Una startup fabrica sensores de IoT, sin necesidad de baterías

0
9
Custom Text

Una startup fundada por dos graduados del MIT dice que puede desplegar sensores autoalimentados para manejar tareas de IoT de baja intensidad, eliminando la necesidad de baterías o suministros eléctricos por cable, añadiendo un nuevo nivel de flexibilidad a los despliegues de IoT.

Ben Calhoun y Dave Wentzloff son los fundadores de Everactive, una startup de fabricación de dispositivos IoT cuyos módulos de sensores pueden crear su propia energía a partir de diversas fuentes, como la energía solar en interiores, el gradiente térmico diferencial y las vibraciones. Los sensores pueden controlar la temperatura, la humedad, los niveles de luz, las vibraciones, el movimiento, el sonido, la presión y los gases, entre otras cosas.

Además de atacar el problema de la energía desde el lado de la oferta, la empresa aborda el lado de la demanda minimizando la cantidad de energía que necesitan los sensores mediante el uso de receptores de activación de submicrovatios para sus radios y circuitos integrados de muy bajo consumo.

Los dispositivos utilizan la energía de gradiente térmico -el uso del calor residual generado, por ejemplo, en las fábricas- y la energía solar de interiores -recopilación de energía de la iluminación interior- para generar electricidad. Ninguna de las dos técnicas genera mucha energía, pero no es necesario para los sensores de Everactive.

Tanto la energía de gradiente térmico como la solar de interiores son tecnologías relativamente bien conocidas, pero su combinación con dispositivos que requieren muy poca energía es lo que permite a la empresa ofrecer sensores IoT autoalimentados.

Everactive se presenta como una solución completa, que envía los datos de los sensores a una puerta de enlace local que puede manejar cientos de sensores a la vez, señala la empresa. El alcance de transmisión de un sensor es de 240 metros, gracias a un protocolo inalámbrico propio que se ha reducido al eliminar algunos pasos de transmisión que restan energía. El protocolo funciona con una frecuencia inferior al gigahercio que se propaga bien a través de las paredes y otros objetos. La pasarela se conecta al back-end Evercloud de Everactive para su monitorización y análisis.

El valor real de los sensores IoT autoalimentados, según la empresa, reside sobre todo en el ahorro operativo. Un despliegue de varios miles de sensores alimentados por baterías, incluso con una vida útil de varios años, supone unos costos continuos importantes de sustitución. Además, hace que ciertos casos de uso del IoT sean mucho más viables de lo que podrían ser de otro modo. Cambiar las pilas de un sensor que vigila la actividad en el borde de un volcán, por ejemplo, podría ser peligroso, y un sensor autoalimentado podría ser una bendición para los usuarios de IoT cuyos sensores se encuentran en lugares igualmente remotos o peligrosos.

El producto estrella de la empresa hasta ahora es un sistema para supervisar trampas de vapor, válvulas automatizadas diseñadas para ventilar los productos de desecho de un sistema de vapor sin perder ningún vapor vivo. Los sensores autónomos realizan un seguimiento de los niveles de temperatura y humedad para detectar posibles problemas en el momento en que surgen y no tienen que preocuparse de cambiar las pilas. Se están desarrollando otros casos de uso, como la supervisión de activos a distancia.

Jon Gold Network World.com

Artículo anteriorTelevés y Padtec establecen alianza para ofrecer sistemas de transmisión óptica DWDM en EMEA
Artículo siguienteCisco une la empresa y el borde industrial con nuevos routers