El software de red puede facilitar la complejidad de la gestión de las nubes múltiple

0
18

Los proveedores de la nube ofrecen sus propias herramientas de seguridad, red y gestión y orquestación que las plataformas de software de red de terceros pueden abstraer para simplificar la gestión a los equipos de TI de las empresas.

Desplegar y operar aplicaciones en múltiples nubes públicas es fundamental para muchos líderes de TI, y el software de red puede ayudar en este sentido. No en vano, la migración de aplicaciones a la infraestructura de la nube requiere escala, rendimiento y, sobre todo, automatización.

Conseguir todo esto puede ser un reto debido a la limitada visibilidad de esa infraestructura, y al hecho de que, tanto plataforma IaaS, que tiene controles propios para la red, como la seguridad, pueden hacer que las operaciones en varias nubes sean muy manuales y, por tanto, consuman mucho tiempo.

Como resultado, los equipos de TI pueden enfrentarse al reto de resolver rápidamente los problemas de rendimiento de las aplicaciones, protegerse contra los ataques externos y reducir los costes. Su objetivo debería ser combinar la agilidad de los recursos IaaS con la seguridad, la capacidad de gestión y el control de su red física.

El software de red instalado por los clientes empresariales dentro de su infraestructura multicloud puede aprovechar las capacidades nativas de la nube para proporcionar la seguridad, la visibilidad y el control mejorados que buscan. Los avances en el software de red pueden permitir a los equipos de TI desplegar rápidamente aplicaciones basadas en la nube mediante la automatización y controlarlas abstrayendo las herramientas nativas que cada proveedor de nube empaqueta con sus servicios.

La necesidad de la multicloud
La multicloud seguirá siendo atractiva para las empresas porque cada proveedor tiene un conjunto único de capacidades de aplicación, beneficios y ecosistemas de desarrollo que a menudo están optimizados para los requisitos específicos de los usuarios. Además, algunas aplicaciones no deben estar en la nube por razones de seguridad o de otro tipo, por lo que las organizaciones seguirán utilizando también los centros de datos locales.

Cómo controlar la gestión de la nube múltiple
Como resultado, las organizaciones de TI deben gestionar una serie de plataformas de nube privada, nube pública y SaaS para proporcionar la flexibilidad necesaria con objeto de ejecutar aplicaciones en la plataforma más adecuada, independientemente de la ubicación, y al mismo tiempo ofrecer una excelente calidad de experiencia a sus usuarios.

Desafíos de la red multicloud
Los proveedores de nube ofrecen herramientas esenciales en tres áreas clave: seguridad, redes y gestión y orquestación (MANO). Sus capacidades y controles de seguridad a menudo deben implementarse manualmente, y su red requiere que sus rampas de entrada y salida —que los proveedores optimizan— estén específicamente enrutadas. Cada nube tiene sus propias herramientas MANO para proporcionar herramientas de gestión, visibilidad y automatización que deben configurarse para obtener visibilidad ver y ajustar el rendimiento de las aplicaciones. Esto supone una curva de aprendizaje y un MANO fragmentado para los equipos de TI de las empresas que dan soporte a los entornos multicloud.

Estos factores se combinan para hacer que muchas operaciones de TI que implican nubes múltiples de IaaS sean difíciles de escalar y que la tarea de solucionar las ralentizaciones del rendimiento sea tediosa y lleve mucho tiempo.

Requisitos de las redes multinube
Los principales proveedores de IaaS están creando nuevas capacidades de acceso en el borde de sus redes. La clave de la experiencia del usuario es el rendimiento de la red, que depende del enrutamiento de la red hacia y desde la rampa de acceso a la nube más cercana.

Aprovechar la inteligencia de la red WAN es esencial para ofrecer una experiencia fiable y de alta calidad entre las aplicaciones de la nube pública y los usuarios finales. La TI empresarial necesitará la inteligencia de red para conectarse al mejor punto de presencia de IaaS para acelerar la entrega de aplicaciones.

El rápido despliegue de aplicaciones en la nube depende de la abstracción de los detalles de la infraestructura IaaS para que las organizaciones de TI no tengan que crear aplicaciones a medida según los requisitos de cada proveedor de IaaS.

Diversos proveedores de redes ofrecen controladores de red e inteligencia de red basada en la nube para proporcionar abstracción, mejorar la visibilidad y acelerar el rendimiento de las aplicaciones. El software de control de red —pensemos en Cisco ACI o Aviatrix Transit— puede proporcionar herramientas de red para controlar, solucionar problemas y gestionar de forma centralizada la nube múltiple IaaS y evitar tener que desarrollar estas herramientas para cada nube IaaS. El software también puede proporcionar los medios para automatizar los procesos manuales que de otro modo serían necesarios para desplegar nuevas aplicaciones.

Con el software de control de red, los equipos de TI pueden abstraer los detalles únicos de cada red IaaS para proporcionar coherencia entre los proveedores. El departamento de TI también puede aumentar la visibilidad de las aplicaciones y los datos, y mejorar la seguridad mediante la automatización, la segmentación y una mejor integración con los cortafuegos de terceros.

Principales métricas para la gestión de múltiples nubes
Las operaciones multicloud añaden complejidad a la red y pueden limitar la capacidad de TI para controlar el rendimiento y la seguridad de las aplicaciones. Los equipos de TI se están adaptando a la nueva normalidad de la multicloud para aprovechar su facilidad y simplicidad, pero tienen que lidiar con su opacidad y la falta de control que ofrece a los clientes.

El software de red puede abstraer la complejidad de las operaciones de cada plataforma IaaS única y proporcionar automatización para reducir las operaciones manuales que consumen tiempo. Los profesionales de TI deberían investigar las soluciones de controladores de red y basadas en la nube para reducir la complejidad de las nubes múltiples.

IDG.es