NaaS: La red como servicio es el futuro, pero no es para todos

NaaS ofrece flexibilidad, aprovisionamiento rápido y costes predecibles, pero no es para todo el mundo y debe resolver el problema de las limitaciones de los proveedores y el nivel de servicio.

0
21

Las ofertas de «as-a-service» existen desde hace más de 10 años, y ahora esta categoría en expansión de ofertas de servicios incluye la red como servicio empresarial. La red como servicio (NaaS) permite a las empresas externalizar las capacidades de red en las capas 4-7 de la red, como la WAN definida por software (SD-WAN) y el controlador de entrega de aplicaciones (ADC), así como las capas 1-3, que incluyen conmutadores y routers.

La adopción total de NaaS está todavía en sus inicios porque la mayoría de las funciones de red de las empresas requieren hardware físico para transportar los datos hacia y desde los puntos finales y el centro de datos o Internet. Todo un reto para ofrecer como servicio. Las funciones de la capa de red 4-7 ya están disponibles en un modelo de entrega en la nube. En los próximos cinco años, los equipos de TI adoptarán cada vez más las soluciones NaaS a medida que los proveedores ofrezcan ofertas híbridas que incluyan software, inteligencia en la nube y la opción de gestionar el hardware in situ.

Estos servicios se basarán en una suscripción de pago por uso, lo que hará que la red sea más un coste operativo que un coste de capital. Proporcionarán una gestión centralizada con la posibilidad de añadir y eliminar fácilmente funciones de red y seguridad. Los servicios también permitirán externalizar las operaciones de la red de la empresa a proveedores que pueden incluir vendedores y sus socios que ofrecen acuerdos de nivel de servicio (SLA) para definir las garantías de tiempo de actividad y resolución de problemas.

En la actualidad, NaaS se adapta mejor a las organizaciones con una filosofía de TI reducida y una necesidad de proporcionar soporte de red para las oficinas domésticas y las sucursales. Las opciones disponibles proporcionan servicios de red superpuestos que pueden activarse y suministrarse en la nube con poca o ninguna gestión del hardware local. Entre ellas se encuentran:

  • Control Wi-Fi
  • SD-WAN
  • Red doméstica segura y acceso remoto
  • ADC
  • Seguridad, incluyendo cortafuegos, protección DDOS y puerta de enlace de seguridad web
  • Gestión, orquestación y automatización de redes (MANO)
  • Acceso y control de la red multi-nube

NaaS tiene muchas ventajas comunes a otras ofertas de as-a-service, y entre ellas se encuentra una importante flexibilidad. NaaS permite el rápido aprovisionamiento de nuevos sitios y servicios, así como la elasticidad para ampliar y reducir rápidamente según los cambios en la demanda. Asimismo, es muy adecuado para añadir y eliminar rápidamente servicios de red.

Al igual que con el software y la infraestructura as-a-service, el software subyacente de NaaS es probable que se actualice periódicamente a las versiones más recientes y seguras y, al estar optimizado para la nube, su gestión está dirigida por la inteligencia artificial para proporcionar garantías de tiempo de actividad y ayudar a la resolución de problemas. NaaS le permite trasladar un importante CAPEX a OPEX y le permite subcontratar algunos o todos los recursos necesarios para conectar en red una determinada ubicación o categoría de usuarios, como los que trabajan desde casa.

Pero el NaaS no está exento de desafíos. Para las organizaciones medianas y grandes con inversiones significativas en infraestructura de seguridad de redes remotas, de sucursales, de campus y de centros de datos existentes, la migración a NaaS será difícil y requerirá mucho tiempo. Los entornos de múltiples proveedores complicarán aún más la cuestión.

Dado que el NaaS es posible gracias a servicios de Internet rápidos y de baja latencia, cualquier interrupción de la conectividad WAN puede degradar o inhabilitar gravemente las operaciones de la red empresarial. Dado que el servicio es relativamente nuevo, los precios de NaaS son todavía inciertos, por lo que los responsables de las empresas pueden encontrarse con que los costes operativos anuales pueden ser más elevados de lo que habían previsto.

Y querrán abordar una serie de cuestiones importantes, como los acuerdos de nivel de servicio. Estos acuerdos deben contemplar lo que ocurre cuando la red se cae o se degrada y la rapidez con la que se restablece el servicio completo. La compensación que reciben los clientes de la empresa por estos problemas debe incluir la pérdida de ingresos, el mal servicio al cliente y la pérdida de productividad de los empleados.

Antes de adquirir una solución NaaS, los clientes empresariales también deben determinar la facilidad con la que se puede personalizar la oferta a sus necesidades individuales y la facilidad o dificultad para adaptar los servicios a medida que cambian sus necesidades. Dado que han externalizado parte de sus redes, los clientes de NaaS deben considerar qué harán cuando su contrato expire. Estas organizaciones no son propietarias de sus redes en el sentido tradicional, por lo que si quieren cambiar de proveedor, el proceso de cambio podría complicarse, al igual que las negociaciones de los contratos.

NaaS puede ser ideal para empresas con una población reciente de empleados en casa o nuevas sucursales, pero no es para todos. La migración de un gran campus corporativo o de una red de centro de datos a NaaS será extremadamente difícil. Es poco probable que los proveedores de NaaS sean capaces de soportar redes de múltiples proveedores, y esto presentaría la posibilidad de restricciones de proveedores para las organizaciones empresariales que consideren la compra de una solución NaaS.

La adopción de NaaS requerirá entonces una transición desde el modelo de negocio actual, en el que ingenieros de red internos altamente cualificados gestionan todo el complejo hardware de red. Aunque la mayoría de las empresas seguirán gestionando sofisticadas redes físicas in situ, añadirán inteligencia basada en la nube, incluyendo MANO y seguridad.

Además del impacto en las redes empresariales, NaaS tendrá en última instancia un impacto significativo en la estructura de la industria de las redes, incluyendo los socios de canal que venden hardware, software y servicios. Los proveedores tienen mucho trabajo que hacer para educar a estos socios y comprar sus ofertas de NaaS. Tendrán que responder a cómo el canal puede seguir prestando servicios de valor añadido y a lo fácil que será personalizar las ofertas de NaaS.

La adopción generalizada del NaaS empresarial se producirá lentamente en los próximos 5-10 años. Las mejores soluciones para la adopción ahora son los emplazamientos nuevos, las ubicaciones temporales y las pequeñas sucursales. Las ofertas de NaaS también serán atractivas para los trabajadores remotos, domésticos y móviles de la red que necesitan un rendimiento seguro y fiable de las aplicaciones. Las redes empresariales que necesitan mover el tráfico de alta velocidad in situ serían más difíciles de ofrecer como servicio.

Redacción CambioDigital On Line – CWI.it

Artículo anteriorEl futuro de la educación pasa por un modelo híbrido
Artículo siguienteCavedatos celebra sus 38 años