El ‘retail’ se obliga a revisar sus cadenas de suministro para evitar futuras interrupciones

Un informe de Capgemini concluye que el 66% de las organizaciones cambiará significativamente su estrategia en los próximos tres años.

0
33
Custom Text

El COVID-1 ha transformado la manera de trabajar de muchas empresas y sectores. De hecho, si nos atenemos a un nuevo informe del Instituto de Investigación Capgemini, que analiza el impacto de las interrupciones en las cadenas de suministro de retail y productos de consumo (CP&R) durante el pasado año, retailers y compañías de productos de consumo planean revisar las estrategias de sus cadenas de suministro en los próximos tres años para adaptarse a futuras interrupciones.

Es más, aquel informe concluye que el 66% de las organizaciones cambiará significativamente su estrategia en los próximos tres años, a medida que se adaptan a la pandemia e incorporan una mayor flexibilidad en sus operaciones. Sólo el 23% de las organizaciones de productos de consumo y el 28% de los retailers creen que su cadena de suministro es lo suficientemente ágil como para responder a la evolución de las necesidades empresariales. Mientras, el 54% dice que utilizará un sistema de análisis/aprendizaje automático de IA para la previsión de la demanda para hacer frente al impacto de la COVID-19.

En consecuencia, es necesario adoptar una serie de pasos hacia la detección de la demanda. Para ello, la visibilidad es un factor crucial. Máxime si tenemos en cuenta que el 75% de las empresas de productos de consumo ha tenido dificultades cuando ha necesitado aumentar o disminuir rápidamente la capacidad de producción debido a la COVID-19. Por eso, y para crear la agilidad para responder a los cambios repentinos de la demanda, los fabricantes pueden identificar oportunidades para mejorar la visibilidad, según cita el informe. Esto puede ayudar a lidiar con el desafío de las decisiones operativas estratégicas, tácticas y en tiempo real.

En concreto, el 47% de las organizaciones planea invertir en automatización, el 42% planea invertir en robótica y el 42% en inteligencia artificial. El 64% y el 63% de las organizaciones también están planeando hacer un uso extensivo de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático a través del transporte y la optimización de precios, respectivamente.

El segundo paso que debe dar el retail, según el estudio de Capgemini, consiste en pasar de la globalización a la localización. Y es que, para prevenir futuras interrupciones, las organizaciones se están dando cuenta de la importancia de la localización y están realizando inversiones activamente. Es más, el 65% de las empresas de CP&R también está invirtiendo en regionalizar y localizar su base de proveedores, aumentando al 83% en el Reino Unido y al 73% en la India. En línea con estas estrategias, los proveedores globales representarán solo el 25% de la capacidad de los retailers en los próximos tres años, frente al 36% actual. En productos de consumo, los fabricantes globales representarán solo el 17%, frente al 25% actual.

Finalmente, y en línea con el paso a la localización, las tiendas que atienden pedidos exclusivamente online (dark stores), que poseen operaciones independientes y están más cerca de las ubicaciones de entrega, se están convirtiendo en una alternativa cada vez más útil para cumplir con los pedidos en línea a medida que disminuye la afluencia física. Las anteriores investigaciones de Capgemini mostraron que si las entregas de las dark stores aumentan en un 50%, los márgenes de beneficio podrían crecer un 7% como resultado de unos menores costes de envío y un mayor rendimiento de entrega en comparación con las tiendas clásicas (sin afectar tampoco a las operaciones de la tienda).

IDG.es

Artículo anteriorEl 47% de las empresas latinoamericanas utiliza tecnología obsoleta dentro de su infraestructura de TI
Artículo siguienteLos principales operadores de redes móviles de EE. UU pujan por el 5G