Consejos rápidos de Windows 10: 13 formas de acelerar su PC

0
124

¿Quiere que Windows 10 corra más rápido? Tenemos algo que puede ayudar. En solo unos minutos puede probar esta docena de consejos; su máquina estará más rápida y será menos propensa a problemas de rendimiento y sistema.

1- Cambie la configuración de energía
Si utiliza el plan de «Ahorro de energía» de Windows 10, está ralentizando su PC. Ese plan reduce el rendimiento para ahorrar energía. (Incluso las PCs de escritorio suelen tener un plan de «Ahorro de energía»). Si cambia la configuración de energía de «Ahorro de energía» a «Alto rendimiento» o «Equilibrado», verá un aumento de rendimiento instantáneo.

Para hacerlo, inicie la aplicación Panel de control, luego seleccione Hardware y sonido > Opciones de energía. Por lo general, verá dos opciones: «Equilibrado (recomendado)» y «Ahorro de energía«. (Dependiendo de la marca y el modelo, también pueden aparecerle otros planes, incluyendo algunos del fabricante). Para ver la configuración de «Alto rendimiento«, haga clic en la flecha hacia abajo en «Mostrar planes adicionales«.

Cambie la configuración de energía en el Panel de control para aumentar el rendimiento de su PC.

Para cambiar la configuración de energía, simplemente elija la que desee y luego salga del Panel de control. La opción de «Alto rendimiento» le brinda el mayor empuje, pero utiliza la mayor cantidad de potencia; «Equilibrado» encuentra un balance entre el uso de energía y un buen rendimiento; y «Ahorro de energía» hace todo lo posible para lograr la mayor duración posible de la batería. No existe razón para que los usuarios de computadoras de escritorio elijan la opción «Ahorro de energía», e incluso los usuarios de laptops deben considerar la opción «Equilibrado» cuando se desconecta el cargador, y «Alto rendimiento» cuando se conecta a una fuente de alimentación.

2- Deshabilite los programas que se ejecutan al inicio
Una de las razones por las que su PC con Windows 10 puede parecer lenta es porque tiene demasiados programas ejecutándose en segundo plano; programas que rara vez o nunca usa. Deje de ejecutarlos y su PC funcionará sin problemas.

Comience por iniciar el Administrador de tareas: presione Ctrl-Shift-Esc, haga clic con el botón derecho en la esquina inferior derecha de su pantalla y seleccione Administrador de tareas, o escriba administrador de tareas en el cuadro de búsqueda de Windows 10 y presione Enter. Si el Administrador de tareas se inicia como una aplicación compacta sin pestañas, haga clic en «Más detalles» en la parte inferior de la pantalla. El Administrador de tareas aparecerá con pestañas completas. Hay muchas cosas que puede hacer, pero nos centraremos solo en ponerles el pare a los programas innecesarios que se ejecutan al iniciar Windows 10.

Haga clic en la pestaña Inicio. Verá una lista de los programas y servicios que se ejecutan cuando inicia Windows. En la lista se incluyen el nombre de cada programa, su editor, si está habilitado para ejecutarse en el inicio y su «Impacto de inicio», que se refiere a cuánto es que el programa ralentiza Windows 10 cuando se inicia el sistema.

Para evitar que un programa o servicio se ejecute al inicio, haga clic con el botón derecho y seleccione «Deshabilitar«. Esto no deshabilita el programa por completo; solo evita que se ejecute al inicio, lo que significa que siempre puede abrir la aplicación después del inicio. Además, si luego desea revertir su decisión, puede regresar a esta área del Administrador de tareas, hacer clic con el botón derecho sobre el programa y seleccionar «Habilitar«.


Puede usar el Administrador de tareas para obtener información sobre los programas que se ejecutan al inicio y deshabilitar los que no necesita.

Muchos de los programas y servicios que se ejecutan al inicio pueden serle familiares, como OneDrive o Evernote Clipper. Pero es posible que no reconozca gran parte. (Cualquiera que sepa de inmediato qué es «bzbui.exe», que levante la mano. No vale buscarlo en Google primero).

El Administrador de tareas le ayuda a obtener información sobre programas desconocidos. Haga clic derecho sobre un elemento y seleccione «Propiedades» para conseguir más información, incluyendo su ubicación en el disco duro, si tiene una firma digital y otros datos como el número de versión, el tamaño del archivo y la última vez que fue modificado.

