puesto todo patas arriba y no hay forma de anticipar el impacto en los negocios de IBM en el futuro. Sin embargo, otros desafíos que enfrenta IBM son más fáciles de anticipar. Entre ellos, si la cultura abotonada y burocrática de IBM puede encajar con la más desenfadada Red Hat, donde el ex CEO Jim Whitehurst es acreditado por fomentar una atmósfera de innovación y de potenciar a los empleados en todos los niveles de la organización. Por ahora, IBM mantiene a Red Hat como una subsidiaria independiente, pero los escépticos se preguntan cómo resultará eso.

En la misma línea, ahora que Whitehurst es presidente de IBM, ¿cómo evolucionará su relación de trabajo con el Krishna? La directora saliente de IBM, Ginni Rometty, y su predecesor Sam Palmisano, ocuparon ambos cargos de presidente y director general, por lo que esta configuración de liderazgo dual es nueva para la compañía.

Muchos en la comunidad de analistas están entusiasmados con estos últimos movimientos de IBM, pero también hay críticos que cuestionan si la adquisición de Red Hat es el cambio de juego que IBM cree que es, que buscan más claridad sobre lo que IBM entiende por nube híbrida y que señalan que el campo de batalla de la nube híbrida está lleno de formidables oponentes como Amazon, Microsoft, Google y VMware, todos los cuales han apostado por sus propias estrategias híbridas.

Charles King, presidente y principal analista de Pund-IT, dice que IBM va por buen camino. «Red Hat complementa a IBM tanto táctica como estratégicamente. La compañía encaja naturalmente en el soporte de IBM para Linux y el código abierto, y las empresas han sido socios estratégicos durante muchos años. Además, las innovaciones de Red Hat en los contenedores y los kubernetes (a través de su plataforma OpenShift) desempeñarán un papel fundamental en la continua evolución de las soluciones y capacidades de la nube híbrida de IBM».

Añade que el binomio Krishna-Whitehurst aprovecha las habilidades y conocimientos complementarios de ambos. Krishna tiene un profundo conocimiento de la tecnología de IBM, y Whitehurst fue el ex director de operaciones de Delta Airlines antes de liderar el crecimiento de Red Hat. «La combinación de altos ejecutivos con conocimientos técnicos y comerciales debería ser muy beneficiosa para IBM, sus clientes y socios», dice King.

Steve Duplessie, fundador y analista senior de Enterprise Strategy Group, también está a bordo. «Los principales clientes de IBM van a tener que pasar a una experiencia de nube completa tarde o temprano y confiarán en IBM para llegar a ella. Red Hat sólo ayuda a allanar el camino». Añade que el nuevo tándem de liderazgo viene con el conjunto adecuado de experiencias. «Estos son tipos de nubes, no mainframes reciclados», dice Duplessie.

Pero Holger Mueller, vicepresidente y analista principal de Constellation Research, dice que tanto IBM como Red Hat se enfrentan a una amenaza más profunda y existencial. Mueller argumenta que la nube híbrida es simplemente una fase de transición en el camino hacia la nube pública, donde finalmente vivirán las modernas aplicaciones impulsadas por la IA que requieren la potencia de cálculo barata y la escalabilidad de la nube pública.

Sin duda, IBM puede ganar dinero a corto plazo como empresa de consultoría y servicios que guía a las organizaciones en su camino hacia la nube pública y gestiona sus entornos de nube híbrida, afirma Mueller, pero se pregunta cómo puede IBM seguir siendo relevante y no seguir reduciéndose a medida que las cargas de trabajo se desplazan inexorablemente de los centros de datos empresariales a la nube pública. Y el mismo enigma se aplica a Red Hat, que obtiene un buen 70% de sus ingresos de Red Hat Enterprise Linux (RHEL), un sistema operativo desplegado principalmente en centros de datos locales.

La respuesta de IBM es que, a pesar de todo el bombo de la nube pública, el 80% de las aplicaciones empresariales siguen estando en las instalaciones, y las empresas se están dando cuenta de que muchas aplicaciones pueden que nunca sean adecuadas para la nube pública por una serie de razones de seguridad, cumplimiento normativo y rendimiento.

«Nuestro papel fundamental es ayudar a las empresas a transformarse», dice Jim Comfort, director general de ofertas multi-nube de IBM. «Les ayudamos a descubrir dónde está el beneficio económico y les mostramos la manera más eficiente de hacerlo de una manera agnóstica a la tecnología y a la nube. Si puedo hacer la modernización más rápido en el lugar con menos complicaciones y obtener más beneficio comercial, ¿por qué no lo haría? De eso es de lo que la gente se está dando cuenta».

La visión de la nube híbrida de IBM/Red Hat
Comfort está de acuerdo en que el «diseño nativo de la nube» es el futuro, pero sostiene que la aparición de la tecnología de contenedores permite a las organizaciones lograr entre el 80% y el 90% de los atributos de la nube pública a hiperescala en un entorno de nube privada.

Al ejecutar OpenShift en RHEL, las empresas pueden diseñar nuevas aplicaciones y modernizar las aplicaciones heredadas en un entorno de nube privada, seguro y reforzado, y luego desplegarlas en todo el ecosistema de nube híbrida, según Comfort. IBM incluso ha creado Paquetes de Nube para sus mainframes Z.

Los contenedores han «abierto la apertura de qué se puede hacer y dónde se puede hacer, cómo se puede diseñar o modernizar una vez, desplegar en cualquier lugar y gestionar de forma consistente», dice Comfort. Señala que IBM reconoció el poder de los contenedores hace cinco o seis años, y hoy en día la Nube de IBM es «el mayor clúster de Kubernetes a escala del mundo».

