Adoptar las tecnologías móviles, objetivo de las Fuerzas de seguridad y Emergencias

0
27

Una encuesta revela que el 84% de estos servicios públicos dice que salvar más vidas será uno de los grandes beneficios del uso de dispositivos móviles antes de un año.

Los servicios e instituciones de seguridad pública, como la policía, los bomberos o los servicios para emergencias sanitarias, apostarán cada vez más por las tecnologías móviles durante los próximos cinco años. Así lo indica el estudio Future of Field Operations: Public Safety, llevado a cabo por Zebra Technologies Corporation.

El informe señala que el 86% de estos servicios están ya adoptando un enfoque mobile-first para definir sus estrategias tecnológicas, con especial protagonismo para los equipos de respuesta rápida y sus dispositivos móviles. Sin embargo, siete de cada diez organismos afirman también estar preocupados por no invertir en nuevas tecnologías móviles con la suficiente rapidez como para adaptarse a los cambios, especialmente tras la irrupción de redes inalámbricas 4G y 5G cada vez más rápidas.

«Las tecnologías móviles son fundamentales para mantener a nuestras sociedades más seguras y protegidas», señala Alex Cooper, director of government and critical field service strategy en Zebra Technologies. «Instituciones de seguridad pública en todo el mundo están ya dándose cuenta de las ventajas de rendimiento que ofrecen los dispositivos móviles y las impresoras robustas en todo tipo de situaciones: comunicaciones, análisis de situación, gestión de emergencias, gestión de identidades, citaciones electrónicas o gestión de activos. Gracias a la disponibilidad de redes inalámbricas más rápidas y la apuesta por estrategias móviles, los equipos de respuesta rápida de la policía, los cuerpos de bomberos y los profesionales médicos de emergencias pueden mejorar su productividad, su eficacia y la relación con las comunidades a las que sirven y protegen», indica Cooper.

El 88% de las instituciones de seguridad pública afirma que espera conseguir un aumento de su productividad y eficiencia gracias al uso de tecnologías móviles a lo largo del próximo año, en comparación con el 52% actual. Del mismo modo, el 84% dice que salvar más vidas será otro de los grandes beneficios que les aportará el uso de estos dispositivos móviles antes de un año, lo que supone un salto desde el 45% actual. El uso de dispositivos e impresoras móviles también permitirá una reducción de los costes operativos ya el primer año según el 79% de los encuestados (con un 98% que ve seguros estos ahorros antes de cinco años). Otra gran ventaja derivada del uso de las tecnologías móviles será la mejora de las relaciones con la comunidad, que el 99% dice que se logrará antes de 2025, frente al 38% actual.

Cambio de modelos, aplicaciones y dispositivos
Aunque muchos servicios de seguridad pública seguirán trabajando con un modelo reactivo, se producirá un rápido crecimiento en el número de instituciones que adoptarán modelos predictivos, capaces de asignar el activo adecuado, a la situación adecuada y en el momento oportuno. Estos modelos se duplicarán para 2025.

Entre las aplicaciones más comunes utilizadas por los profesionales de la seguridad pública estando de servicio, se encuentran el correo electrónico (53%), mapas y navegación (51%) y los servicios de localización (50%). Otras aplicaciones todavía no muy comunes pero que sin embargo son calificadas como «extremadamente importantes» por quienes las utilizan son la vigilancia biométrica (63%), la notificación de colisiones (59%) y la conciencia de situación (59%).

La adopción de dispositivos móviles experimentará un rápido crecimiento en los próximos tres años, ya que el 95% de las instituciones encuestadas afirma que utilizará tabletas robustas sin teclado; el 90%, tabletas robustas 2 en 1; el 95%, smartphones robustos; y el 91%, impresoras móviles. Al igual que en otros sectores donde el trabajo más crítico se lleva a cabo principalmente sobre el terreno, los encargados de la toma de decisiones en materia de seguridad pública califican la robustez de los dispositivos móviles como un elemento clave y el 96% afirma que los implantará antes de 2025. Entre los que ya los utilizan actualmente, las tabletas robustas con teclados acoplables (52%) y los smartphones robustos (51%) son los dispositivos preferidos para la respuesta a emergencias.

IDG.es