La SD-WAN puede ser la clave de los servicios de red inteligentes

Los dispositivos SD-WAN gestionados en el borde podrían ser la forma en que los operadores de red personalicen los servicios para las empresas.

0
33

Si nos detenemos a pensar, muchas de nuestras expectativas sobre los servicios de red tienen que ver con nuestra personalidad. Nos gustaría que nuestros servicios funcionaran como nosotros lo hacemos. Nos gustaría que nos conocieran, que se adaptaran a nuestras necesidades, ¿verdad? ¿Cree que una gigantesca interconexión global con cientos de miles de elementos va a ser capaz de hacerlo? No, lo que significa que los servicios personalizados tendrán que reducirse a la única pieza que realmente poseemos: el humilde Edge.

Hace décadas aprendimos que no se puede hacer que las redes gigantes sean conscientes de los usuarios o de los servicios. La conciencia de este tipo, conocida como «statefulness» en el lenguaje de las redes, significa introducir en la red pequeñas piezas de un «yo» virtual que represente tus intereses. Puede que estos trozos sean una entrada en una tabla de enrutamiento o una política almacenada en algún repositorio y enviada a los dispositivos que gestionan tu tráfico, pero son individualizados si lo que hacen es personalizar. Eso simplemente no es escalable. No sólo hay demasiadas piezas pequeñas, sino que el tráfico de la red podría reconfigurarse o un dispositivo podría fallar, y de repente tus piezas de personalización ni siquiera están donde tu tráfico va.

Y es aquí cuando llega el dispositivo Edge. Lo bueno de un dispositivo de estas características es que está dedicado a usted. Si hay algún lugar en esa gigantesca interconexión global del que se pueda esperar que sepa algo sobre usted, es esa pequeña caja terminal, y ese potencial de personalización la hace muy valiosa.

SD-WAN personaliza el servicio en el borde
La popularidad de las SD-WAN está en auge; según mis propias investigaciones, hoy en día hay casi tres veces más sitios con SD-WAN que hace un año. Probablemente existan 50 proveedores y docenas de proveedores de comunicaciones y servicios gestionados que ofrecen SD-WAN, y con ese tipo de competencia, no es de extrañar que la competencia esté llevando a todos a inventar nuevas funciones para ella. Hoy en día, el apoyo a los sitios pequeños e incluso a las aplicaciones en la nube es una apuesta. Ahora se está añadiendo el trabajo desde casa, la telemetría de servicios, la priorización de aplicaciones e incluso la seguridad de confianza cero.

La razón por la que este proceso de mejora de las funciones es relativamente fácil para los vendedores/proveedores de SD-WAN y difícil para los proveedores de servicios de red e Internet es la personalización del borde mencionada anteriormente. Si tienes una SD-WAN, tienes una rampa de acceso a una red virtual situada donde están los usuarios, el Edge. Esa rampa de acceso puede hacer todo lo que es práctico para personalizar las relaciones de servicio, para hacer que su servicio parezca diseñado para usted, porque es suyo, virtualmente hablando.

No podemos personalizar nuestra vasta red para que refleje nuestras prioridades de aplicación, pero quizá no tengamos que hacerlo. La capacidad es más limitada y cara en el punto de conexión del usuario. La SD-WAN puede imponer la priorización del tráfico de aplicaciones en el Edge, el punto crítico de la congestión. Ese es probablemente el mayor paso que se podría dar hacia la QoS, pero SD-WAN también podría etiquetar el tráfico por prioridad o enviarlo por una ruta diferente. Todo lo que se necesita es una forma estándar de identificar las prioridades, que tanto la SD-WAN como la red soporten, y tendremos una QoS de extremo a extremo.

SD-WAN: puerta de entrada inteligente a una red tonta
SD-WAN es ahora el concepto de anclaje en el Edge, la puerta de entrada a nuevas características de servicio. Este cambio en el pensamiento de Edge, si es tan real como parece serlo ahora, podría ser realmente profundo. No dice que las redes no importen, sino que lo único que se puede esperar de ellas es que transmitan las experiencias que se crean en el borde. ¿La mejor red es la que es invisible y no cuesta nada? Es más cierto de lo que parece.

Trasladar las características de los servicios a un dispositivo en las instalaciones, hace que esas características sean algo que muchos vendedores podrían vender. Podría promover los servicios gestionados, tanto para explotar las ventajas de un dispositivo de borde inteligente para cuidar los SLA como para ofrecer a los operadores una oportunidad de vender algo con un mayor margen de beneficio. Eso haría que el mercado de servicios fuera más competitivo. Podría convertir a Internet, que es la verdadera red universal, en la única red, y centrar la tecnología de «red» en la gestión de los costes. Y es así: el Edge inteligente permite una red tonta.

SD-WAN como servicio
Los operadores de redes van a tener que responder a esta nueva visión centrada en el borde, y los servicios gestionados parecen ser lo único que pueden hacer realmente. Si los servicios se vuelven más personalizados, entonces cada usuario de la red es casi una red privada, y dar soporte a esto podría ser más de lo que muchas empresas podrían esperar manejar. Las herramientas de gestión integradas de SD-WAN podrían proporcionar a los operadores una forma de conseguir cierta economía de escala en la gestión y permitirles ofrecer un servicio gestionado a un precio que los usuarios pagarían. Y aun así, por supuesto, hacer que los operadores obtengan un nuevo y sustancioso beneficio.

IDG.es

Artículo anteriorEl 35% de los ‘smartphones’ que se vendan en 2021 serán 5G
Artículo siguienteCisco amplía la familia de servidores UCS con nuevo procesador AMD