El negocio de impresión 3D también se resiente por culpa del COVID-19

El fuerte repunte de la economía china o las subvenciones de los gobiernos occidentales no han sido suficientes para superar un año difícil para los ingresos por envíos de impresoras 3D.

0
36
Custom Text

El impacto de la COVID-19 en la industria mundial de la impresión 3D en 2020 fue muy variado: hubo una nueva demanda en algunas regiones y sectores, mientras que el negocio se redujo significativamente en otros, según apuntan desde Context.

Los ingresos mundiales de los servicios de impresión 3D crecieron marginalmente a lo largo del año, lo que supuso un crecimiento nominal para la industria en su conjunto (es decir, servicios, software, materiales y hardware de sistemas de impresión combinados), con parte de este crecimiento ayudado por las muy necesarias subvenciones de los gobiernos locales en Occidente.

Por otro lado, la consolidación, una tendencia clave para el año 2020 en la que las empresas crecen por medio de fusiones en lugar de por medio de un crecimiento orgánico de la industria, ha enturbiado aún más la naturaleza del crecimiento de los ingresos en 2020. Centrándonos solo en el hardware de las impresoras, los ingresos procedentes de los envíos mundiales de nuevos sistemas de impresión cayeron un -4% respecto a los niveles de 2019.

«A pesar de un fuerte repunte de la economía doméstica de China que llevó a un aumento de las ventas interanuales de impresoras industriales en esa región, una explosión en el otro extremo del mercado en el sector de Kit & Hobby en todo el mundo, y un selecto número de fabricantes de hardware occidentales que registraron un crecimiento irregular, los ingresos totales de hardware mundial todavía cayeron en 2020», señala Chris Connery, vicepresidente global de investigación de Context.

Impresoras industriales
Los envíos de impresoras industriales fueron ligeramente más altos (+4%) en el cuarto trimestre de 2020 que en el mismo periodo del año anterior, sobre todo por el aumento del mercado nacional en China (el 83% de las impresoras vendidas en el país proceden de empresas chinas). Aunque esta tasa de crecimiento interanual para el trimestre fue baja, la buena noticia es que los envíos secuenciales de unidades siguieron aumentando —como lo han hecho desde su nadir al inicio de la pandemia en el primer trimestre de 2020—, con un +24% más de impresoras enviadas en el cuarto trimestre de 2020 que en el tercero.

El crecimiento interanual del +11% en el mercado de impresoras de metal durante el último trimestre del año se debió principalmente a las ventas de nuevas impresoras Binder Jetting en Occidente y al aumento de los envíos de modelos Powder Bed Fusion en China. A lo largo de todo el año, los envíos de impresoras industriales descendieron un -21%, y los únicos crecimientos procedieron de clases de impresoras de metal de menor volumen, incluidas las soluciones de Deposición de Energía Dirigida (se enviaron un +9% más de impresoras que utilizan esta tecnología en todo el mundo en 2020 que en 2019) y los envíos de Binder Jetting (un +30% más que en 2019).

A escala regional, los proveedores chinos se recuperaron tras el duro cierre del primer trimestre de 2020 y vieron aumentar los envíos en esta clase de precio global en un +7%, mientras que otras empresas —la mayoría occidentales. Es decir, de Estados Unidos y Europa o Estados Unidos e Israel, en el caso de Stratasys— vieron caer los envíos colectivos de unidades en esta clase en un -29%.

La mayoría de las nuevas impresoras industriales siguen vendiéndose en América del Norte (el 34% en 2020, frente al 41% en 2019), pero el 30% se dirigió a China en 2020, adelantando así a Europa Occidental. Los principales proveedores durante el año en términos de volúmenes de unidades fueron UnionTech, Stratasys, HP, Carbon, EOS, 3D Systems, Farsoon, HBD, GE Additive y Desktop Metal.

Las nuevas impresoras industriales representaron el 52% de los ingresos procedentes de las ventas de sistemas, pero, dado que muchos mercados finales clave en Occidente retrasaron los principales gastos de capital hasta después de la pandemia, los ingresos de este sector cayeron un -21% en comparación con 2019. Por el contrario, la demanda de kits centrados en el consumidor que se venden por unos pocos cientos de dólares se disparó a medida que muchas personas buscaban nuevos pasatiempos para pasar el tiempo en casa: los ingresos de este segmento recientemente rastreado casi se duplicaron en 2020.