Sin embargo, la Nube de IBM, una consecuencia de la compra de SoftLayer en 2013, no ha logrado ganar mucha tracción en la competencia cara a cara con AWS y Azure. Por ejemplo, Gartner le da a la Nube de IBM una cuota de mercado del 2% en el mercado de la Infraestructura como Servicio (IaaS), en comparación con el 48% de Amazon.

Pero King señala que la definición de IBM de la nube híbrida es más que sólo los ingresos de IaaS. «La visión de IBM de la nube siempre ha sido más amplia y más estrecha que AWS, Azure, Google y otros. Más amplia en ese sentido que los ingresos de la nube de IBM también incluyen alojamiento, software y servicios de consultoría. Más estrecha en el sentido de que la nube de IBM se centra principalmente en las necesidades de las empresas en los más de 140 países en los que la compañía hace negocios», dice King.

Sid Nag, vicepresidente de investigación de Gartner, ha declarado que «para 2022, hasta el 60% de las organizaciones utilizarán la oferta de servicios gestionados en la nube de un proveedor de servicios externo, lo que supone el doble del porcentaje de organizaciones a partir de 2018».

Una validación del enfoque de IBM en la nube híbrida es el hecho de que Amazon (con su oferta de Outposts), Google (a través de Anthos) y Microsoft (a través de Azure Stack) están buscando formas de extender sus plataformas de nube al entorno empresarial in situ.

Charles Fitzgerald, director general de la consultora Platformonomics, describe así las estrategias de nubes híbridas que compiten entre sí: «Los proveedores de nubes públicas se están acercando al cloud-first y tratan la nube híbrida como una rampa de acceso a la nube pública. Están extendiendo la rica y moderna arquitectura de la nube de nuevo al entorno del cliente heredado. Tanto IBM como Red Hat están partiendo de software heredado que se ejecuta en las instalaciones y de alguna manera pretenden abarcar y controlar arquitectónicamente el vasto y siempre creciente conjunto de software que alimenta las nubes públicas a hiperescala».

Una ventaja que IBM tiene es una larga, profunda y estratégica relación con sus clientes. «Lo más difícil de adquirir en este negocio son los clientes a largo plazo e IBM escribió el libro sobre eso», dice Duplessie. “A menos que no puedan llevar a esos clientes a donde quieren ir –la nube– tendrán su cuota de oportunidades”.

BNP Paribas se apoya en IBM para la nube privada
BNP Paribas es un perfecto ejemplo de una empresa que tiene una larga historia con IBM, así como un largo futuro. El banco global con sede en Francia, que aún opera los mainframes de IBM en su centro de datos, recientemente firmó un acuerdo estimado en 2 mil millones de dólares para que IBM construya y administre una nube privada.

El CIO Bernard Gavgani dice que el banco construyó su propia nube privada en 2013, pero rápidamente se dio cuenta de que para acelerar el ritmo de la digitalización y cosechar todos los beneficios de la tecnología de nube, «no podíamos seguir manteniendo nuestra propia nube privada. Necesitábamos más experiencia».

El banco buscó propuestas de Amazon, Microsoft, Google e IBM con la estipulación de que los datos corporativos sensibles debían permanecer en la empresa. IBM respondió con «la mejor solución que pudimos encontrar», una propuesta para entregar la pila completa de servicios de nube dentro del centro de datos de BNP, dice Gavgani.

La nube privada está actualmente en construcción y se espera que se abra en julio, con fases adicionales previstas para las regiones de América del Norte y Asia-Pacífico. Según el acuerdo, IBM proporciona el hardware y el software gestionará la aplicación.

La visión de Gavgani de la nube híbrida se alinea con la de IBM. Gavgani dice que él y muchos de sus colegas han llegado a la conclusión de que tratar de gestionar las relaciones con múltiples proveedores de nubes puede convertirse en una trampa costosa. Con este enfoque, logra seguridad, evita la obsolescencia de la tecnología, y obtiene los beneficios de la nube como habilitadora de la transformación digital del banco.

No todas las aplicaciones son apropiadas para la nube, argumenta Gavgani, y las empresas deben tomar una decisión caso por caso sobre si la migración de una aplicación o su reescritura para la nube proporcionará un beneficio.

Mirando al futuro
Gavgani dice que es optimista sobre la dirección en la que se mueve IBM. «Tener a Arvind como CEO es una buena noticia para mí porque él conoce la nube bastante bien.» Red Hat en la ecuación también es reconfortante para Gavgani, quien dice que BNP estaba usando Red Hat mucho antes de la adquisición de IBM. «Siempre me ha impresionado mucho la visión de Red Hat», dice.

Rometty, que anunció su dimisión en enero y que ha estado trabajando con Krishna desde entonces para asegurar una transición sin problemas, recibe críticas dispares de los analistas. Ateniéndose estrictamente a las cifras, ella presidió una época en la que los ingresos anuales de IBM disminuyeron de 104.000 millones de dólares en 2012 a 77.000 millones de dólares en 2019. Pero otros señalan que ella tuvo una mano difícil desde el principio e hizo lo que pudo para hacer la transición de IBM de una compañía de hardware a una compañía de software y servicios. También llevó a IBM a tecnologías emergentes como la inteligencia artificial, la cadena de bloques y la computación cuántica. «En general, Rometty está dejando a IBM una organización bien preparada y enfocada en el futuro», dice King.

Y a pesar de sus resultados financieros menos que estelares durante la última década, IBM sigue siendo una fuerza formidable y una compañía que ocupó el primer lugar en cuanto a nuevas patentes en 2019. «A mucha gente le gusta posicionar a IBM como sólo relevante para el pasado, no para el futuro. Estamos inequívocamente en desacuerdo», dice Comfort.

IDG.es