Alphabet cierra el proyecto Loon

0
10

Alphabet Inc, empresa matriz de Google, cierra su negocio de globos de Internet Loon, que pretendía ofrecer una alternativa menos costosa a las torres de telefonía móvil.

El objetivo de dicha compañía era llevar la conectividad a zonas del mundo en las que la construcción de torres de telefonía móvil es demasiado cara. Para ello proponía el uso de globos de la longitud de una pista de tenis para hacer flotar equipos de red alimentados por energía solar por encima de la Tierra. Sin embargo, los operadores de telefonía móvil cuestionaron la viabilidad técnica y política de la tecnología, lo que ha llevado a su fracaso.

«Aunque hemos encontrado una serie de socios dispuestos a afrontar el reto, no hemos hallado una manera de conseguir que los costes sean lo suficientemente bajos como para construir un negocio sostenible a largo plazo», ha admitido el director ejecutivo de Loon, Alastair Westgarth,

Rich DeVaul, uno de los fundadores del proyecto, que ya no forma parte de Alphabet, ha añadido al respecto que el aumento de la demanda de conectividad móvil hizo que las torres fueran rentables en más partes del mundo de lo que él había estimado hace una década, lo que disminuyó la necesidad de Loon.

Westgarth también ha declarado que el legado de Loon incluiría el avance de los globos de helio para que duraran cientos de días en el cielo, y el desarrollo de equipos de comunicaciones que pudieran ofrecer cobertura celular en un área 200 veces mayor que la que puede ofrecer una torre media. Pero uno de los retos era que un operador necesitaría varios globos a la vez, y cada globo costaba decenas de miles de dólares y sólo duraba unos cinco meses.

Loon puso en marcha un proyecto piloto en Kenia en 2020, con años de retraso tras las demoras normativas. La tecnología demostró previamente su éxito en proyectos cortos para proporcionar cobertura celular en Perú y Puerto Rico cuando las torres de telefonía celular fueron derribadas por desastres naturales. La empresa ha propuesto a países y organizaciones internacionales que contraten a Loon para que vuele durante futuras emergencias, pero no ha obtenido mucha aceptación.

IDG.es