NVIDIA señala la era de la red abierta

0
34

Su estrategia de compras reciente le permite ofrecer todo lo necesario para fomentar la adopción de redes abiertas por parte de las empresas.

Los planes de NVIDIA de adquirir Cumulus Networks, pionera en el uso de código abierto para redes, es una señal de que las redes abiertas ya están listas para dar un gran salto adelante.

La red abierta se ha acoplado estrechamente con la red definida por software (SDN), puesto que la combinación promete hacer que las redes sean mucho más ágiles, abiertas y fáciles de personalizar según las necesidades específicas. No en vano, Cumulus lleva años trabajando en ello, por lo que NVIDIA empezó a impulsar su desarrollo cuando adquirió Mellanox la semana pasada.

La pregunta que plantea la adquisición de Cumulus es «¿por qué ahora? El concepto de red abierta ha sido muy debatido desde que la SDN se hizo famosa. El concepto es sólido, y los sistemas abiertos perturbarán la industria de las redes de la misma manera que lo hizo con el espacio de computación. Sin embargo, mientras que Linux y el código abierto gozan de gran éxito en la industria informática, el código abierto aún no ha despegado en la creación de redes fuera de las redes a escala web y de un puñado de grandes organizaciones.

El establecimiento de redes abiertas significa un control más estricto
Sin embargo, el atractivo de la red abierta se está ampliando por varias razones, la mayor de las cuales es la aceleración de los esfuerzos de transformación digital debido a COVID-19. Debido a la pandemia, trabajamos, vivimos, aprendemos y jugamos de forma diferente, y eso ha cambiado la forma en que pensamos en la TI.

El establecimiento de redes de código abierto ha tenido un gran atractivo para las organizaciones que desean un control más estricto de la pila de redes, mientras que el establecimiento de redes tradicionales ha sido atractivo para los ingenieros de redes que desean reducir al mínimo los riesgos. El conmutador típico comprado a los principales proveedores de redes ofrece la red de seguridad de una solución integrada, mientras que un sistema de código abierto requiere apoyarse en una comunidad para el soporte, las herramientas y la solución de problemas.

La red desempeña un papel clave en la transformación digital porque conecta los datos con las las personas y las aplicaciones con las cosas. De hecho, para la mayoría de las organizaciones, se puede argumentar que la red es el negocio y que es necesario un mayor y mejor control sobre ella para poder dar el salto a la competencia. La red abierta proporciona ese nivel extra de control.

La madurez de Linux genera confianza
También existe ya un nivel de madurez y comodidad con el código abierto. Con Linux como sistema operativo para servidores, las empresas podrían experimentar con él en cargas de trabajo no críticas o de nivel dos. Ese concepto no existe en las redes porque sólo hay una red. No hay una red de nivel dos, lo que hace que jugar con un sistema operativo de red basado en Linux sea un desafío sin poner en riesgo el negocio. La comunidad de código abierto ha seguido creciendo, y también hay más herramientas y capacidades disponibles que nunca.

Las empresas como Cumulus también proporcionan cierto grado de comodidad a la mayoría de las organizaciones que no disponen de los recursos para apoyar la creación de redes de código abierto por sí mismas. Empresas como Facebook y Google pueden, pero también pueden permitirse los ejércitos de ingenieros y desarrolladores de software necesarios para poder escribir y apoyar un NOS de creación propia. Cumulus proporciona un NOS basado en Linux, así como el software y el hardware necesarios para apoyar a las empresas de la corriente principal. Actualmente, cuenta con una amplia gama de proveedores de hardware, incluyendo Dell, HPE, los productos Mellanox de NVIDIA y su propia línea de hardware Cumulus. Una empresa como Dell no sólo lo vende, sino que también ofrece todo el soporte necesario, dando a los clientes las ventajas de una red abierta con el servicio y el soporte a los que están acostumbrados con un proveedor convencional.

NVIDIA como proveedor de sistemas
La adquisición de Mallanox y ahora de Cumulus por parte de NVIDIA crea un interesante juego de sistemas para la compañía que podría acelerar la adopción de las redes abiertas en lo que se refiere a la computación acelerada. Las GPU NVIDIA se han utilizado históricamente en servidores llave en mano que alimentan cargas de trabajo basadas en IA y ML, y seguramente seguirán existiendo. En ese caso, NVIDIA proporcionará arquitecturas de referencia como su línea de servidores DGX.

Lo que es más interesante es la continua desagregación del servidor. El almacenamiento, las GPU, las CPU y la memoria existen en pools y están unidos a una red. Esa red reemplaza esencialmente el backplane del servidor y necesita ser resistente y caracterizarse por su alto rendimiento. La combinación de NVIDIA, Mellanox y Cumulus le da a la primera el control de toda la pila con el potencial de ofrecer una experiencia totalmente integrada y lista para usar. Esto debería ayudar a los clientes a adoptar la desagregación continua del centro de datos sin el riesgo asociado. La conexión en red abierta es una parte fundamental de todo este entramado, ya que proporciona a la organización que lo implementa un mayor control.

Hay una serie de tendencias emergentes en la creación de redes, como las redes abiertas, las cajas blancas y las SDN, que han sido sólo ligeramente aceptadas fuera de los proveedores a escala web y de unas pocas grandes empresas. La transformación digital, la madurez de Linux, una comunidad más grande y más apoyo se combinan para cambiar la narrativa de las redes abiertas. El centro de datos está al borde de un cambio masivo, y la red debe cambiar junto con él.

IDG.es