Impresoras de diseño
Los envíos de impresoras de diseño se mantuvieron prácticamente estables en el cuarto trimestre de 2020, cayendo sólo un marginal -1% en comparación con el mismo periodo del año anterior. Una vez más, un mayor número de impresoras se enviaron a los Estados Unidos y Europa que a Asia, con las empresas estadounidenses Stratasys, 3D Systems y EnvisionTEC (recientemente adquirida por Desktop Metal) que siguen liderando el mercado. Los envíos totales de unidades para todo el año descendieron un -15%, y los líderes del sector, Stratasys y 3D Systems, se enfrentaron.

Impresoras profesionales
Aunque en la primera parte del año se produjo un aumento de los envíos de impresoras profesionales, el crecimiento se ralentizó en el segundo semestre de 2020 y los envíos en el cuarto trimestre descendieron un 16% con respecto al año anterior. La demanda de los trabajadores a domicilio fue fuerte en el primer semestre de 2020 pero, en el conjunto del año, los envíos acabaron siendo un -6% inferiores a los de 2019. Aunque algunos proveedores (EnvisionTEC, por ejemplo) reportaron un buen crecimiento, los líderes del mercado Ultimaker y Formlabs experimentaron caídas interanuales en los volúmenes de unidades. Aun así, estos dos proveedores líderes vieron aumentar sus ingresos al haber introducido productos bien recibidos a precios más altos en 2020. Las impresoras 3D compuestas ganaron tracción en esta clase durante este año también; la categoría ha sido, hasta ahora, en gran parte propiedad de Markforged, pero el competidor clave Desktop Metal comenzó a enviar un modelo compuesto en el cuarto trimestre de 2020.

Impresoras personales
Las ventas de las impresoras más baratas, completamente ensambladas, han disminuido en los últimos años a medida que la demanda se desplazó hacia abajo a los Kits o hacia arriba en la clase Profesional, pero la demanda (y los envíos) en esta clase Personal se recuperó durante la pandemia. En el cuarto trimestre de 2020, los envíos totales de impresoras 3D personales aumentaron un +49% con respecto al año anterior, gracias sobre todo a la explosión del interés por los modelos LCD. Hubo una fuerte demanda durante todo el año gracias al trabajo y los estudios desde casa relacionados con la pandemia y al aumento del tiempo de ocio. El cierre de fábricas (especialmente en China) causó problemas en el primer trimestre de 2020, pero la oferta se recuperó en los trimestres posteriores y dio lugar a un crecimiento interanual del +49% en los envíos de esta clase de precios.

KIT & HOBBY
Empresas como la china Creality 3D y la checa Prusa Research han ayudado a poner orden en este sector difícil de cuantificar en los últimos años. Los envíos de impresoras de bricolaje se dispararon en 2020, con Creality 3D a la cabeza, con más de un millón de unidades enviadas a lo largo del año (989.000 de las cuales pertenecen a la categoría de kits y hobbies, y el resto son unidades totalmente construidas que se incluyen en la categoría de precios personales). Si bien los envíos se desvanecieron un poco en el último trimestre, los datos de todo el año muestran un crecimiento del +98% de 2019 a 2020. Sólo Creality 3D vio aumentar los envíos en un +116% y tuvo tanto éxito que sus ingresos superaron a los de la mayoría de las empresas que venden impresoras industriales.

2021 y más allá
«Con los envíos de impresoras industriales, de diseño y profesionales por debajo de los totales de 2019, 2020 fue un año difícil para el extremo superior del mercado de impresoras 3D», añadió Chris Connery. «El crecimiento está preparado para volver en 2021. Mientras que se prevé que los envíos de Diseño y Profesional aumenten incluso por encima de los totales prepandémicos de 2019 este año, las empresas estadounidenses y europeas siguen ofreciendo previsiones relativamente conservadoras para el sector industrial, prediciendo que, aunque los envíos aumentarán por encima del año pasado, las ventas seguirán estando por detrás de las de 2019. Se espera que el crecimiento se acelere en el segundo semestre de 2021 y se proyecta una recuperación completa de este mercado para 2022 o más».

Artículo anterior7 lecciones de liderazgo de TI aprendidas de COVID-19
Artículo siguienteKaspersky encuentra vulnerabilidad de día cero en Desktop Window Manager