Siete consejos para modernizar la gestión de datos

Los datos son el alma de una empresa. Por eso deben gestionarse, controlarse y protegerse como un recurso valioso mediante las mejores estrategias de gestión de datos.

0
28

Los datos son el activo más valioso y duradero de una empresa porque sirven de base tanto para la estrategia como para la transformación digital. Sin embargo, mantener un fuerte control sobre cantidades de datos en rápido crecimiento repartidos entre nubes públicas y privadas, así como en entornos locales, requiere un nuevo enfoque de la gestión de datos.

La modernización de la gestión de datos para estar a la altura de las crecientes necesidades de las aplicaciones y la seguridad no sólo es importante, sino que es esencial. Gestionar los datos de forma segura y eficaz requiere elegir una estrategia y métodos fiables para acceder, integrar, limpiar, gobernar, almacenar y preparar los datos. Los siguientes siete consejos pueden ayudar a que este difícil proceso sea más fácil y rápido.

1. Actualice su actual estrategia de gestión de datos
«Comience la modernización desarrollando una sólida comprensión de las estrategias, necesidades y objetivos de análisis de datos de la empresa», sugiere Yan Huang, profesor de la Tepper School of Business de la Universidad Carnegie Mellon. «A continuación, diseñe una arquitectura de gestión de datos que pueda integrar las herramientas y sistemas de gestión de datos actuales, aprovechar los modelos y métodos de vanguardia, alcanzar el objetivo de la empresa y adaptarse a sus necesidades futuras.»

Huang señala que una arquitectura sólida permitirá abordar la modernización de la gestión de datos de forma sistemática e integrada, evitando tanto los problemas de compatibilidad como los silos de datos.

«El proceso de rediseño de la arquitectura de gestión de datos requiere una cuidadosa evaluación de los objetivos empresariales de la analítica de datos y la identificación de áreas de mejora y nuevas oportunidades», explica. «Una arquitectura de gestión de datos moderna y bien diseñada garantiza que los sistemas de gestión de datos funcionen con eficacia y eficiencia, puedan aportar valor de forma constante y sean lo suficientemente flexibles para incorporar mejoras y nuevas capacidades.»

2. Inventario y mapa de todos los activos de datos
Antes de seguir adelante, vuelve a lo básico. «Si no puedes determinar dónde están tus activos de datos y qué los protege, no podrás responder si el acceso está debidamente restringido o ampliamente abierto a Internet», advierte Mike Lloyd, CTO del desarrollador de tecnología de ciberseguridad RedSeal.

Peter Mottram, director general de la consultora Protiviti, está de acuerdo. «Entender lo que entra en la empresa, lo que se crea y lo que se envía, esa es la base», dice. «Añade a la ecuación dónde queremos estar y cómo las modernas tecnologías de gestión de datos pueden simplificar el modelo operativo de datos/análisis de la empresa».

Mottram señala que la gestión de datos se ha complicado enormemente en los últimos años. «Descomponer la gestión en sus componentes fundamentales y simplificar la definición del problema es la mejor manera de iniciar una transformación significativa», afirma.

Una estrategia moderna de gestión de datos debe incluir también una estrategia de nube híbrida. «Tener un inventario claro en todos los entornos es un gran comienzo», aconseja Mottram. «Tras ello, la aplicación de principios y controles puede ayudar a las empresas a gestionar sus datos en todos los entornos».

3. Objetivo: democratizar los datos
Hace apenas unos años, las empresas tenían una razón principal para modernizar sus ecosistemas de gestión de datos: gestionar volúmenes de datos en rápido crecimiento.

«Hoy en día, la nueva necesidad es la capacidad de ‘democratizar’ los datos, proporcionando los datos adecuados a las personas adecuadas en el momento adecuado», señala Luc Ducrocq, responsable de gestión de datos en Capgemini Norteamérica.

La democratización de los datos ofrece a las empresas la posibilidad de implantar análisis de autoservicio, potenciar los equipos de ingeniería y ciencia de datos, crear intercambios de datos y áreas de colaboración con los socios comerciales, y llevar a cabo otras iniciativas maduras de gestión de datos.

«Al democratizar los datos, las empresas también pueden ganar una confianza real en los datos, lo que proporciona una mayor libertad para centrarse en el valor empresarial y los resultados de transformación», afirma Ducrocq. «Las empresas que no pueden contar con datos de confianza se enfrentan a una lucha continua para encontrar y ofrecer los datos adecuados a los clientes empresariales».

Debe desarrollarse y aplicarse una estrategia de gobernanza para garantizar que los datos se mantengan actualizados y precisos. «Para que los datos se utilicen en toda la empresa, hay que identificarlos, catalogarlos, normalizarlos y clasificarlos», añade Ducrocq.

