Google cortará el acceso de otros navegadores a servicios como Sync

Basados en Chromium

0
17

Google planea revocar el acceso de otros navegadores basados en Chromium a una larga lista de APIs que potencian servicios tan populares como la sincronización de marcadores y ajustes.

«Descubrimos que algunos navegadores de terceros basados en Chromium podían integrar funciones de Google, como Chrome Sync y Click to Call, que solo están pensadas para el uso de Google», escribió Jochen Eisinger, director de ingeniería de Chrome, en una entrada del 15 de enero en un blog de la compañía.

El acceso a lo que Eisinger denominó «nuestras API privadas de Chrome» se bloqueará a partir del 15 de marzo.

Aunque Eisinger mencionó solo dos APIs por su nombre -Google Sync y Click to Call- como afectadas por la nueva regla, un enlace que ofreció llevó a una página que enumera 20 APIs, incluyendo aquellas para llamar a servicios como Google Translate y Safe Browsing. Este último advierte a los usuarios cuando intentan dirigirse a sitios web potencialmente peligrosos.

Es posible que algunas o todas esas API queden fuera de servicio a mediados de marzo.

«Muchas de las API de Google utilizadas por el código de Chromium son específicas de Google Chrome y no están pensadas para su uso en productos derivados», decía esa página.

Eisinger no especificó qué APIs estarían fuera de los límites para todos los navegadores que no fueran de Google construidos sobre Chromium, ni qué navegadores habían integrado indebidamente los servicios de Google en su producto final.

Es casi seguro que Edge, el navegador basado en Chromium desarrollado y mantenido por Microsoft desde hace un año -y el que tiene la mayor cuota de mercado en ausencia de Chrome- no estaba entre ese grupo. Microsoft no solo se empeñó en decir a los usuarios que estaba eliminando los servicios de Google de Chromium y sustituyéndolos por sus propias alternativas, sino que podía recrear esos servicios que no tenía ya mucho más fácilmente que los fabricantes de navegadores más pequeños.

Varios navegadores están, como Edge, basados en Chromium y pueden haber atraído la ira de Google, entre ellos Brave, Opera, Epic y Vivaldi.

No está claro qué ha llevado a Google a lanzar el libro de las APIs a sus pequeños rivales, que en conjunto no suponen más que un error de redondeo en la actual cuota más que dominante de Chrome. El hecho de que otros puedan crear navegadores sobre Chromium siempre formó parte del acuerdo, ya que Google decidió originalmente tomar la vía del código abierto para el proyecto.

Sin embargo, secuestrar los propios servicios de Google era un préstamo demasiado grande.

Gregg Keizer Computerworld.com/CIOPeru.pe