TikTok Global, a la espera de la última pieza del puzzle

0
16

Este domingo finaliza el plazo dado por el Departamento de Comercio de EEUU a Bytedance para formalizar un acuerdo mediante el cual pueda operar en territorio norteamericano.

La luz al final del túnel en la trama de TikTok en Estados Unidos ya se vislumbra, pues el próximo 27 de septiembre culmina el plazo ofrecido por el Departamento de Comercio estadounidense. Eso sí, para lograr salir airosos del fin de semana, Bytedance, matriz de la aplicación de vídeo, necesita que el Gobierno chino acepte el acuerdo presentado con Oracle y Walmart, según el cual, se crearía una nueva compañía, TikTok Global, la cual tendría sede independiente en Estados Unidos.

Para poder culminar el acuerdo, es necesario aclarar ciertos términos que siguen siendo un tanto opacos, con especial atención a quien tendrá el control total de la nueva empresa ‘TikTok Global’ ya que mientras desde Bytedance aseguran que serán ellos quien tendrán un 80% de propiedad, Oracle y Walmart han afirmado que la propiedad será mayoritariamente estadounidense.

El Ministerio de Comercio de China ha confirmado haber recibido la solicitud de Bytedance para finalizar el acuerdo

En Pekín ya han mostrado su preocupación sobre quien tendrá la potestad en la tecnología de la red social y de momento ha impedido que los algoritmos propios de Bytedance formen parte del acuerdo. Según el acuerdo, parece que el código fuente de la aplicación permanecerá en China pero se le permitirá el acceso al mismo a Oracle.

De momento, el Ministerio de Comercio de China ha confirmado haber recibido la solicitud de Bytedance para finalizar el acuerdo, aunque aún no se ha pronunciado a favor o en contra. Si lo han hecho sin embargo medios oficiales afines al Gobierno chino, quienes han considerado que el acuerdo es injusto.

Como explica Alberto Bellé, analista de IDG Reseach, se trata de una operación que no ha sido iniciada desde el negocio, ni tampoco desde la política, sino desde la geopolítica. Es decir, entra dentro del marco de la tensión entre Estados Unidos y China. Por tanto, no puede tratarse con criterios estrictamente de negocio.

IDG.es