6 tendencias de estrategia empresarial en la nube que se impondrán en 2021

Maximizar el valor de la nube híbrida al tiempo que se gestionan los costos de la expansión incontrolada de la estrategia de la nube es la prioridad de los CIO que buscan aumentar los resultados empresariales este año.

0
22

La computación en nube se ha convertido en el modelo preferido para modernizar las carteras de TI, y los directores de informática están convencidos de que la migración de aplicaciones a una combinación de nubes públicas y privadas les ofrece una mayor agilidad empresarial. Y durante una pandemia como la que todavía estamos viviendo, el aumento del consumo de servicios en la nube para aumentar la resistencia de las empresas y la transición a modelos de comercio electrónico ha sido quizás la mejor validación del mercado para el software suministrado a través de Internet.

Sin embargo, siguen existiendo muchos retos para la implantación de entornos de nube híbrida, como la expansión virtual incontrolada que acompaña a las grandes migraciones. Los modelos financieros de los entornos operativos de la nube también presentan desafíos únicos, ya que los líderes de TI han descubierto que una mala gobernanza puede hacer que la ejecución del software en la nube sea más cara que los servicios informáticos locales. Y no olvidemos la dificultad de mantenerse al día con los últimos servicios y arquitecturas de la nube.

Aun así, el beneficio de ejecutar una estrategia en la nube a alto nivel sigue siendo demasiado grande para ser ignorado por la mayoría de los líderes de TI, por lo que vale la pena examinar las principales tendencias que darán forma a las estrategias en la nube en 2021.

La lucha por el valor empresarial es real
En primer lugar, una verdad incómoda: la mayoría de las organizaciones luchan por maximizar el valor de sus inversiones en la nube. Según un estudio de Accenture publicado en noviembre, sólo el 37% de los 750 directivos de empresas y de TI afirman estar obteniendo el valor esperado de sus inversiones en la nube. Además, sólo el 29% confía plenamente en que las iniciativas de migración a la nube de su organización aportarán el valor esperado en el momento previsto.

La incapacidad de alejarse rápidamente de los sistemas heredados y el hecho de centrarse demasiado en la migración de aplicaciones son algunos de los principales obstáculos, afirma Karthik Narain, director global de la unidad Cloud First de Accenture. Piense en una cadena hotelera que opta por trasladar la gestión de los gastos a la nube pública, pero mantiene su sistema principal de reservas en la empresa. Cuando se ignora la estrategia central de TI en favor de los servicios periféricos, la creación de valor es marginal. «Las organizaciones que luchan por moverse rápidamente y designar estrategias de gestión del cambio de clase mundial seguirán luchando por generar un ROI con la nube en 2021», continúa Narain.

Bienvenido a la nube 2.0
Las soluciones de infraestructura como servicio (IaaS) han disfrutado de una década de hipercrecimiento. «2021 introducirá un mayor impulso a los servicios empresariales a través de PaaS (Platform-as-a-Service), microservicios y APIs, que a su vez impulsarán más ecosistemas», afirma Joe Kinsella, vicepresidente de la unidad de negocio CloudHealth de VMware, que vende software para ayudar a las empresas a gestionar entornos en la nube.

Por ejemplo, las APIs permiten a los bancos asociarse con Uber, Lyft y otros grandes actores de la economía colaborativa para atraer a los consumidores con intercambios y descuentos sin fricción. La nube 2.0 también verá una mayor dependencia de las aplicaciones nativas de la nube creadas con microservicios.

Aumenta la co-innovación en la nube
«Para impulsar aún más la creación de valor, las empresas se están asociando con proveedores y consultores de la nube para desarrollar conjuntamente sus capacidades», afirma Narain. Por ejemplo, Land O’Lakes y FedEx están creando productos conjuntamente con Microsoft, mientras que Takeda y Carrier están creando tecnologías con AWS. Si el año 2020 fue el punto culminante de esta tendencia, la coinnovación entre las grandes empresas y los proveedores de nube hiperescalable aumentará en 2021.

La complejidad de la nube se extiende hacia adelante
Mantenerse al día con los nuevos modelos de desarrollo y despliegue ya es difícil, pero el reto de gestionar estos entornos en la nube será aún más desalentador a medida que las empresas añadan más servidores virtuales y almacenamiento para soportar más aplicaciones, que se conectarán a otros servicios generando así más interdependencias.

Además, AWS, Microsoft y Google lanzan regularmente nuevos servicios en la nube (sin servidor y funciones como servicio). «La nube es realmente compleja», dice Kinsella. «El paisaje arquitectónico cambia constantemente». En general, la mayoría de las organizaciones no automatizan lo suficiente la gobernanza, la seguridad y otras funciones, dice Jeff Kukowski, director general de CloudBolt, que ofrece software de autoservicio para la gestión de entornos en la nube. «Codificar a medida cualquier cosa es un reto».

Reducir los costes de la nube
«El modelo financiero para gestionar los sistemas de nube híbrida de acuerdo con los presupuestos sigue siendo un gran obstáculo, ya que muchas organizaciones luchan por controlar sus gastos», afirma Kinsella. Algunos CIO aprovechan las FinOps, una combinación de prácticas de gestión empresarial y software de análisis que calcula el coste del consumo de la nube. Aun así, el 49% de los 750 profesionales de FinOps afirman que utilizan poco o nada de automatización para gestionar su gasto en la nube, según una investigación de la FinOps Foundation.

La nube es ahora una preocupación en la C-suite
Los CIO pueden respirar un poco: de hecho, hoy en día ya no son los únicos altos ejecutivos que ensalzan el valor de la nube. Cada vez más directores generales y otros ejecutivos de la alta dirección participan en debates estratégicos sobre las ventajas empresariales de la migración a los servicios en la nube. «En los últimos seis meses, el número de conversaciones sobre la nube que he mantenido con los directivos (incluido el director general) se ha disparado», afirma Narain.

Reunirlo todo
A medida que las empresas dependen más de la nube, los resultados mejoran, hasta el punto de que el 46% de los usuarios de alto uso dicen obtener todos los beneficios esperados de la nube, frente al 36% de los usuarios moderados y el 28% de los usuarios de bajo uso. No hay una solución milagrosa para mejorar estas cifras, entre otras cosas porque muchos de los retos son burocráticos, no técnicos. Pero en 2021, Narain predice que los departamentos de TI crearán más soluciones «nativas de la nube» para generar una mayor agilidad empresarial.

Redacción Cambio Digital On Line – CWI.it