El Grupo Wolkswagen reduce los costos de su sistema de banco de pruebas en un 50%

Con la ayuda de Red Hat, ha creado un entorno virtual y automatizado que le permite mejorar la velocidad de las pruebas y la escalabilidad, entre otros factores.

0
8

Reducir costos es el objetivo prioritario de todas las empresas, y más en los tiempos que corren. Y si es por medio de la tecnología, mucho mejor. Como es el caso del Grupo Wolksvagen, que ha logrado reducir en un 50% los costos del sistema del banco de pruebas con Red Hat OpenShift.

Más en concreto, el Grupo Volkswagen ha creado un entorno de pruebas virtual y automatizado con Red Hat OpenShift y otras tecnologías de Red Hat, lo que le ha permitido mejorar la velocidad de las pruebas, así como la escalabilidad y la coherencia entre los equipos internos y los partners externos.

Durante doce semanas, el departamento de investigación y desarrollo (I+D) eléctrico del Grupo Volkswagen hizo una residencia con el equipo de Red Hat en Red Hat Open Innovation Labs, con el objetivo de mejorar estos bancos de pruebas, en los que se verifica que todos los componentes electrónicos y los sistemas de asistencia al conductor de un coche funcionen correctamente y de forma segura. Se trata de bancos de prueba en los que se deben hacer pruebas de manera rápida y en situación de gran tensión. Para ello se debe tener en cuenta que si se introduce una nueva unidad de control electrónico se tienen que repetir todas las pruebas relacionadas y que la integración se hace más compleja.

Así, el grupo ya puede disfrutar de beneficios tales como una reducción de los costos del sistema del banco de pruebas en un 50% con una infraestructura estandarizada y escalable; una mejora del tiempo de preparación del banco de pruebas, que pasa de días a horas; y también de la colaboración interna y de terceros con el acceso remoto al banco de pruebas.

Todo ello en un escenario en el que la industria del automóvil lleva a cabo varias iniciativas de transformación digital para ayudar a mantener la ventaja competitiva en el Edge, con coches autónomos que representan el futuro de la innovación.

No en vano, los vehículos autónomos suponen nuevos desafíos para la fabricación, entre los que se incluye una mayor complejidad del software que hace que los flujos de trabajo de desarrollo tradicionales, como las pruebas, queden obsoletos.

IDG.es

Artículo anterior¿Cuáles son herramientas y servicios gratuitos de los que puedes beneficiarse?
Artículo siguienteLas empresas mantendrán sus inversiones en IoT, según Gartner