También puede hacer clic derecho sobre el elemento y seleccionar «Abrir ubicación del archivo«. Se abrirá el Explorador de archivos en la carpeta donde se encuentra el archivo, cosa que puede darle otra pista sobre el propósito del programa.

Finalmente, y lo más útil, puede seleccionar «Buscar en línea» después de hacer clic derecho. Se abrirá Bing con enlaces a sitios con información sobre el programa o servicio.

Si alguna de las aplicaciones de la lista lo ponen nervioso, puede ir a un sitio administrado por Reason Software llamado ¿Should I Block It? y buscar el nombre del archivo. Por lo general, encontrará información muy sólida sobre el programa o servicio.

Una vez seleccionados todos los programas que desea deshabilitar al inicio, la próxima vez que reinicie su computadora, el sistema estará mucho menos preocupado por los programas innecesarios.

3- Desactive los consejos y trucos de Windows
A medida que usa su computadora con Windows 10, Windows vigila lo que hace y le ofrece consejos sobre las cosas que puede realizar con el sistema operativo. En mi experiencia, rara vez he encontrado útiles estos «consejos». Tampoco me gustan las implicancias de privacidad, con Windows constantemente mirando por encima de mi hombro.

Que Windows mire lo que uno hace y ofrezca consejos también puede hacer que su PC funcione más lentamente. Así que, si desea acelerar los procesos, dígale a Windows que deje de darle consejos. Para hacerlo, haga clic en el botón Inicio, seleccione el icono de Configuración y luego vaya a Sistema > Notificaciones y acciones. Desplácese hasta la sección Notificaciones y desactive la casilla marcada «Obtener sugerencias, consejos y trucos a medida que usa Windows«.

Desactivar las sugerencias de Windows debería ayudar a que todo funcione mejor (y devolverle un poco de privacidad).

Eso hará la diferencia.

4- Evite que OneDrive se sincronice
OneDrive, el almacenamiento de archivos basado en la nube de Microsoft, integrado en Windows 10, mantiene los archivos sincronizados y actualizados en todas sus PCs. También es una herramienta útil para copias de seguridad, pues si su PC o disco duro muere, sus archivos se conservan intactos, esperando ser restaurados.

Así es como se desactiva temporalmente la sincronización de OneDrive para ver si eso aumenta el rendimiento del sistema.

Esto es posible mediante la sincronización constante de archivos entre su PC y el almacenamiento en la nube -algo que también puede ralentizar su PC. Es por eso que una forma de acelerar su computadora es detener la sincronización. Sin embargo, antes de desactivarla permanentemente, es recomendable verificar si realmente ralentiza su PC.

Para hacerlo, haga clic derecho en el ícono de OneDrive (que se ve como una nube) en el área de notificación al lado derecho de la barra de tareas, luego haga clic en el botón Más en la parte inferior de la ventana. En la pantalla emergente que aparece, haga clic en «Pausar sincronización» y seleccione dos horas, ocho horas o 24 horas, dependiendo de cuánto tiempo desea que se detenga. Durante ese tiempo, calcule si experimenta un aumento notable de la velocidad.

Si es así, y decide que realmente desea desactivar la sincronización, haga clic con el botón derecho en el ícono de OneDrive y, en la ventana emergente, seleccione Configuración > Cuenta. Seleccione «Desvincular este equipo» y luego, en la pantalla que aparece, haga clic en «Desvincular cuenta«. Aún podrá guardar sus archivos en su carpeta local de OneDrive, pero no se sincronizará con la nube.

Si encuentra que OneDrive ralentiza su PC, pero prefiere seguir usándolo, puede intentar solucionar los problemas de OneDrive. Para obtener información sobre cómo hacerlo, consulte la página «Solucionar problemas de sincronización de OneDrive» de Microsoft.

5- Desactive la indexación de búsquedas
Windows 10 indexa su disco duro en segundo plano, permitiéndole, en teoría, buscar cosas en su PC más rápidamente. Pero es posible que las computadoras más lentas que usan indexación sufran un impacto en el rendimiento, pudiendo aumentar su velocidad si desactivan la indexación. Incluso si tiene un disco SSD, desactivar la indexación puede mejorar la velocidad, ya que la escritura constante en el disco puede ralentizar los SSDs.