Una gobernanza sólida también permite a las empresas reducir el tiempo de preparación de los datos, dando a los científicos de datos y otros usuarios expertos la posibilidad de centrar su tiempo en el análisis. «Si las empresas no se toman el tiempo de arreglar sus datos, no tendrán éxito en el nuevo mundo de las nubes y la dependencia cada vez mayor de los datos».

4. Invertir en tecnologías de modernización de datos
Seguir invirtiendo en tecnologías de computación en la nube y de gestión de datos. «Los proyectos de modernización más exitosos se están ejecutando en paralelo con estas herramientas», dice Frank Farrall, jefe de ecosistemas de IA en Deloitte. «Los CIOs deberían empezar por los problemas más fáciles de abordar, como las tecnologías heredadas locales y no utilizadas».

Invertir en tecnologías y procesos de gestión y gobierno de datos es la forma ideal de mantener un control holístico sobre los datos, según Farrall. «Saber de dónde proceden los datos, las definiciones clave y cómo se mueven por los distintos sistemas es una cuestión clave en un entorno heterogéneo», afirma. «A menudo se pasa por alto en los programas de gestión de datos una fuerte apropiación de los procesos y los elementos de datos, con el apoyo de la dirección, pero es un factor clave para gestionar un entorno complejo.»

5. Aproveche las ventajas de la unificación de datos
Las empresas con una estrategia híbrida o multi-nube pueden querer explorar e invertir en plataformas de gestión que puedan unificar los datos.

«Esto puede incluir la combinación de datos de la empresa con fuentes de datos de terceros disponibles a través de proveedores de SaaS y otros vendedores del ecosistema», dice Faisal Alam, jefe de tecnologías emergentes de la consultora EY Americas.

La virtualización ha sido una opción disponible durante algún tiempo, pero sólo recientemente ha madurado hasta el punto de poder ejecutarse a escala con una latencia mínima. «Todos los principales proveedores de nubes tienen capacidades de consulta federada (un subconjunto de la virtualización de datos) que permiten consultar y unificar datos en diferentes nubes», explica Alam.

Los enfoques de la unificación de datos se perfeccionan constantemente, y las consultas federadas son sólo una opción. Alam señala que «también hay otras opciones, como los lagos de datos, los almacenes de funciones y los almacenes de datos modernos».

6. Definir quién es el responsable de los datos
Aclarar la responsabilidad de los datos es un paso clave para reinventar la gobernanza de los datos, dice Steve Bates, consultor de KPMG.

«Las empresas que tienen éxito van más allá de las políticas y los procesos y ponen la responsabilidad de ciertos conocimientos y medidas de calidad en manos de los altos ejecutivos», explica. Bates sugiere que se definan las funciones precisas de responsabilidad sobre los datos de los altos ejecutivos, incluidos los CIO, los CTO y los Chief Data Officers (CDO).

En el mundo empresarial actual, que evoluciona rápidamente, prácticamente todo es digital y está conectado. «Cada dato recogido sobre las transacciones, los clientes y los procesos internos se convierte en un recurso que puede aprovecharse para mejorar el producto o la experiencia del cliente», señala Bates.

El problema crítico al que se enfrentan los responsables de TI es que, aunque los puntos digitales están proliferando, muchos han permanecido atados a sistemas heredados monolíticos. «Tiene que haber una mirada más holística en el desarrollo y la entrega de soluciones modernas que incluyan Agile, DevOps, la nube y muchos otros enfoques», dice. «La entrega moderna es un modelo que puede ayudar a una empresa a ofrecer valor más rápidamente, reducir los errores y crear una cultura de mejora continua y centrada en el cliente, al tiempo que le ayuda a competir en el mercado.»

7. Estar al día de la evolución de los métodos de gestión de datos
La gestión de datos es uno de los problemas más fluidos y desafiantes a los que se enfrentarán los líderes de TI en 2021 y más allá.

«Las estrategias de gestión de datos y su eficacia deben ser supervisadas constantemente», dice Huange. «Hay que hacer una revisión sistemática cada año para identificar los puntos débiles y las oportunidades de mejora».

Huange cree que el enfoque de la gestión de datos debe coincidir con la estrategia general de la empresa. «Por lo tanto, cuando se revisa la estrategia empresarial, también debe revisarse la estrategia de gestión de datos».

Redacción CambioDigital On Line / CWI.it

Artículo anteriorGoogle actualiza Chrome OS con funciones de seguridad
Artículo siguienteInter presenta su oferta TV por Suscripción