11 oscuros secretos de la multicloud

0
13

La computación en la nube es una cornucopia digital de opciones para deslumbrar a todos, desde el CIO adicto a las hojas de cálculo, hasta el becario que maneja contenedores. Esos servidores con 24GB de RAM parecen bonitos y también lo es ese nuevo sistema de clasificación de imágenes de IA. ¿Qué es eso de ahí? ¿Almacenamiento de objetos a largo plazo? Deme un par de zillones de bytes de eso también.

Si las opciones de un proveedor de la nube son buenas, ¿por qué no dos? ¿O tres? ¿O N? Todo el mundo sabe que los deberes se expanden hasta llenar el escritorio, y que cada receta crece en complejidad hasta ocupar todo el espacio del mostrador. Es natural que el arquitecto moderno contemple la idea de extenderse por todo Internet para aprovechar todo lo que está disponible.

Hay buenas razones prácticas por las que las arquitecturas multicloud tienen sentido. Más nubes significan más opciones para las API, más ubicaciones para los centros de datos, y una lista aún más larga de algoritmos inteligentes de IA que podrían funcionar. Cuando aparezcan nuevas mejoras, un equipo de arquitectos que esté abierto a múltiples nubes será lo suficientemente ágil como para aprovecharlas al máximo.

Y también existe el deseo de luchar contra el bloqueo del proveedor. Cuando se renueva el contrato, los precios suben hasta que se encuentra competencia. Incorporar la agilidad multicloud en la arquitectura desde el principio, facilita el cambio cuando el equipo de ventas del proveedor quiere exprimirle. Hay algo irresistible en el sueño de poder trasladar tu negocio a otro proveedor en un fin de semana.

Pero todas estas ventajas tienen un precio. Seguir siendo lo suficientemente ágil como para disfrutar de la competencia tiene un lado oscuro que solo puede resultar obvio después de varias semanas, meses o incluso años. He aquí algunos de los peligros ocultos del multicloud que pueden surgir para socavar su experiencia.

Perder la excelencia de la propiedad
Muchas partes de la nube moderna son puros productos básicos. Todo el mundo vende instancias con cantidades variables de RAM y la elección de su sabor favorito de Linux. Todo el mundo almacena sus bits en cubos. Pero entre todas estas opciones comunes y corrientes hay algunas herramientas únicas y potentes que son en gran parte propietarias. La base de datos principal de Oracle, Firebase de Google y la pila .Net de Microsoft son solo algunas de ellas.

El imperativo de la multi-nube puede dificultar el aprovechamiento total de todo lo que ofrecen estas herramientas porque es difícil duplicarlas en otra nube. Si su objetivo es asegurarse de que tienes otras opciones que se pueden intercambiar en producción en un momento dado, es posible que no pueda disfrutar de las opciones realmente inteligentes que aparecen. Todavía puede hacer excepciones para una parte de su pila. Pero el mayor precio de poder jugar en el campo es no casarse nunca con una herramienta excepcional.

La tiranía de la elección
A los críticos del capitalismo de mercado tardío les gusta aferrarse a los extremos, como el hecho de que algunos centros comerciales tienen tiendas individuales que no hacen más que almacenar miles de tipos de calcetines diferentes. Aunque estos críticos probablemente nunca han experimentado las alegrías del comunismo tardío soviético, donde solo había una opción en los días buenos, tienen razón. Tomar decisiones lleva tiempo. La tiranía de la elección nos obliga a confeccionar hojas de cálculo y listas de comprobación que son revisadas por comités sentados en reuniones, todo ello para recortar unas fracciones de céntimo de las tarifas horarias.

Malabares con los cambios
Muchas partes de la nube son productos automatizados que son bastante intercambiables, pero siempre hay pequeñas diferencias que su equipo tiene que seguir. Tal vez una nube ha cambiado a PHP 8 antes que la otra. Tal vez otra esté cambiando el modelo de precios para penalizar el ancho de banda saliente. Más proveedores y más socios significan más anuncios por correo electrónico, videoconferencias y -quizá algún día- más alboroto en las conferencias anuales en persona en complejos turísticos de lujo. Aparte de la diversión extra en las fiestas, todo esto no es más que más trabajo para todos los miembros del equipo. El precio de la libertad de la multi-nube significa una vigilancia eterna sobre los anuncios, comunicados de prensa y correos electrónicos de múltiples proveedores.