Para obtener el máximo beneficio en Windows 10, debe desactivar la indexación por completo. Para hacerlo, escriba services.msc en el cuadro de búsqueda de Windows 10 y presione Enter. Aparece la aplicación Servicios. Desplácese hacia abajo hasta encontrar Servicio de indexación o Windows Search en la lista de servicios. Hágale doble clic y, en la pantalla que aparece, seleccione Detener. Luego reinicie su máquina. Puede que sus búsquedas sean un poco más lentas, aunque es posible que no note la diferencia. Más allá de eso, debería obtener un aumento general del rendimiento.

Así es como se desactiva la indexación de Windows 10.

Si lo desea, puede desactivar la indexación solo para archivos en ciertas ubicaciones. Para hacerlo, escriba index en el cuadro de búsqueda de Windows 10 y haga clic en el resultado Opciones de indización que aparece. Aparece la página Opciones de indización del Panel de control. Haga clic en el botón Modificar, y verá una lista de ubicaciones que están siendo indexadas, como Microsoft Outlook, sus archivos personales, etc. Desmarque la casilla junto a la ubicación que elija y ya no se indexará.

6- Limpie su disco duro
Si tiene un disco duro repleto de archivos que no necesita, podría estar ralentizando su PC. Limpiarlo puede darle un impulso de velocidad. Windows 10 tiene una herramienta incorporada sorprendentemente útil para hacer esto llamada Sensor de almacenamiento. Vaya a Configuración > Sistema > Almacenamiento y en la parte superior de la pantalla, mueva la palanca de apagado a encendido. Al hacer esto, Windows monitorea constantemente su PC y elimina los archivos innecesarios y antiguos: archivos temporales, archivos en la carpeta Descargas que no se han cambiado en un mes y archivos antiguos de la Papelera de reciclaje.

Puede personalizar cómo funciona el Sensor de almacenamiento y usarlo para liberar aún más espacio del que normalmente liberaría. Debajo de Almacenamiento, haga clic en «Configurar el sensor de almacenamiento o ejecutarlo ahora«. Desde la pantalla que aparece, puede cambiar la frecuencia con la que el sensor de almacenamiento elimina archivos (todos los días, cada semana, cada mes o cuando poco espacio en el disco disponible).

También puede configurar el sensor de almacenamiento para que elimine archivos de la carpeta de descargas dependiendo de cuánto tiempo hayan estado allí, y puede establecer cuánto tiempo esperar para eliminar archivos de la Papelera de reciclaje automáticamente. También puede hacer que el sensor de almacenamiento pase archivos de su PC al almacenamiento en la nube OneDrive de Microsoft si no se abren durante un cierto período de tiempo (todos los días, 14 días, 30 días o 60 días).


Así es como se personaliza la forma en que funciona el Sensor de Almacenamiento, y se configura para que elimine las versiones antiguas de Windows.

También puede eliminar versiones antiguas de Windows que podrían estar acaparando espacio. En la parte inferior de la pantalla, marque la casilla junto a «Eliminar versiones anteriores de Windows«. El Sensor de almacenamiento eliminará las versiones anteriores de Windows diez días después de haber instalado una actualización. Tenga en cuenta que, si hace esto, no podrá volver a la versión anterior de Windows.

7- Limpie su Registro
Bajo el capó de Windows, el Registro rastrea y controla casi todo respecto a cómo funciona y se ve Windows. Eso incluye información sobre dónde se almacenan sus programas, qué archivos DLL usan y comparten, qué tipos de archivos deben abrirse por qué programa y casi todo lo demás.

Pero el Registro es algo muy desordenado. Cuando desinstala un programa, por ejemplo, la configuración de este no siempre es limpiada del Registro. Entonces, con el tiempo, es posible que se llene con innumerables configuraciones obsoletas de todo tipo. Y eso puede conducir a la desaceleración del sistema.

Ni siquiera piense en tratar de limpiarlo todo usted mismo. Es imposible. Para hacerlo, necesita un limpiador del registro. Hay muchos disponibles, algunos gratuitos y otros pagados. Pero realmente no hay necesidad de comprar uno, porque Auslogics Registry Cleaner es gratuito y hace un trabajo sólido.

Antes de usar Auslogics o cualquier otro limpiador de registro, debe hacer una copia de seguridad de su registro para poder restaurarlo si algo sale mal. (Auslogics Registry Cleaner también hace esto, pero no está de más tener dos copias de seguridad). Para hacer su propia copia de seguridad del Registro, escriba regedit.ext en el cuadro de búsqueda, luego presione Enter. Eso ejecuta el Editor del Registro. En el menú Archivo, seleccione Exportar. Desde la pantalla que aparece, asegúrese de elegir la opción «Todo» en la sección Intervalo de exportación en la parte inferior de la pantalla. Luego, elija una ubicación y un nombre de archivo y haga clic en Guardar. Para restaurar el Registro, abra el Editor del Registro, seleccione Importar en el menú Archivo, luego abra el archivo que guardó.

