Los sistemas LEO impulsarán el mercado de banda ancha por satélite

Beneficiarán a los usuarios desatendidos de las zonas remotas, al permitir un servicio de banda ancha de alta velocidad y baja latencia.

1
22

La demanda de conectividad de banda ancha a través de redes de banda ancha tanto fijas como móviles aumenta de manera drástica. Sin embargo, a pesar de las ampliaciones y mejoras de las redes, sólo la mitad de los hogares del mundo tienen actualmente acceso a servicios de banda ancha fija.

Con el despliegue de las llamadas constelaciones de órbita terrestre baja (LEO), los servicios de banda ancha por satélite mejorarán de forma significativa la penetración de la banda ancha. Tanto, que ABI Research prevé que el mercado de la banda ancha por satélite alcanzará los 3,5 millones de abonados en 2021; crecerá a un ritmo del 8%, para alcanzar los 5,2 millones de usuarios en 2026; y generará unos ingresos por servicios de 4.100 millones de dólares.

«Los satélites LEO desempeñarán un papel importante en los servicios de banda ancha por satélite en los próximos años. Los sistemas LEO de satélites de alto rendimiento (HTS) pueden soportar una velocidad de varios Gbps por satélite. Al estar en órbita a unos 800-1600 km de la superficie de la Tierra, ofrecen la gran ventaja de una baja latencia de entre 30 y 50 milisegundos, lo que permite que los servicios de banda ancha LEO soporten servicios de baja latencia tales como los juegos en línea y la transmisión de vídeo en directo», explica Khin Sandi Lynn, analista del sector en ABI Research.

Tradicionalmente, los satélites de órbita terrestre geoestacionaria (GEO) se utilizan sobre todo para prestar servicios de banda ancha a hogares y empresas en zonas remotas o rurales, donde el despliegue de la conectividad de banda ancha móvil o fija es difícil. Aunque los satélites GEO admiten una velocidad viable de acceso a la banda ancha de más de 100 Mbps, su distancia de la superficie terrestre, unos 36.000 km, crea el inconveniente de una latencia más larga, de hasta 600 ms, lo que limita el uso de aplicaciones de baja latencia.

El operador de satélites LEO SpaceX lanzó por primera vez sus servicios de banda ancha Starlink para usuarios residenciales en 2020, con una velocidad de banda ancha de 100 Mbps con límites de datos ilimitados al mes. SpaceX ha lanzado más de 1.000 satélites LEO y pretende dar servicio a más de 600.000 hogares y empresas en Estados Unidos. La empresa trabaja ahora en la expansión de su servicio de banda ancha a algunos mercados de América Latina.

Mientras, otras empresas como OneWeb y Telesat han lanzado satélites LEO que proporcionan conectividad al segmento empresarial; y Amazon, que planea lanzar constelaciones LEO con el nombre de proyecto Kupier, recibió la aprobación de la FCC para su proyecto a mediados de 2020, aunque la fecha de lanzamiento del primer satélite está aún por confirmar.

Dado que la conectividad de banda ancha se está convirtiendo en un servicio esencial en los hogares actuales, los servicios de banda ancha por satélite seguirán siendo una parte importante del mercado de la banda ancha. La competencia de las redes de banda ancha terrestres es inevitable debido a la expansión de las redes de banda ancha fija y de las redes móviles.

En consecuencia, la expansión de las redes LTE y 5G supondrá un reto para el sector de la banda ancha por satélite al ofrecer servicios de acceso inalámbrico fijo (FWA) a los usuarios residenciales. Sin embargo, el coste y el tiempo asociados a los despliegues de redes terrestres pueden limitar la distribución en zonas remotas. «Los sistemas de satélite seguirán proporcionando servicios de banda ancha a las zonas desatendidas y no atendidas», afirma Lynn.

La llegada de los sistemas LEO beneficiará a los usuarios de las zonas remotas, al permitir un servicio de banda ancha de alta velocidad y baja latencia. «El reto del servicio de banda ancha basado en LEO actualmente es el coste de los terminales, que son relativamente altos en comparación con las plataformas terrestres o por satélite existentes. Los operadores de satélites LEO tienen que encontrar formas de reducir el coste de los terminales. Los paquetes y precios flexibles podrían hacer que los servicios fueran asequibles para los usuarios, tanto en los mercados desarrollados como en los emergentes. Aunque al principio sea necesario subvencionar en gran medida los costes de los equipos, la capacidad de impulsar los índices de adopción ayudará al desarrollo del ecosistema y acabará por reducir el coste de los equipos», concluye Lynn.

Artículo anteriorGartner advierte del riesgo de invertir en análisis en el momento equivocado
Artículo siguienteEstados Unidos legislará para acabar con el monopolio de las ‘big tech’

1 COMENTARIO

Comments are closed.