Las ventas de soluciones de seguridad para puntos finales y redes crecen impulsadas por el COVID-19

0
14

La actualización de las redes para asegurar que sus empleados pueden trabajar desde casa de forma segura sigue siendo primordial para las empresas.

La consultora Context refleja en uno de sus últimos estudios el buen comportamiento de las ventas de productos de seguridad empresarial para puntos finales y redes. Una explicación, según dicha consultora, sería que las empresas continúan actualizando sus terminales y redes para asegurarse de que los empleados puedan trabajar de forma segura desde casa.

En lo que respecta a los mercados, son Francia y el Reino Unido sus principales impulsores, y asimismo ambos países mantuvieron la senda del crecimiento significativo durante julio y a principios de agosto. Tanto en aquellos dos como el resto de los países analizados por la consultora el el crecimiento es significativo desde principios de julio, cuando se hizo evidente para las empresas que la fuerza de trabajo se quedaría en casa durante un período de tiempo más largo.

De hecho, las ventas de plataformas tradicionales de protección de puntos terminales (por ejemplo, las suites de seguridad para Internet que incluyen antivirus, antimalware y otras características) siguen creciendo de manera significativa, pero de las soluciones de detección y respuesta en puntos finales —que tienen capacidades más avanzadas y son capaces de detectar y responder a amenazas de ciberseguridad menos tradicionales— también están aumentando.

«Con los empleados trabajando fuera de la oficina durante la crisis de COVID, los retos de seguridad han aumentado enormemente», reconoce Gurvan Meyer, analista de Empresas de Context. En su opinión, «las empresas pueden actuar protegiendo los puntos finales, y el aumento de las ventas de productos de seguridad demuestra que están haciendo precisamente eso. Sin embargo, el comportamiento de los trabajadores a domicilio plantea nuevos retos: por ejemplo, la mezcla de tareas personales y profesionales en un ordenador corporativo aumenta los riesgos de los correos electrónicos fraudulentos. La propiedad y la responsabilidad de la seguridad han empezado a pasar de la habitual burbuja corporativa al individuo. Con las empresas que hablan de aumentar permanentemente el número de empleados que trabajan desde casa, los retos asociados crearán nuevas oportunidades para los proveedores de seguridad».

IDG.es