Ahora descargue, instale y ejecute Auslogics Registry Cleaner. En el lado izquierdo de la pantalla, puede seleccionar los tipos de problemas del Registro que desea solucionar, por ejemplo, Asociaciones de archivos, Internet o Fuentes. Yo generalmente selecciono todas las opciones.

Auslogics Registry Cleaner busca y corrige problemas en el Registro de Windows.

Luego, haga que escanee el Registro en busca de problemas. Para hacerlo, haga clic en «Escanear ahora» y, en el menú desplegable que aparece, seleccione Escanear. Eso le permite examinar los problemas de registro que encuentre antes de solucionarlos. Si en su lugar elige «Escanear y reparar«, el programa hará las correcciones sin que usted las revise.

Entonces, primero escanea su registro en busca de errores, y luego le muestra lo que encontró. Clasifica los errores según su gravedad para ayudarlo a decidir qué solucionar. Haga clic en Solucionar cuando haya tomado una decisión, y asegúrese de que la opción «Respaldar los cambios» esté marcada, para que pueda restaurar el Registro fácilmente si algo sale mal.

El cuadro de diálogo Opciones de rendimiento le permite desactivar los efectos que podrían estar ralentizando Windows 10.

8- Desactive las sombras, animaciones y efectos visuales
Windows 10 tiene algunos efectos visuales agradables: sombras, animaciones y efectos visuales. En las computadoras más nuevas y rápidas, estos no suelen afectar el rendimiento del sistema. Pero en las PCs más lentas y antiguas, el rendimiento puede sufrir un impacto.

Es fácil apagarlos. En el cuadro de búsqueda de Windows 10, escriba sysdm.cpl y presione Enter. Se inicia el cuadro de diálogo Propiedades del sistema. Haga clic en la pestaña Opciones avanzadas y seleccione Configuración dentro de la sección Rendimiento. Esto abre el cuadro de diálogo Opciones de rendimiento. Verá una lista variada de animaciones y efectos especiales.

Si tiene tiempo libre y le gusta hacer retoques, puede activar y desactivar opciones individuales. Es probable que estas sean las animaciones y los efectos especiales que quiera desactivar, ya que tienen el mayor efecto en el rendimiento del sistema:

  • Animar los controles y elementos dentro de las ventanas
  • Animar las ventanas al minimizar y maximizar
  • Animaciones en la barra de tareas
  • Atenuar o deslizar los menús en la vista
  • Atenuar o deslizar la información sobre herramientas en la vista
  • Atenuar los elementos después de hacer clic
  • Mostrar sombras bajo las ventanas

Sin embargo, probablemente sea mucho más fácil seleccionar «Ajustar para obtener el mejor rendimiento» en la parte superior de la pantalla y luego hacer clic en Aceptar. Windows 10 desactivará los efectos que ralentizan su sistema.

  1. Desactive la transparencia
    Además de desactivar las sombras, animaciones y efectos visuales, también debe deshabilitar los efectos de transparencia que usa Windows 10 para el menú Inicio, la Barra de tareas y el Centro de actividades. A Windows le cuesta una cantidad sorprendente de trabajo crear estos efectos de transparencia, y desactivarlos puede marcar la diferencia en el rendimiento del sistema.

Para seguir este consejo, vaya a Configuración, elija Personalización > Colores, desplácese hacia abajo hasta «Efectos de transparencia» y mueva el control deslizante a Desactivado.

Desactivar los efectos de transparencia de Windows 10 puede ayudar a acelerar el rendimiento.

10- Active el mantenimiento automático de Windows
Todos los días, detrás de escena, Windows 10 realiza tareas de mantenimiento en su PC, como el escaneo de seguridad y la realización de diagnósticos del sistema para asegurarse de que todo esté funcionando bien -y soluciona automáticamente los problemas que encuentra. Eso asegura que su PC funcione al máximo rendimiento. De manera predeterminada, este mantenimiento automático se ejecuta todos los días a las 2:00 a.m., siempre que su dispositivo esté conectado a una fuente de alimentación y esté suspendido.

Sin embargo, existe la posibilidad de que la función se haya apagado accidentalmente o que no haya conectado su PC durante un tiempo, por lo que no se ha realizado el mantenimiento. Puede asegurarse de que esté encendido y se ejecute todos los días, o realizarlo manualmente si lo desea.

