Escasez de chips, los cómos y los porqués de una crisis global

La escasez de microprocesadores está ralentizando sectores económicos enteros, y preocupa a la Unión Europea y a la Casa Blanca. Las causas son muchas, las soluciones largas y complicadas

0
103

Entre las muchas repercusiones de la pandemia, hay una que preocupa especialmente a muchos sectores industriales por sus características estructurales: la escasez mundial de chips.

Estos componentes de alta tecnología no sólo son los «cerebros» de los ordenadores, teléfonos inteligentes y otros dispositivos típicos de las TIC, sino que ahora son indispensables para el funcionamiento de muchos productos, desde los electrodomésticos hasta los dispositivos médicos. Y la insuficiencia de la oferta en comparación con la demanda no parece ser un asunto de fácil y corta resolución.

Por ello, el problema ha adquirido dimensiones mundiales, implicando a los gobiernos al más alto nivel, desde Estados Unidos hasta la Unión Europea. De hecho, la escasez de chips está provocando la indisponibilidad o los largos plazos de entrega o lanzamiento de algunos modelos de dispositivos digitales, como los smartphones y los ordenadores portátiles, pero está afectando mucho más a otros sectores, como las videoconsolas y, sobre todo, la fabricación de automóviles.

La pandemia fue sólo el detonante
La nueva realidad laboral y las amenazas cada vez más avanzadas requieren herramientas eficaces en toda la cadena: punto final, red, nube y humano.
Las causas del problema son diversas y concurrentes, tanto que algunos analistas utilizan la expresión «tormenta perfecta». El detonante fue la pandemia de Covid-19, pero la crisis es global y durará mucho tiempo debido a algunas debilidades estructurales creadas en años anteriores.

Las paradas de las fábricas de procesadores por los primeros cierres de hace un año provocaron una acumulación de pedidos que las propias fábricas no pudieron liquidar -una vez reiniciadas- ni siquiera trabajando 24 horas al día, debido al aumento de la demanda de muchos productos -portátiles, cámaras web, auriculares, monitores, televisores, consolas, etc.-. – necesarios para trabajar, estudiar o simplemente pasar el tiempo durante los cierres.

En esta situación, en la industria de los microchips, reaccionar aumentando la capacidad de producción en poco tiempo es imposible: se trata de uno de los productos más complejos del mundo, y construir una nueva fábrica y ponerla en marcha lleva hasta 5 años, además de enormes inversiones.

Todas las etapas de la cadena de suministro están bajo presión
Una vez producidos, los microchips -y luego los productos que los contienen- deben ser entregados, y aquí viene el problema logístico, porque las cadenas de suministro en los últimos años se han racionalizado e integrado para optimizar la eficiencia, y para ello ahora, ante el retraso de principios de 2020 y el aumento de los volúmenes, pagan en términos de flexibilidad y escalabilidad.

Todas las etapas de la cadena de suministro, dicen los conocedores, están bajo presión. Ni siquiera hay suficientes contenedores para el transporte marítimo (las tarifas de alquiler se han triplicado), los puertos tardan en descargar los que llegan, no hay suficientes camiones y conductores para el transporte terrestre, y las empresas de mensajería no pueden mantener los plazos de entrega anteriores a Covid.

Pero otros factores han contribuido desde entonces a que la escasez de chips sea tan crítica. Por ejemplo, los smartphones 5G, que utilizan muchos más chips que las generaciones anteriores, la guerra de aranceles entre Trump y China, que ha llevado a muchos fabricantes de diversas industrias a hacer acopio de inventarios de chips, y, no menos importante, los accidentes (incendios, olas de frío) que han detenido varias fábricas de componentes de chips en todo el mundo.

Dispositivos digitales: las consolas son el área más crítica
Como se ha dicho, los productores de dispositivos digitales no son los más perjudicados por esta situación, porque muchos de ellos han sido previsores y han acumulado reservas de microchips, aunque no las suficientes.

Reuters, por ejemplo, habla de escasez de procesadores Qualcomm con los que Samsung y otros fabricantes de smarphones Android están experimentando, pero el New York Times explica que los problemas de falta de disponibilidad y largos plazos de entrega de la primavera de 2020 para los dispositivos más útiles en el trabajo desde casa -portátiles, monitores, cámaras web- están casi resueltos. Algunos modelos individuales pueden estar agotados o ser difíciles de encontrar, especialmente si son antiguos o de gama baja, porque al tener que elegir los fabricantes concentran los chips disponibles en los modelos más recientes y de mayor margen, y los propios fabricantes de chips favorecen la producción de sus modelos de gama alta.

Más complicada es la situación de las consolas de videojuegos y los accesorios relacionados -por ejemplo, PlayStation 5 y Xbox X y S Series-, porque montan los últimos modelos de Nvidia y AMD, y por tanto son aún más difíciles de encontrar, lo que continuará al menos hasta el verano.

En cuanto a los dispositivos domésticos inteligentes, de vez en cuando se agotan las existencias de los productos, incluso de marcas populares: el New York Times da los ejemplos de una cámara web de seguridad con pedidos anticipados abiertos desde octubre pero que aún no está disponible (si no es en cantidades limitadas sólo para los suscriptores de un programa de fidelización), y un kit de seguridad inteligente que está agotado en Amazon y disponible en pocos ejemplares sólo en la página web del fabricante.

