COVID-19 acelera un nuevo estilo de vida laboral

0
13

La aparición del coronavirus y el consecuente confinamiento de la población ha dado lugar a una explosión del trabajo en remoto y flexible. Todo indica que ha venido para quedarse, tal y como lo muestran los datos del estudio ‘Workforce of the future’ de Cisco.

La aparición repentina del coronavirus, paralizando el mundo y alterando todo a su paso, ha dado lugar en pocos meses a lo que podría denominarse otra forma de vida, desconocida para la mayoría de las personas.

De la noche a la mañana, empresas y trabajadores se vieron forzados a continuar sus labores de forma remota, algo que en España y en muchos otros países, aún no estaba muy extendido. Ahora, siete meses después no sólo nos hemos acostumbrado, sino que son pocos aquellos que quieren volver a su rutina laboral anterior a la pandemia. No obstante, para mantener este ritmo de forma fiable y segura, hay algo en lo que coinciden trabajadores y empresas y es una mejora de las habilidades tecnológicas, así como mejores equipos. Estas son las conclusiones, grosso modo, del estudio que acaba de elaborar Cisco, ‘Workforce of the Future’, cuyos principales resultados ha adelantado a ComputerWorld.

Nueve de cada diez trabajadores quieren tener al menos la posibilidad de elegir entre teletrabajo y presencial, demandando así más flexibilidad.

Como detalla el estudio, antes del estallido de la COVID-19, solo el 4% de los trabajadores ejercían su labor de forma remota. Ahora, nueve de cada diez quieren tener al menos la posibilidad de elegir entre teletrabajo y presencial, demandando así más flexibilidad. Esto ocurre debido a que un importante porcentaje, un 64%, afirma haber ganado autonomía en su día a día, al tiempo que se ha demostrado que no es necesario el trabajo presencial para poder colaborar con normalidad. A nivel europeo, el porcentaje de quienes demandan mayor autonomía y flexibilidad, es aún mayor y alcanza un 87% de los trabajadores. Además, al contrario de lo que mucha gente pudiera pensar antes de la pandemia, el teletrabajo no disminuye la productividad. Ahora, tras varios meses con este formato, un 89% de los trabajadores considera que la productividad se mantuvo, e incluso aumentó durante el confinamiento gracias al trabajo en remoto.

¿Qué aporta el teletrabajo?
Lo más destacado en este aspecto es la mejora en el bienestar. Los trabajadores españoles, como explica Andreu Vilamitjana, director general de Cisco España, han podido mejorar su calidad de vida. «La omisión de los desplazamientos diarios, se ha visto reflejada en una mejora de la vida personal, así como de la salud física y mental. El 64% de los encuestados consideran que han tenido la oportunidad de gestionar mejor su salud, e incluso un 49% ha incorporado más ejercicio físico en sus rutinas diarias».

Necesidades tecnológicas
Cabe destacar también que para poder rendir de forma remota son necesarias herramientas y habilidades que aún se pueden mejorar. Según el estudio, una de las demandas más importantes es la necesidad de que las empresas proporcionen las herramientas para trabajar desde casa, un punto donde coinciden un 85% de los trabajadores encuestados. Además ocho de cada diez empleados demanda una mayor capacitación en aspectos y habilidades digitales para poder seguir rindiendo al ritmo adecuado.

Hoy, la mayoría de las reuniones y encuentros presenciales, se han visto suplantadas por videoconferencias, un elemento con el que está conforme un 56% de los entrevistados.

IDG.es