Ejecute la aplicación Panel de control y seleccione Sistema y seguridad > Seguridad y mantenimiento. En la sección Mantenimiento, en Mantenimiento automático, haga clic en «Iniciar mantenimiento» si desea que se ejecute ahora. Para asegurarse de que se ejecuta todos los días, haga clic en «Cambiar la configuración de mantenimiento» y, en la pantalla que aparece, seleccione la hora a la que desea que se ejecute el mantenimiento y marque la casilla junto a «Permitir que el mantenimiento programado reactive el equipo a la hora programada«. Luego seleccione Aceptar.

Puede designar una hora cada día para que Windows ejecute sus tareas de mantenimiento.

11- Elimine el bloatware
A veces, el factor que más ralentiza su computadora no es Windows 10 en sí mismo, sino bloatware o adware que consume recursos de la CPU y del sistema. El adware y bloatware son particularmente insidiosos porque pueden haber sido instalados por el fabricante de su computadora. Le sorprendería la rapidez con la que puede ejecutarse su PC con Windows 10 si se deshace de ellos.

Primero, ejecute un análisis del sistema para encontrar adware y malware. Si ya instaló un paquete de seguridad como Norton Security o McAfee LiveSafe, puede usarlo. También puede usar la aplicación antimalware integrada de Windows 10: simplemente escriba Windows Defender en el cuadro de búsqueda, presione Enter y luego haga clic en Escanear ahora. Windows Defender buscará malware y eliminará todo lo que encuentre.

Sin embargo, es una buena idea obtener una segunda opinión, así que considere una herramienta gratuita como Malwarebytes Anti-Malware. La versión gratuita busca malware y elimina lo que encuentra; la versión pagada ofrece protección permanente para detener las infecciones en primer lugar.

Malwarebytes Anti-Malware es una aplicación útil que busca y soluciona problemas en PCs con Windows 10.

Ahora puede verificar si hay bloatware y deshacerse de él. Muchos programas gratuitos harán el trabajo por usted; la mejor opción es ejecutar varios, porque ninguno va a encontrar todo el bloatware que hay en su PC. Algunas buenas opciones son el PC Decrapifier, Should I Remove It? y SlimComputer.

12- Desfragmente su disco duro
Cuanto más use su disco duro, más se puede fragmentar, lo que resulta en una ralentización de su PC. Cuando un disco se fragmenta, almacena archivos por todas partes, y Windows tarda un tiempo en reunirlos antes de ejecutarlos.

Sin embargo, Windows 10 tiene un desfragmentador incorporado que puede usar para desfragmentar su disco duro. Incluso puede decirle que se ejecute automáticamente para que permanezca desfragmentado constantemente.

Para hacerlo, escriba desfrag en el cuadro de búsqueda y presione Enter. Desde la pantalla que aparece, seleccione la unidad que desea desfragmentar. Haga clic en el botón Optimizar para desfragmentarlo. Seleccione varios discos manteniendo presionada la tecla Ctrl y haciendo clic en los que desee desfragmentar.

Si desea que su disco o discos se desfragmenten automáticamente, haga clic en el botón Cambiar configuración, luego marque la casilla junto a «Ejecución programada«. Ahora seleccione la frecuencia con la que desea desfragmentar los discos haciendo clic en el menú desplegable junto a Frecuencia y seleccionando diaria, semanal o mensualmente. (Semanalmente será la mejor opción). Desde esta pantalla también puede elegir múltiples unidades para desfragmentar.

Puede configurar el desfragmentador de unidades incorporado en Windows 10 para que se ejecute automáticamente en base a un horario.

13- Apague y reinicie Windows
Esta es una de las armas no muy secretas de TI para solucionar problemas y acelerar una PC: apagarla y reiniciarla. Al hacerlo, se elimina el uso excesivo de RAM que, de lo contrario, no se puede parar. También elimina los procesos que podría haber puesto en marcha y que ya no son necesarios, pero que continúan ejecutándose y ralentizan su sistema. Si su PC con Windows 10 se ha vuelto lenta con el tiempo sin razón aparente, es posible que se sorprenda al hacer esto y darse cuenta de que a máquina corre más rápido.

Pruebe algunos de estos trucos y experimentará una PC con Windows 10 más rápida, y, además, será menos probable que presente problemas de fiabilidad.

Preston Gralla, Computerworld.com