La escasez de chips afectará a los compradores de hardware durante meses o incluso años

Directivos del sector y analistas tecnológicos afirman que la actual escasez de chips para procesadores y la interrupción de las cadenas de suministro debido a la COVID-19 podrían afectar a largo plazo en el precio y la disponibilidad de los equipos de TI.

0
20
Custom Text

La escasez de todo tipo de procesadores y otros componentes de hardware podría afectar a la disponibilidad y el precio de los equipos en los próximos 12 y 18 meses, según los directores generales de las principales empresas tecnológicas, como Intel, IBM, Extreme, Cisco y Juniper.

La irrupción de la COVID-19 ha provocado una explosión del teletrabajo en todo el mundo, lo que ha generado una extraordinaria demanda de equipos tecnológicos. También ha obligado a cerrar las plantas de procesamiento. Reiniciarlas y renovar las cadenas de suministro a su estado anterior a la pandemia será un proceso largo, según los ejecutivos y analistas del sector. Y, más allá de la pandemia, un reciente incendio producido en una gran planta de chips en Japón tampoco ayuda.

«La escasez de semiconductores trastornará gravemente la cadena de suministro y limitará la producción de muchos tipos de equipos electrónicos en 2021», según apuntó Kanishka Chauhan, analista principal de investigación de Gartner, en un informe de mediados de mayo sobre la situación. «Las fundiciones están aumentando los precios de las obleas y, a su vez, las empresas de chips están aumentando los precios de los dispositivos».

La escasez afectó en primer lugar a la disponibilidad de dispositivos como los de gestión de energía, monitores y microcontroladores que se fabrican en nodos heredados en fábricas de fundición de ocho pulgadas, que tienen un suministro limitado, según Chauhan. Pero esto se ha extendido a otros dispositivos, y hay escasez de sustratos, cables, pasivos, materiales y pruebas, que son partes de la cadena de suministro más allá de las fábricas de chips. Se trata de industrias muy comercializadas con una flexibilidad y una capacidad mínimas para invertir de forma agresiva a corto plazo, añade el analista.

Algunos sectores se han visto especialmente afectados por la escasez. Por ejemplo, a la industria mundial del automóvil, esta falta de suministro costará unos 110.000 millones de dólares en ingresos este 2021. Esta previsión supone un aumento del 81,5% respecto a los 60.600 millones de dólares de enero, según la consultora AlixPartners.

¿Cuándo terminará la escasez de suministro?
En el mundo de las tecnologías de la información hay cierta controversia sobre cuánto durará la escasez de suministro. El presidente de IBM, Jim Whitehurst, declaró la semana pasada a la BBC que la escasez mundial de semiconductores podría tardar «un par de años» en desaparecer por completo. «Hay un gran desfase entre el momento en que se desarrolla una tecnología y el momento en que se inicia la construcción [de una planta de fabricación] y el momento en que salen los chips», declaró.

El nuevo consejero delegado de Intel, Pat Gelsinger, se hizo eco de esta opinión a principios de este mes, afirmando que la escasez mundial de semiconductores probablemente no se resolverá hasta dentro de unos años. La empresa está reformando algunas de sus fábricas para aumentar la producción para los fabricantes de automóviles, pero pasarán al menos varios meses para que el tren de la oferta empiece a aliviarse, señaló Gelsinger en una entrevista en 60 Minutes.

Otros proveedores dicen que el mayor impacto durará entre seis meses y un año. Por su parte, el consejero delegado de Extreme Networks, Ed Meyercord, indicó durante la reciente convocatoria de resultados financieros de la empresa que la demanda está superando a la oferta de ciertos productos, como la plataforma universal de Extreme, «mientras lidiamos con las limitaciones de productos en nuestra cadena de suministro resultantes de los conjuntos de chips y de la escasez de otros componentes en toda la industria».

«Estamos gestionando de forma activa estos retos, y nuestra relación estratégica con Broadcom nos está ayudando en este sentido. Esperamos que esto afloje a medida que avanzamos. Vemos que las limitaciones de la cadena de suministro se mantendrán durante nueve o doce meses, especialmente en lo que respecta a nuestros principales proveedores de chips, pero hemos sido muy agresivos a la hora de enfrentarnos a ello», según Meyercord.

El consejero delegado de Cisco, Chuck Robbins, declaró a la BBC en abril: «Creemos que tenemos otros seis meses para superar el corto plazo. Los proveedores están construyendo más capacidad. Y eso mejorará en los próximos 12 o 18 meses».

No obstante, otros aseveran que el problema podría durar aún más. «La cadena de suministro nunca ha estado tan limitada en la historia de Arista», apuntaba el consejero delegado de Arista, Jayshree Ullal, a los analistas en el reporte de resultados que la compañía hizo recientemente. «Para ponerlo en perspectiva, ahora tenemos que planificar muchos componentes con un plazo de entrega de 52 semanas».

«Tenemos productos con plazos de entrega extremadamente grandes que planificamos con antelación. Y sería negligente si no dijera que, aunque tenemos algunos socios estupendos, la cadena de suministro de semiconductores sigue siendo limitada», según Ullal. “Nuestro equipo ha dado algunos pasos muy importantes para aumentar nuestro inventario de algunos de estos componentes de largo plazo, pero podríamos utilizar muchas más piezas de las que aún tenemos».

En su anuncio de resultados del primer trimestre, el director financiero de Juniper Networks, Ken Miller, señaló a los analistas que es probable que las limitaciones de suministro continúen durante un año o más. «Seguimos trabajando estrechamente con nuestros proveedores para mejorar nuestra capacidad de recuperación y mitigar las interrupciones que escapan a nuestro control. A pesar de estas acciones, creemos que es probable que los plazos de entrega prolongados persistan durante los próximos trimestres», apuntó. «Aunque la situación es dinámica, en este momento creemos que tendremos acceso a un suministro de semiconductores suficiente para cumplir nuestras previsiones financieras para todo el año».

Reconstruir la capacidad de los semiconductores no es tarea fácil, según los expertos. «Aumentar la utilización de la capacidad de semiconductores lleva tiempo, porque su producción es increíblemente compleja. Fabricar un chip es uno de los procesos de fabricación más intensivos en capital e I+D del planeta, si no es el que más», escribió Falan Yinug, director de Estadísticas Industriales y Política Económica de la Asociación de la Industria de Semiconductores, en un blog en el que reflejaba este problema de la escasez. «La fabricación es intrincada y requiere medios y equipos altamente especializados para lograr la precisión necesaria a escala miniatura. Puede haber hasta 1.400 pasos de proceso (dependiendo de la complejidad del mismo) solo en la fabricación de las obleas de semiconductores».

La fabricación de un chip puede llevar hasta 26 semanas, ya que la fabricación de una oblea semiconductora, lo que se conoce como tiempo de ciclo, lleva unas 12 semanas de media, pero puede llevar hasta 14-20 semanas en el caso de los procesos avanzados. Perfeccionar el proceso de fabricación de un chip para aumentar el rendimiento y los volúmenes de producción lleva mucho más tiempo, unas 24 semanas, en palabras de Yinug.

IDG.es

Artículo anteriorSoluciones para el Futuro de Samsung inspira a las mentes jóvenes a convertirse en semillas de cambio
Artículo siguienteRusia niega ser partícipe del ciberataque a SolarWinds