Nube o fracaso: los responsables de TI apuestan por la computación en nube

Un número cada vez mayor de directores de informática apuestan por la nube para mejorar la seguridad, la flexibilidad y la agilidad de sus empresas.

0
11
Custom Text

Después de casi dos siglos en el negocio de la construcción de barcos, Brunswick pasó esta primavera preparándose para un lanzamiento diferente. La empresa, con sede en Mettawa (Illinois), se preparó para lanzar en junio dos nuevas aplicaciones móviles. La primera, tiene como objetivo ayudar a los nuevos clientes a conocer sus embarcaciones; la segunda, crea una experiencia similar a la de un club náutico para sus usuarios del mercado europeo.

Estas aplicaciones mejoran la cartera de productos digitales de la empresa; también ilustran cómo la empresa está trazando una estrategia para triunfar en su tercer siglo de vida aprovechando el poder de la computación en la nube.

«Con nuestro cambio a la nube, estamos en una mejor posición para ofrecer productos digitales y madurarlos de una manera mucho más ágil», dice el CIO de Brunswick, Mike Adams.

Y es que, los CIO llevan más de una década pasándose a la nube, ya que la consideran fundamental para el éxito en la era digital. Y un número cada vez mayor de CIOs está alcanzando la cima de sus viajes de computación en la nube al tener la mayor parte o la totalidad de las TI funcionando en la nube.

Pero alcanzar ese nivel de adopción no es el verdadero premio, aunque sea el objetivo que algunos CIOs pretenden alcanzar. Los expertos y los líderes de TI más veteranos afirman que el verdadero objetivo es saber cómo utilizar la nube en toda su extensión para apoyar las innovaciones digitales que impulsarán a la organización hacia el futuro.

La nube, primero
Brunswick tiene ahora cerca del 90% de sus sistemas funcionando en la nube mediante una combinación de IaaS, PaaS y SaaS; se ha desprendido de sus dos centros de datos globales; y gran parte del 10% restante del software local de la empresa se trasladará a la nube en los próximos años, afirma Adams.

Mary K. Pratt / IDG.es

Artículo anteriorLas Chat Rooms de Workspace se convertirán en «espacios» de colaboración
Artículo siguienteMás de un tercio de las tecnológicas competirán con compañías ajenas al sector en 2024