Estándar, no estándar
A los adolescentes les gusta sondear las profundidades de la sinceridad con frases como «bromeando/no bromeando». También lo hacen los escritores estándar. En teoría, Internet está tejida con normas elaboradas y bien especificadas que garantizan que todo será interoperable. A menudo hay mucha verdad en esto, pero nunca es perfecto. Siempre habrá pequeñas diferencias entre su versión de Ubuntu o Python, o algún otro supuesto estándar, y su código tendrá hipo o incluso vomitará cuando lo descubra. Repartir su código por varias nubes aumenta las posibilidades de encontrar estas pequeñas diferencias que de alguna manera se las arreglan para aparecer el sábado por la noche o durante tus vacaciones.

Latencia
El envío de paquetes entre máquinas en el mismo rack suele ser más rápido que el envío a un centro de datos diferente en el otro lado del mundo. Una estrategia multi-nube probablemente va a requerir mayores retrasos si va a aprovechar esos precios bajos en el almacenamiento en la Antártida. Esto no siempre es importante. Algunos paquetes no necesitan viajar rápidamente. Hay muchos cálculos de fondo que no necesitan velocidad. Pero para las rutinas principales que alimentan las partes más interactivas de cualquier aplicación, será de gran ayuda tener los microservicios centrales ejecutándose muy cerca.

La formación se multiplica
Invertir en una nube significa aprender los detalles y las interfaces idiosincrásicas de la visión de una empresa. Invertir en varias nubes significa hacer esto una y otra vez. El equipo tendrá que acumular experiencia una y otra vez. Sí, hay algunas buenas opciones que simplifican esto. Backblaze, por ejemplo, tiene una API de almacenamiento que imita los cubos S3 de Amazon. Pero esos clones son una excepción. N opciones significa N veces la formación.

Los modelos de precios enturbian las aguas
Hay pocas cosas más parecidas a una mercancía que una instancia moderna que ejecuta un sistema operativo popular de código abierto. Aunque elegir el precio más bajo por hora parece una métrica fácil, a menudo hay otros costos que acaban importando. Algunas nubes, por ejemplo, cobran por los datos que salen de sus centros. Otras tienen mejores recompensas para los compromisos a largo plazo. Los modelos de precios suelen tener varios ejes y necesitará estimaciones bastante buenas para empezar a elegir el que tenga el precio más bajo para usted. Los productos pueden parecer productos básicos, pero los modelos de precios no lo son.

Mentalidad del mínimo común denominador
Elegir opciones de productos básicos hace que sea más probable que entregue un producto básico. Puede que su equipo sea capaz de hacer magia y añadir características maravillosas a sus capas de código, pero es un poco más difícil de superar cuando empieza con lo mínimo. Muchos trabajos no requieren demasiada inteligencia. Muchas tareas se resuelven mejor con la solución más sencilla. Pero para esos momentos en los que hay que alcanzar las estrellas, puede que solo haya una opción mejor. Las arquitecturas multi-nube tienden al mínimo común denominador de todo.

Perder los precios al por mayor
Los proveedores de la nube ofrecen grandes descuentos a las empresas que compran al por mayor, especialmente si se comprometen a largo plazo con años de antelación. Mantenerse ágil y listo para saltar a una nueva nube, significa evitar este tipo de bloqueo y los precios con descuento que pueden venir con él. Repartir el gasto en varias nubes hace más difícil aprovechar los grandes descuentos por volumen para los compromisos verdaderamente grandes.

La complicada matemática de la confianza
Es justo tener cuidado al confiar en cualquier persona en los negocios. Es inteligente evitar poner toda su confianza en un solo proveedor. Pero jugar en el campo significa poner su confianza en más entidades y eso tiene el efecto perverso de multiplicar las probabilidades de decepción o traición. Puede que no confíe tanto en cada uno de sus múltiples proveedores de la nube de forma individual, pero la cantidad total de confianza requerida para mantener las cosas en funcionamiento parece multiplicarse.

Aumento de la probabilidad de grietas legales
Una de las ventajas de quedarse con un solo proveedor, es que es más difícil que éste culpe a otro. Imagínese que contrata un seguro contra incendios en una compañía y un seguro contra inundaciones en otra. Si una inundación provoca un incendio eléctrico, puede apostar que ambas estarán de acuerdo en que es la otra compañía la que debe pagar el siniestro. Adoptar múltiples nubes significa algo más que vadear múltiples acuerdos de incumplimiento y negociar múltiples contratos. Significa que es más fácil que existan lagunas entre ellos y que parezca más fácil caer en estas grietas.

Peter Wayner CIO.com

Artículo anteriorLos Desafíos de la 4ª Revolución Industrial el Día Mundial de las Telecomunicaciones
Artículo siguienteComputación cuántica: por qué las empresas deben conocerla hoy