Intel presenta la tercera generación de procesadores escalables Xeon, Ice Lake

0
29

Los nuevos procesadores están basados en décadas de innovación y dan respuesta a las necesidades actuales de las cargas de trabajo en el entorno digital. La tercera generación de procesadores escalables Xeon está optimizada para ofrecer los más altos niveles de resultados con toda la confianza de la arquitectura Intel en cargas de entornos cloud, IA, corporativos, HPC, red, IoT y con una máxima seguridad.

El aumento de entornos digitales está derivando en un rápido aceleramiento de los datos. Los últimos avances tecnológicos están proporcionando grandes beneficios a los usuarios como son mayor agilidad, flexibilidad y una respuesta efectiva. Por eso el teletrabajo se está volviendo cada vez más en remoto impulsado por estas nuevas tecnologías digitales, un concepto que continuará según los expertos en modo ascendente al igual que la imparable carrera de migración de las infraestructuras a la nube.

Nadie duda que la tecnología avanza a grandes pasos. Por eso, y en respuesta al mercado actual, Intel lanza la tercera generación de procesadores escalables Intel Xeon. Las claves del desarrollo de este nuevo producto las encontramos en algunos puntos de inflexión que están revolucionando la industria, como el 5G que destacará por su rol protagonista en el cloud transformando las redes, gracias a su gran ancho de banda y baja latencia, factores anteriormente impensables que hoy son una realidad.

Además, el continuo progreso de la inteligencia artificial está mejorando la capacidad de análisis de los datos optimizando los procesos y reduciendo costes. En este sentido, la infraestructura flexible es clave en IA para dar respuesta a los nuevos servicios informáticos, atender a las cargas de trabajo en cualquier lugar y en cualquier momento con objeto de aprovechar las posibilidades que despliega el multicloud.

Por su parte, el Intelligent Edge da respuesta al número de dispositivos se van conectando a las redes, como pueden ser los vehículos automatizados, que van generando nuevos datos a su vez para ser analizados; y sin olvidarnos del cloud que cada día obtiene más seguidores debido a su escalabilidad y accesibilidad. Se trata pues de tecnologías que están avanzando en el día a día de los negocios y empresas.

En este marco, las soluciones Intel Advantage llevan al siguiente nivel estos puntos de inflexión con los nuevos procesadores de tercera generación. Cuentan con aceleradores de Inteligencia Artificial incorporados, así como soluciones de seguridad, para constituir un porfolio plenamente detallado y amplio, un software optimizado y un ecosistema único de socios que nutren al producto del mejor hardware y software. El objetivo no es otro que el de aligerar la carga de trabajo y agilizar los procesos en el mundo de hoy.

Innovación y equilibrio
Intel crea así una plataforma que proporciona la flexibilidad que permite a los usuarios obtener más en términos de eficiencia, rendimiento y soluciones. Los procesadores escalables de tercera generación Intel Xeon proporcionan un equilibrio con su arquitectura y una sustancial mejora en los cuatro puntos de inflexión citados. Con ello los usuarios se benefician de décadas de innovaciones continuas para las tareas más básicas en los entornos de trabajo. Además, están soportados por los principales partners de la compañía, así como por los fabricantes y proveedores de soluciones líderes del mercado.

La tercera generación de procesadores Xeon scalable tiene mayor rendimiento y más núcleos, -hasta 40-, que Cascade Lake, el precursor de la tercera generación. Cuenta con la más avanzada tecnología de seguridad implementada, incluyendo Crypto Aceleración para mejorar el rendimiento de las encriptaciones en cargas de trabajo elevadas con SSL, Webserving, redes 5G, VPNs y Firewalls. Es de destacar el aumento del rendimiento promedio de 1,46 veces con el procesador Intel Xeon Platinum 8380 de tercera generación en comparación con la generación anterior

Además, la nueva memoria Intel Optane asegura que, si el sistema se apaga, los datos permanecen en la memoria, algo que permite aumentar la capacidad y disminuir el Coste Total de Propiedad (TCO). Un factor que maximiza la densidad de la memoria de las máquinas virtuales.

En vanguardia de la tecnología
Optimizados para cargas cloud, IA, de entornos corporativos, HPC, red, IoT y con máxima seguridad, incluyen soporte PCIe-Gen4, lo que incrementa el ancho de memoria y disponen de una capacidad por procesador de hasta 6TB con instrucciones adicionales AVX-512. Del mismo modo, son los únicos CPU de centro de datos integrados con aceleración de IA, soportados por herramientas de ciencia de datos end-to-end que además presentan un amplio ecosistema de soluciones inteligentes.

La plataforma incluye Intel SXG que protege los datos y el código de aplicaciones en tiempo real desde el Edge al centro de datos y a la coud pública multiusuario, lo que permite una colaboración avanzada en los datos compartidos sin comprometer la privacidad. Y es que la seguridad es una de las grandes claves de esta nueva generación; Intel Crypto Acceleration facilita la encriptación en grandes cargas de trabajo como es el caso de servicios SSL web, infraestructura 5G, firewalls VPN y reduce el impacto en el rendimiento del cifrado generalizado.

La tercera generación de Intel Xeon scalable, con su conectividad, almacenamiento y software y oneAPI a través de herramientas arquitectónicas, pueden mejorar aún más las soluciones de workload diseñadas para un mayor procesamiento y almacenamiento. Asimismo, permite la migración sin problemas hacia y entre nubes, acelerando la implementación de resultados comprobados. Todo ello tiene como objetivo una mayor flexibilidad para evolucionar la infraestructura hacia futuras necesidades, optimizar los costes y ampliar el gobierno de los datos.

Comparación paralela de plataformas de procesadores:

Hacia una nueva era
Está claro que todo lo que realizan las empresas, ya sean las relaciones con los clientes, los procesos internos o la entrega de productos y servicios, se dirige hacia la digitalización a la velocidad vertiginosa, por lo que la infraestructura para apuntalar esta evolución requiere trabajar muy de cerca desde el Edge al cloud. La tercera generación de procesadores Xeon de Intel está diseñada específicamente para ello.

Construídos en tecnología de aceleración están específicamente indicados para ofrecer óptimos resultados para que las aplicaciones procesen datos a escala sin importar la ubicación. El nuevo procesador estará disponible a partir del segundo trimestre del año a través de los principales OEM / ODM y distribuidores. Si desea conocer más detalles sobre todas las novedades que encierra el porfolio de productos de 3ª generación Xeon, puede obtener más información en: www.intel.es/wonderful2021

IDG.es

Artículo anteriorPor qué y cómo funcionan los videos deepfake -y qué está en riesgo
Artículo siguienteMicrosoft y Zoom, las marcas más suplantadas en las campañas de ‘phishing’ de 2020