Por último, hay pocos problemas para los televisores, los sistemas de audio, los auriculares y los cascos, para los que, a lo sumo, las fórmulas de disponibilidad de los nuevos modelos son más vagas de lo habitual, como «entre finales de primavera y principios de otoño».

Sector del automóvil: recortes de producción y advertencias financieras
El panorama es muy diferente, como se preveía, para el sector del automóvil. Hace aproximadamente un año, cuando empezaron a definirse las dimensiones globales de la epidemia, los fabricantes de automóviles, previendo una caída de la demanda, recortaron los planes de producción y, por tanto, también sus pedidos de procesadores, al igual que los fabricantes de dispositivos digitales -que luchan contra la fuerte demanda de productos para trabajar a distancia- aumentaron los suyos.

Por supuesto, la industria del automóvil no utiliza los mismos chips que la industria digital, pero la capacidad de producción de los fabricantes de microprocesadores sigue siendo limitada. Y así, cuando los fabricantes de automóviles empezaron a vender de nuevo, se vieron desplazados.

¿Las consecuencias? Ford ha dicho que la escasez de chips puede provocar un recorte de la producción en sus plantas del 20%, General Motors ha ralentizado la actividad en las plantas de Kansas, Canadá y México, y ha producido varios modelos de camiones sin los chips que optimizan el consumo de combustible (Active Fuel Management). Otros fabricantes, como Toyota, Volkswagen, Nissan y FCA, han emitido advertencias sobre los resultados financieros o han anunciado recortes de producción debido a la «escasez de chips». Una situación que, según los analistas del sector, puede tardar un par de trimestres en volver a la normalidad.

Gran parte de la producción se subcontrata a Extremo Oriente
Más allá de la fuerte criticidad actual, el suministro de microchips presenta, sin embargo, según muchos en Occidente, los problemas estructurales de una excesiva dependencia del Extremo Oriente, donde se encuentra ahora la gran mayoría de la producción. Incluso los fabricantes de estos dispositivos, como Qualcomm y Nvidia, han subcontratado la fabricación y el ensamblaje reales a unos pocos megaespecialistas asiáticos, manteniendo el diseño en casa.

En el mercado mundial de las «fundiciones de chips» (productores de chips subcontratados), el top 5 está formado por 4 empresas asiáticas -las taiwanesas UMC y TSMC (Taiwan Semiconductor Manufacturing Co.), que por sí solas representan más de la mitad del mercado, la china SMIC y la coreana Samsung- y sólo una empresa occidental, la estadounidense GlobalFoundries. Según la Asociación de la Industria de Semiconductores, sólo el 12% de la producción mundial de chips tiene lugar en Estados Unidos, mientras que en 1990 ese porcentaje era del 37%.

La orden ejecutiva de Biden
En un esfuerzo por reducir esta dependencia del Lejano Oriente, varios grupos de presión en Estados Unidos -que representan principalmente a las industrias del automóvil, la sanidad y las telecomunicaciones- y miembros del Congreso están presionando a la Casa Blanca para que conceda más fondos e incentivos para la investigación, desarrollo y fabricación de microchips.

El mes pasado, el presidente Biden firmó una «orden ejecutiva» por la que se exige al gobierno federal que analice y profundice en las cadenas de suministro de ciertos sectores estratégicos, incluidos los microchips, para reducir la dependencia de Estados Unidos del extranjero.

Sólo el 10% de la producción mundial en Europa
En cuanto a Europa, que sólo representa el 10% de la producción mundial de microchips, se teme depender demasiado de los centros de producción de Extremo Oriente y de Estados Unidos, que obviamente darán prioridad a los intereses de los productores locales. La Comisión Europea acaba de presentar el plan «2030 Digital Compass», que tiene entre sus objetivos alcanzar una cuota del 20% de la producción mundial de semiconductores innovadores y sostenibles, y en particular de procesadores. Actualmente en Europa, explica el Financial Times, el mayor productor de chips es la multinacional holandesa ASML, mientras que otros operadores -Infineon, NXP, STMicroelectronics- diseñan chips pero subcontratan la producción.

El problema, sin embargo, es que las diversas iniciativas para remediar la situación -desde la construcción de nuevas fábricas por parte de los distintos fabricantes de chips (el nuevo director general de Intel, Pat Gelsinger, acaba de anunciar inversiones de 20.000 millones para este fin) hasta los planes de inversión nacionales y comunitarios- requerirán al menos un par de años para producir resultados concretos. Mientras tanto, explican los analistas, la escasez de chips acabará afectando a los consumidores: «Esperen precios más caros, desde los smartphones hasta los vehículos.»

Redacción CambioDigital On Line – CWI.it

Artículo anterior9 excelentes librerías para programación en C++
Artículo siguiente“La Pandemia ha impulsado primeros pasos para uso de herramientas de IA en la Región”, según Juan Carlos Gutiérrez de IBM