Cortar la red: virtualización inalámbrica para crear servicios 5G y conservar el espectro

0
10

La tecnología de fragmentación de redes tiene entusiasmada a gran parte de la comunidad de redes inalámbricas, y es fácil entender por qué: puede ofrecer múltiples redes lógicas sobre una única infraestructura física y dar a cada red el conjunto único de características necesarias para satisfacer las necesidades específicas de los usuarios.

La idea de reutilizar el escaso espectro de radiofrecuencias para crear más valor para los proveedores propietarios de la infraestructura, además de la capacidad de ofrecer servicios de alto nivel más allá de la mera conectividad, tiene interesados a los gigantes de las telecomunicaciones, especialmente a los que están desplegando servicios celulares 5G.

¿Qué es el ‘Network Slicing’?
El Network Slicing es una capa de virtualización aplicada a los servicios de red inalámbricos. Del mismo modo que los servidores en la nube o los contenedores son construcciones virtuales, no simples servidores físicos, un corte de red es su propia red lógica esculpida a partir de una red física mayor mediante la asignación automatizada de ancho de banda, reglas de calidad de servicio y otras funciones de red.

El proceso real de hacer esto varía según la empresa que ofrece la tecnología, pero es esencialmente una consecuencia de las tecnologías de redes definidas por software y de virtualización de funciones de red, junto con la automatización para gestionar dinámicamente varias porciones de una gran red. Una porción de red contiene el mismo plano de control, el mismo plano de usuario y las mismas interfaces de acceso a la red que cualquier otra red, simplemente separa partes de ellas según sea necesario para soportar múltiples redes virtuales. Con esta técnica, una sola red puede subdividirse lógicamente en una serie de redes diferentes, cada una de ellas con capacidades y características adecuadas a su uso.

Eficiencia del espectro
El espectro es un bien finito, y la tecnología de calidad de servicio convencional simplemente no hace lo suficiente para maximizar su uso. Durante los picos de demanda, grandes porciones del espectro pueden quedar sin utilizar, mientras que otras porciones pueden estar incómodamente abarrotadas. Por ejemplo, una estación base cercana a un gran recinto público puede verse inundada de tráfico de voz, vídeo y aplicaciones mientras se celebra un evento. Al mismo tiempo, el ancho de banda que el operador ha reservado para el uso de máquina a máquina, como la lectura de contadores inteligentes o los servicios domésticos inteligentes, permanece inactivo en su mayor parte.

Con la fragmentación de la red, las redes virtuales podrían reconfigurarse y reaprovisionarse en gran medida sobre la marcha para desplazar automáticamente el ancho de banda y otros recursos del uso de máquina a máquina a las necesidades de los asistentes al evento, aliviando la escasez y proporcionando un mejor servicio.

Casos de uso
Gran parte de la conversación en torno a la fragmentación de la red se centra en el 5G, ya que ésta es una de las razones clave por las que aquella tecnología podrá ofrecer las nuevas funcionalidades que los operadores han anunciado. Las empresas de telecomunicaciones están deseosas de ofrecer servicios más allá de la simple conectividad a los usuarios empresariales, y la capacidad de crear redes virtuales individualizadas sobre la marcha es fundamental para ese concepto. Estos son los tres tipos de redes que actualmente contemplan los defensores del 5G.

IDG.es