El cambio del cobre a la fibra beneficia tanto a la economía como a la sociedad

Mientras algunos países aún no han anunciado planes concretos, en otros su avance está siendo lento.

0
22

El Consejo Europeo de FTTH ha publicado hoy un seguimiento de su estudio sobre el llamado “apagado del cobre” preparado por WIK. Un informe que destaca cómo esta cuestión está siendo abordada de distinta manera según los países.

Así, Estonia y Suecia son los países más activos —el primero es el que más ha progresado de los diez países europeos analizados para aquel estudio—. En el caso de Estonia, ya cuenta con hasta un 80% de las bolsas de cobre desconectadas en 2020; mientras que Suecia también ha hecho progresos significativos en materia de migración.

Asimismo, se han puesto en marcha planes concretos para cerrar el cobre en Francia y los Países Bajos, y actualmente se están llevando a cabo discusiones en el Reino Unido. A la par, y a pesar de los altos niveles de penetración de FTTH/B, el ritmo de apagado del cobre ha sido lento en España y Portugal; y países como Alemania y Polonia aún no han anunciado un plan concreto. Sin embargo, es probable que la finalización del apagado de la RTPC2 en Alemania facilite la migración cuando la fibra esté extendida, creen los encargados de elaborar el mencionado estudio.

Un estudio que se basa en los resultados del informe del año pasado, con cuestionarios adicionales y entrevistas a determinadas partes interesadas. Además, pone de relieve los beneficios del apagado del cobre para el medio ambiente, la sociedad, los consumidores, los inversores y los operadores, así como las posibles repercusiones para los encargados de formular políticas y los organismos reguladores, y llama la atención sobre los retos y las posibles soluciones que facilitarán la transición a las infraestructuras de fibra en toda Europa.

De hecho, las investigaciones han demostrado que el apagado del cobre y la transición a la fibra permiten obtener importantes beneficios ambientales, sociales y económicos, tales como reducción de las emisiones de CO2 y mayor eficiencia energética, dado que las redes de fibra emiten un 88% menos de emisiones de gases de efecto invernadero por Gigabit en comparación con las tecnologías heredadas; un impulso económico, pues el pleno despliegue de la FTTP puede repercutir positivamente en la tasa de empleo (en Canadá, el 2,9%) y aumentar el número de empresas de nueva creación (el 5% en Francia); fiabilidad, debido a que la fibra es un 70-80% más fiable que el cobre, lo que reduce considerablemente los gastos operacionales como el mantenimiento y la reparación de averías; beneficios para los consumidores. En una encuesta representativa de los consumidores del mercado sueco, se encontró que más clientes de FTTH estaban contentos con su servicio en comparación con los clientes de DSL (82% frente a 50%). Además, el 87% de los usuarios de FTTH destacaron la gran amplitud de banda como un beneficio de los servicios basados en FTTH, el 62% la mayor gama de servicios disponibles y el 51% una mejor relación calidad-precio; y un mejor trato para los inversores. No en vano, la evidencia de los Países Bajos y Portugal sugiere que la claridad en el apagado del cobre puede mejorar el argumento comercial para la fibra.

Nuevos desafíos clave
A pesar de los numerosos beneficios de la fibra, los progresos hacia el apagado del cobre en Europa siguen siendo fragmentarios. La renuencia de los antiguos operadores establecidos a invertir en redes de acceso de fibra ha sido una limitación fundamental en algunos casos, mientras que las dificultades para persuadir a los clientes y a los solicitantes de acceso a migrar han obstaculizado el progreso en otros. Los factores reglamentarios, incluidos los largos períodos de preaviso para que los operadores de redes heredadas desconecten el cobre y los requisitos de venta al por mayor conexos para el cierre de las centrales de cobre, pueden haber contribuido aún más a las demoras y la complejidad en algunos países que, por lo demás, están preparados para hacer la transición.

«Estos factores reglamentarios y de mercado que frenan la migración a la fibra pueden abordarse, y alentaríamos a los estados miembros y a los organismos reguladores a que intensifiquen el apoyo al apagado del cobre y la RTPC y a la migración de los consumidores a la FTTH. Algunos de los pasos clave para el éxito son: fomentar el despliegue de redes de fibra en zonas donde la huella es todavía limitada, considerar formas en que los precios del cobre puedan utilizarse como mecanismo para crear una cobertura de FTTH del 100% y adoptar y establecer un etiquetado o normas sobre normas de publicidad para señalar los beneficios de FTTH frente a otras tecnologías cuando los consumidores estén confundidos o no estén convencidos de los beneficios», ha destacado Vincent Garnier, director general del Consejo de FTTH de Europa.

«El cierre de las redes heredadas y la transición a la fibra tiene el potencial de aportar una importante contribución al logro de los objetivos del Acuerdo Verde y de servir como facilitador de la transformación digital hacia una economía sostenible. La plena fibra es la única infraestructura de red a prueba de futuro, robusta y respetuosa del medio ambiente que permitirá a las nuevas generaciones de tecnologías y servicios innovadores en los años venideros», ha declarado por su parte el Presidente del Consejo Europeo de FTTH, Eric Festraets.

IDG.es